La desgracia continúa

El saldo más doloroso: por el incendio en Rawson, hay 15 familias sin trabajo

En el aserradero que se incendió en calles Cano y General Acha funcionaba la “Cooperativa Santiago”, que les daba trabajo a varias familias sanjuaninas desde hace 14 años. Ahora no podrán seguir adelante por las pérdidas sufridas.
miércoles, 13 de marzo de 2019 · 23:25

Por Pablo Amado

Este martes ocurrió un terrible incendio en calle Gral Acha antes de Cano, en el departamento de Rawson.  En el lugar funciona un aserradero donde fabricaban cajones para fruta, motivo por el cual las llamas no tardaron en propagarse por el predio de alrededor de 8000 metros.

Y si bien los bomberos lograron reducir las llamas, ahora la preocupación se traslada a la realidad de los trabajadores que se quedaron sin su fuente laboral.  En el aserradero funcionaba la “Cooperativa Santiago”, donde un grupo de 15 trabajadores mantenían a pulmón la producción de cajones para fruta. Algunos de ellos llevaban más de 38 años en el trabajo con la madera.

Así quedaron los 16.000 cajones que estaban listos para entregar

Enrique Agüero es uno de los trabajadores más antiguos del aserradero y, a pesar de haber pasado por diferentes periodos críticos en sus 30 años como trabajador, hoy ve muy complicada su situación y la de sus compañeros. “Vamos a tratar de arrancar de vuelta si es que se puede, pero la vemos muy difícil, hoy en día como está la cosa la cooperativa está disuelta”.

Los restos de la producción del aserradero

Otro de los trabajadores que lleva varios años en cooperativa es Roberto Navarro, quien sostiene que “va a hacer falta mucha plata para poder arreglar los motores, a parte se nos quemaron 16.000 cajones que ya estaban listos para entregar. Creo que vamos a tener que vender lo que tengamos, la poca maquinaria que se pudo salvar y con la madera seguramente haremos leña para vender. Con esto nos quedamos en la calle, pero no vamos a poder afrontar los gastos nosotros”.

El panorama no es bueno para los trabajadores del aserradero que esta mañana se encontraron con las cenizas de sus instrumentos de trabajo. Rodeados de bomberos y policías que trataban de encontrar respuestas a un incendio que hasta el momento tiene más interrogantes que aciertos.  

Parte de la maquinaria que no va a poder recuperarse 

“Cada vez que nos vamos cortamos la corriente de toda la maquinaria, tampoco dejamos que nadie fume cerca de la zona de trabajo. Tenemos mucho cuidado con las medidas de seguridad. Por eso nos parece raro que pudo provocar el fuego” afirmó Antonio Villacante, otro trabajador que comparte el desconsuelo  de sus compañeros por haber perdido su único ingreso para alimentar a su familia.  

Equipos de bomberos y policías buscando indicios de las causas

Estos casos se repiten entre los empleados que observan con desilusión el galpón principal del aserradero, que ahora está reducido a unos cuantos palos carbonizados. Los más jóvenes de los miembros de la cooperativa solo pasaron a ver cómo estaba su puesto de trabajo. Pero se fueron rápidamente a buscar otro empleo para poder llevar dinero a sus casas. En cambio los más grandes, continúan recorriendo el lugar, esperando encontrar algún elemento que les permita subsistir ante este difícil panorama.  

Comentarios