UN MAIL CLAVE

¿La aceitera en problemas jaquea a Graffigna?

El abogado multiprocesado por cobrarle al Estado decenas de millones de pesos con causas ilegales dijo ser insolvente. Pero ahora aparece cobrando 150.000 dólares. Por Gustavo Martínez Puga
lunes, 18 de diciembre de 2017 · 07:00

Antes de caer por estafa, los Fábregas (Ramón Enríque y su hijo Juan Martín) enviaron un mails a sus proveedores para explicarles que la situación económica de la empresa no era mala, que no se hicieran eco de las versiones que decían que estaban con problemas de efectivo. Entre los destinatarios de esos mail aprece el estudio jurídico del abogado Santiago Graffigna.

Hasta ahí, nada fuera de lo ilegal. Pero ese mail es una prueba clave para el escándalo de las expropiaciones, megacausa en la que Graffigna dijo ser insolvente, con la evidente intención de no responder a las demandas para que devuela el dinero de todos los sanjuaninos.

Sucede que Graffigna está en el listado de acreedores de la empresa aceitera "Esteban Fábregas", pretendiendo cobrar un monto que superaría los 150.000 dólares (2,6 millones de pesos).

Así consta en la causa que lleva el juez Javier Vázquez, en el Primer Juzgado Comercial Especial.

Graffigna aparece como apoderado de la empresa Sierras Azules, proveedoras de aceitunas a la empresa Fábregas.

Según datos del Registro Público de Comercio, la empresa Sierras Azules está a nombre de Elsie Palana y su padre Juan Luis, pareja y suegro de Graffigna.

Según fuentes de la causa, estando de viaje habría sido que Graffigna se habría enterado de los problemas económicos de Fábregas. Y habría hecho llamadas telefónicas con profesionales vinculados a la aceitera para saber qué iba a pasar con los dólares que le debían a Sierras Azules.

Toda esa información podría ser tenida en cuenta en el marco de la mega causa de las expropiaciones, tienendo en cuenta que Graffigna siempre dijo ser insolvente y no poder responder económicamente.

Por ejemplo, en la primera indagatoria aseguró tener cero ingresos económicos a raíz del escándalo de las expropiaciones.

Ahora quedará para la Justicia averiguar si la relación de pareja o concubinato que Graffigna tiene con su mujer, Elsie Palana, es o no un vínculo legal que le permita al Estado Provincial recuperar parte de las decenas de millones de pesos que le pagó al abogado mediante causas ilegales de expropiaciones.

Comentarios