CRIMEN BARRIO LAPRIDA

Dramático pedido de ayuda de un padre: "O me lo matan o va a matar a alguien"

Alejandro Gastón Martínez está desesperado por su hijo de 17 años, quien tiene problemas pisquiátricos y de adicción. "Yo pedí en el juzgado de la jueza Camus que no lo larguen, pero no me escuchan".
martes, 24 de abril de 2018 · 07:00

Alejandro Gastón Martínez tiene 37 años, es padre de seis hijos de 1 a 19 años y desde el 2012 recibe una pensión porque le diagnosticaron bipolaridad. Es el padre del menor de 17 años que en enero último cayó por el salvaje crimen cometido en el barrio Laprida, en Chimbas, donde también hay un mayor investigado. Y el domingo último lo volvieron a detener cuando caminaba por las calles de ese mismo barrio.

"O me lo matan o va a matar  a matar a alguien", dice, desesperado, su padre, quien afirma que "yo pedí en el juzgado de la jueza -María Julia- Camus que no lo larguen, pero no me escuchan".

Alejandro Martínez desmintió haber encubierto a su hijo en enero último: "Él tenía que volver al centro de tratamiento en La Rioja el 4 de enero. Tenía pasaje de vuelta. El 1 de enero había caído preso por pelearse en la calle. Y en la Seccional 17 lo llevaron en el patrullero y lo dejaron en la casa de mi suegro, en el barrio Laprida, en Chimbas. Yo fui al juzgado de la jueza Camus a decir que no quería que lo liberaran, que quería que lo dejaran preso y de ahí lo mandaran a La Rioja. Pero llamaron a la Seccional 17 y le dijeron que ya lo habían entregado al abuelo. Cuando les dije que yo no lo podía contener, en la Mesa de Entradas me atendió el Secretario y no me dijo nada".

Después de ese episodio, el hijo de Martínez apareció por su hogar materno en la Villa Lerga, Rawson, dos o tres días después, cuando era buscado por la Policía por el crimen: "Yo mismo llamé al 911 para decir que estaban en mi casa. Cuando llegó la Policía se había ido. Al otro día apareció y mi hermano llamó al 911 para decir que estaba ahí. Fueron y lo detuvieron".

El menor estuvo detenido hasta el 26 de marzo último. "Me llamaron para que lo fuera a retirar. Les dije que no lo podía tener. Y me dijeron que me iban a meter preso si no lo buscaba".

Según Alejandro Martínez, su hijo de 17 años tiene problemas psiquiátricos desde niño: "Desde los 9 años que tiene problemas. En la escuela no me lo querían recibir porque un problema y un peligro para los demás. Como aquí no hay Psiquiatría Infantil, lo hice tratar en el hospital Notti de Mendoza. Pero pude llevarlo un par de veces nada más".

Entre los numerosos partes médicos que lleva entre sus papeles, el desesperado padre exhibe un Certificado de Discapacidad emitido el 12 de noviembre de 2010 emitido por la Junta Médica San Juan que dice que el menor padece "Piscósis de origen no orgánico, no especificado; Trastornos específicos del desarrollo de las habilidades escolares; Trastorno de la conducta".

El próximo 25 de mayo el hijo de Alejandro Martínez cumplirá 18 años. Para él es una fecha crucial y tiene mucho miedo: "En un mes cumplirá los 18 años. Seguro que va a caer por algo y supongo que lo enviarán al Penal. Pero por los problemas que tiene, terminará en el Hospital de Zonda".

Martínez dice que "lo único que pido es ayuda. Estoy cansado de ir a golpear puertas en la justicia y que no me den ninguna solución. Están en peligro mis otros hijos: ya fueron una vez y me rompieron los vidrios de la ventana a pedradas. Supongo que por algún ajuste con mi hijo".

Comentarios