rompen el silencio

Abogados acusados de estafa contraatacan: "Le quieren hacer el cuento del tío a la Justicia"

José Luis Guidet Montilla y Alejandro Oliver Montilla se defendieron tras haber sido denunciados por un ex cliente, a quien adelantaron que demandarán penal y civilmente.
lunes, 18 de marzo de 2019 · 08:40

Pablo Traico, integrante de una familia gitana involucrada en diversas causas penales en San Juan y Mendoza, denunció a dos abogados sanjuaninos por estafa, pues según sostiene la acusación, no cumplieron con el trabajo por el que se les pagó. El caso levantó polvareda en Tribunales ya que el denunciante había afirmado que José Luis Guidet Montilla y Alejandro Oliver Montilla le pidieron una suma de dinero para "pagar una coima" a funcionarios judiciales y así solucionar el conflicto que tenían, pero de inmediato desde el mismo Poder Judicial descartaron que fuera posible. 

En exclusiva, los letrados rompieron el silencio con Tiempo de San Juan y, a su defensa, dieron su versión sobre el delito que se les atribuye. "Nosotros no engañamos a nadie, el problema fue que todo lo arreglamos de palabra y ahora, como está enojado (el denunciante), salió a decir cualquier cosa. Esto nos está afectando en la vida social y profesional, tenemos familias. No está bien y por eso lo vamos a denunciar por falso testimonio y daños y perjuicios", manifestaron. 

"Lo de la coima es una mentira enorme, que no sólo nos perjudica sino que también incomoda al Poder Judicial. Eso no existe. Uno va a los juzgados, en algunos tenés más entrada que en otros. Lo único que hacemos es estar encima para que el trámite avance, que es nuestro trabajo. De ahí a inventar que le pedimos plata para pagarle 'a los de arriba' es una calumnia total", declararon enérgicamente.

Acorde a su relato, todo comenzó cuando "Miguel" -identificado como Fabio Enrique Traico y padre de Pablo Traico- los contactó para que su otro hijo y su esposa, que estaban detenidos, quedaran en libertad. El arresto fue por orden del Quinto Juzgado de Instrucción que investigaba una causa por estafa y que involucraba a los integrantes de esa familia, conocida en el ambiente delictivo por engañar a jubilados en nombre de ANSES.  

"Cuando nos hicimos cargo y logramos la excarcelación de Héctor Fernando Traico y Marisa Cladera bajo caución real de 80 mil pesos, al hijo de Miguel le saltó otra causa en el Segundo Juzgado de Instrucción que tenía el pedido de detención y por eso no quedó en libertad", explicaron y siguieron: "En esa nueva causa había un listado de damnificados con los que acordamos retribuirles el dinero, ya que el juez Flores había condicionado la excarcelación a ello".

Tras la confección del listado de nombres se llegó a un total de 13.600 dólares y Miguel, según su versión, les prometió que si sobraba dinero en el caso de que algún damnificado no quisiera cobrar, se quedaran con el restante, como una donación para elevar sus honorarios. "Se les pagó a todos y conseguimos que lo dejaran en libertad, aunque seguía vinculado a la causa. Nuestro trabajo estaba hecho. Miguel nos imploró que lo único que quería era que sus familiares estuviesen en libertad", señalaron.

El problema surgió cuando una de las personas que aparecía en el registro no percibió el dinero. "Es una mujer mayor la damnificada pero su denuncia está en el Cuarto Juzgado de Instrucción. No correspondía que se le pagara. Nosotros estábamos trabajando para sacar detrás de las rejas al hijo de Miguel por la causa del Segundo Juzgado. No íbamos a ir a golpear la puerta del otro juzgado y arriesgarnos a que saliera el pedido de captura y que continuara preso", explicaron al mismo tiempo que agregaron: "Además, nada nos aseguraba que si le pagábamos a esa persona, el juez lo dejara en libertad porque es una cuestión de criterios". 

En junio de 2018 obtuvieron la excarcelación, esta vez, bajo caución juratoria. "Se pudo ir del Penal porque la causa en el Cuarto estaba dormida", dijeron. Sin embargo, en febrero de este año, casi ocho meses después de ello, cayó detenido nuevamente en Córdoba cuando intentó ingresar a la cancha para ver un partido entre Talleres y San Pablo. "Evidentemente, la causa se movió en el último tiempo y se lo mandó a detener, pero nuestro ex cliente no comprende que nuestra tarea está cumplida. Ningún problema habríamos tenido en representarlo nuevamente, pero salió a esparcir un rumor que nos impacta de forma negativa y por eso damos la cara", expresaron. 

Implicados en una causa penal y sospechados de estafar a su ex cliente, Guidet y Oliver Montilla presentaron una declaración informativa al Quinto de Instrucción, donde cursa la investigación mientras esperan ser llamados por el magistrado Benedicto Correa para la declaración indagatoria. "No la estamos pasando bien pero le vamos a hacer frente. Este tipo de gente está acostumbrada a vivir del engaño, le quieren hacer el cuento del tío a la Justicia pero estamos tranquilos porque sabemos que somos inocentes", cerraron. 

Comentarios