Un drama que trasciende la provincia

El dolor de una madre contra el hombre al que culpa por la muerte de su hija

La víctima es Ana Brisighelli, una reconocida chica de San Juan. Murió en el auto que conducía un joven miembro de una importante familia de Mendoza. Mirá cómo la recuerdan. Por Miriam Walter
martes, 31 de enero de 2017 · 10:15
"Por qué no bajaste la velocidad?? Por qué no te hiciste cargo de algo de lo que pasó, no tomaste consciencia que fuiste el responsable de la muerte de mi pequeña?? Te voy a contar un poquito quién era Anita...Era una dulce trabajadora...primer promedio de la facultad...becada x sus notas y elegida siempre, siempre mejor compañera...le truncaste su vida esa mente privilegiada y esa humildad y don de persona...años estudiando, la mejor deportista en todo...Era tan difícil para vos bajar la velocidad...mataste a un ser maravilloso...NO podes seguir x la vida como si nada hubiera sucedido...arruinaste a toda una familia...estamos destruidos...nos mataste a todos!!!. Y NO me digas q fue un accidente...a esa velocidad q ibas fue un CRIMEN”. El posteo de Patricia Madcur en Facebook resume su dolor de madre frente a la pérdida de Ana Brisighelli, quien murió en la madrugada del 5 de noviembre último tras volcar el auto que conducía Indalecio Manso, un mendocino con un apellido conocido en la vecina provincia. 
 Anita tenía 30 años y un futuro promisorio.

 
"Voy a escribir todos los meses. Porque quiero que se haga justicia, como madre y por todo esto que estoy viviendo porque no solamente era mi hija, era mi compañera, mi socia”, dice Patricia, desolada, a Tiempo de San Juan. 
 
Ana con sus padres, Patricia Madcur y Daniel Brisighelli. 
 
El 5 de noviembre último a la madrugada fue un día fatídico, cuando Anita (30) perdió la vida en la Costanera de Mendoza, después de que Manso perdiera el control de la Toyota Prado que manejaba con una joven a su lado y la sanjuanina y su novio Nicolás en los asientos traseros, quienes sacaron la peor parte, con ella fallecida y él muy mal herido. 
 
 Anita era contadora y acababa de hacer un master en Barcelona. Llevaba las cuentas de Algar y de la familia.
 
Desde entonces, Patricia pide justicia y asegura que enfrente tiene una familia poderosa de Mendoza: "Es un desastre ese Indalecio Manso...lleno de demandas por agresiones. Con lo que yo publiqué un montón de gente se contactó para contarme lo desastre que es y los daños que ha causado a la sociedad. Por ejemplo un chico me contó que lo había denunciado  porque en un desborde de alcohol le hundió el cráneo. Viene dañando a mucha gente y como tiene mucha plata sale inmune de todas”. 
 
 Ana y su familia.
 
Patricia afirma que los Manso son dueños de varios locales del Mercado Central de Mendoza: "A mí me han sacado la vida, por supuesto que estoy con psiquiatra, y tengo una voluntad grande porque al otro día de enterrarla ya estaba en la montaña de nuevo, porque salíamos a hacer tracking con Ana, yo sentía que ella podía estar ahí porque uno en estas circunstancias siente muchas cosas. Estoy medicada. Semejante injusticia. Si al menos hubiera preguntado cómo está la familia, o quién era Anita. Por eso yo se lo puse, para que él supiera”, cuenta desconsolada. 

 
Indalecio Manso, el conductor a quien responsabilizan de la muerte de Anita.
 
Anita iba en ese auto mortal porque su novio Nicolás, que vive en Chile, era amigo de Indalecio. "No era amigo de ella. Es un muchacho conflictivo'', asegura Patricia.
 
 Anita era la del medio de cuatro hermanas.
 
"Él cree que puede con todo, con la Justicia, con todo. Yo no sé cómo será la Justicia de Mendoza. Lo único que quiero es que se haga justicia. Yo creo que hay que seguir en esta lucha”, agrega la madre de Anita.  
 
Desde chica, Ana mostró especiales cualidades como estudiante y como persona.

 
"Anita era la luz de los ojos de mi marido (Daniel Brisighelli), era el varón de la casa, a los 13 ya tenía su enduro y era campeona de bicicross, mi marido está como aparte porque le hace mucho daño. Y a mí me hace mucho daño dejar las cosas así, necesito justicia, que el tipo de alguna forma vea lo que hizo, no puede ser que no le importe, que el fin de semana siguiente saliera en Instagram, con  un vaso en la mano de alcohol, como si nada hubiese pasado. En cualquier país del mundo estaría preso. No estuvo preso ni un día”, dice con amargura Patricia. 
 Ana con sus padres y hermana.
 
Y concluye: "Yo quisiera que tenga algo de remordimiento, que sepa lo que era esa niña, que aparte de ser mejor alumna era elegida mejor compañera, y eso vale más, era una niña especial. Ese tipo no cuidó a la gente que llevaba, a una niña muy querida. Parece que la plata lo moviliza mucho, entonces yo quisiera, para donarlo porque por suerte no lo necesito, sacarle hasta el último centavo, porque él la parte humana parece que no la considera pero la plata sí”. 
 
En honor a Anita
 
Para recordarla, los seres  queridos de Anita Brisighelli contaron anécdotas que resumen su vida, personalidad y pensamiento. Allí hay memorias de ella desde que era una niña, con relatos de puño y letra de sus tres hermanas, de su padre, de sus amigos, y de muchos otros afectos, que llegan al corazón.
 
El libro de anécdotas con el que sus seres queridos recuerdan la personalidad de la joven.

 Uno de los capítulos más conmovedores es la historia de amor, contada por Nicolás, con quien Anita estaba de novia hace un año y por empezar la convivencia en un lindo barrio de Santiago de Chile. Allí ella,  que era contadora con un master en Barcelona y se había recibido de coatching, ya había conseguido trabajo, para acompañar al amor de su vida que se había hecho cargo de una empresa familiar en el vecino país.
Con su novio Nico estaban iniciando la convivencia en Chile. Iban a casarse.  

"Todo empezó el 19 de marzo para el casamiento del Gery y la Jose. Me acuerdo que Marcos (mi hermano mellizo) nos agarró a los dos y nos presentó. Marcos -que no tiene filtro- me dijo ‘Nico, te presento a tu futura novia…’. Vos estabas de rojo y como siempre sobresalía tu sonrisa en el medio de la gente ¡¡Estabas tan linda!! Los primeros segundos estábamos los dos medio incómodos porque nos daba vergüenza, pero al ratito ya estábamos hablando y bailando juntos, casi no nos despegamos en toda la noche; así empezó nuestra historia de amor...”, cuenta Nicolás.  Y firma: "Te amo de una forma tan especial que no hace falta ni verte ni tocarte para que mi amor crezca… Sólo basta cerrar mis ojos y saber que existís”.
 
 El altar para Anita en los cerros sanjuaninos.
 
Además, la familia hizo un altar en la montaña  que recuerda a Anita,  quien disfrutaba de hacer trekking  junto a su mamá Patricia. Se suman gran cantidad de mensajes de cariño a diario, que expresan con pena en las redes sociales los que conocieron a la joven sanjuanina. 

La causa judicial
 
Como la  muerte de Ana Brisighelli fue el 5 de noviembre, poco antes de la feria judicial, no hubo todavía muchos avances y hay expectativa de la familia sobre lo que ocurra desde la semana próxima, según informó Roberto Icazati, abogado de los Brisighelli y tío de Anita. El caso lo investiga la justicia mendocina. Sobre fin de año se imputó a Indalecio Manso por homicidio culposo agravado y por estos días la aseguradora de él confirmó que no participará del hecho porque la graduación alcohólica es mayor a la que aceptan. 
 
Según Icazati, 6 horas después del accidente le midieron el alcohol a Manso y había 0,9 gramos por litro de sangre, y en una proyección al momento del accidente puede haber sido entre 1,5 y 2, por lo que estaba fuera de la ley. "Ahora se van a analizar los pasos a seguir en lo penal porque los peritos de la Policía Judicial de Mendoza no han podido determinar la velocidad, que entendemos que es superior a lo permitido por los daños generados, hay huellas de 100 metros, rotura de guardarrail, árboles rotos y la destrucción total del vehículo. La velocidad más el alcohol pudo ser una combinación fatal”, explicó el letrado, quien prepara también una demanda civil contra Manso.   

Comentarios