REINCIDENTE

La famosa narco que volvió a caer, ahora involucrada con policías

Se trata de Paula Edith González, quien recientemente venia de zafar de una mega causa judicial en la que su marido, el barra brava Elio Barroso, sigue preso.
jueves, 28 de abril de 2016 · 13:44

Paula González, la pareja de Elio Barroso, vinculado a una de las facciones de la barra brava de San Martín, cayó hoy en el megaescándalo que sacudió a la provincia, involucrada con policías, a 3 semanas de salir de la cárcel donde estuvo detenida por narcotráfico.

González es uno de los dos civiles que cayó junto a 5 policías, por escuchas realizadas por gendarmería nacional en una investigación que trabajaba sobre zonas liberadas y protección a narcos por parte agentes de la policía sanjuanina. 

 
 
REPASÁ LA NOTA QUE TIENE A PAULA GONZÁLEZ COMO PROTAGONISTA
 
JUSTICIA FEDERAL

Se le cayeron partes y la mayor causa narco local quedó averiada

Festejan en la Rioja Chica: le bajaron la calificación legal a Elio Barroso, uno de los jefes de la barrabrava de San Martín que había sido procesado como el primer jefe narco de Cuyo. Y su pareja y otro sujeto fueron sobreseídos. Los colombianos no zafaron. Por Gustavo Martínez Puga

Se le cayeron partes y la mayor causa narco local quedó averiada

Elio Barroso, ingresando al Juzgado Federal. En la foto de al lado, las cápsulas de cocaína y la pistola 9 mm que le hallaron a los dos colombianos.

Diego Moreno fue sobreseído y ya está en libertad. Paola Edith González también fue sobreseída, pero recuperará la libertad la semana que viene porque tiene que rendir una fianza que le pusieron para garantizar que se presente al fuero local por otras causas menores. Y la tercera sorpresa es la de Elio Barrozo: le sacaron la calificación de jefe narco y afrontará el juicio con otros delitos, entre ellos el de lavado de dinero. La situación legal no cambió para los dos colombianos atrapados con 279 cápsulas de cocaína que la Cámara Federal de Mendoza pegó a esta causa.

Todos estos cambios en la principal causa narco que tenía la provincia se produjo cuando el fiscal federal Francisco Maldonado hizo la revisión final antes de elevarla a juicio. Y realizó un requerimiento de 68 fojas con menos acusados y cambios respectos de las imputaciones penales originales.

"El trabajo del fiscal fue excelente. Vio cada uno de los videos, y eso que había horas y horas de grabaciones; de conversaciones telefónicas y de intercambios de SMS. Analizó la situación de cada uno de los nueve imputados y acusó en base a las nuevas pruebas que se produjeron después del procesamiento y a los hechos que podrá sostener en el juicio que se realizará más adelante”, opinó el abogado Gustavo de la Fuente.

De la Fuente es el defensor de los principales tres beneficiados de la causa: Moreno, Paula González y Elio Barroso.

Barroso y el resto de los integrantes habían sido procesados por el juez federal Leopoldo Rago Gallo y el fallo había sido confirmado en la Cámara Federal de Mendoza. Pero como los abogados siguieron aportando pruebas y pidiendo medidas, el resultado de la investigación antes del juicio cambió para tres de los acusados en la puntada final antes del juicio. Así quedó plasmado entre las fojas 3067 y 3167 del expediente.

La asociación ilícita se cayó para los nueve sospechosos. Diego Moreno fue sobreseído y quedó desvinculado para siempre del escándalo. Paula Edith González fue sobreseída del tráfico de droga y la Justicia Federal le fijó una fianza de 10.000 pesos para garantizarse que se presente al fuero local, ya que sí está imputada de los delitos de hurto y facilitación a la prostitución. Pero como esos delitos son excarcelables, seguramente la pareja de Barroso recuperará la libertad cuando garantice los 10.000 pesos.

Elio Barroso también deberá ser investigado en el fuero local por hurto y facilitar la prostitución. Si bien ya no le imputan ser el jefe de una banda narco, igual irá a juicio por delitos graves e inéditos en San Juan. Le imputaron el artículo 5° inciso C de la Ley de Drogas, lo que significa el fiscal tiene pruebas para acusarlo en el juicio por comercializar drogas; se lo agravó con el artículo 11: cuando la droga es para la venta; y con el inciso C: cuando hay más de tres personas.

Igual Barroso sigue siendo toda una novedad en el ámbito judicial: el fiscal le sostuvo la imputación del artículo 303, en los incisos 1 y 2, lo cual significa que hay pruebas para acusarlo de haberse enriquecido lavando dinero sucio y reingresándolo al circuito legal.

A los otros seis la situación procesal no les cambió cuando el fiscal hizo el requerimiento. Ellos son: Carlos Eduardo Ferreyra, Hugo Molina, Marcos Bedini, Daniel Tuna Cano, Arturo Antonio Arcila Bautista y Milton César García Muñoz.

Los últimos dos mencionados son los ciudadanos colombianos que habían sido procesados y en apelación llegaron a la Cámara Federal de Mendoza. Cuando ése tribunal superior analizó su causa, ordenó al Juzgado Federal de San Juan vincularlos a la causa de Barroso porque dieron por probado que eran de la misma banda.

La causa tomó estado público el 15 de noviembre de 2013, cuando la Policía Federal reventó la zona de la Rioja Chica, en la localidad de Concepción, departamento Capital, allanando simultáneamente decenas de domicilios, prostíbulos y secuestrando autos y motos de alta gama.

En la investigación dieron por probado que Barroso y su banda vendían droga, hacían ejercer la prostitución e, incluso, le robaban a sus propios clientes cuando salían de un prostíbulo que regenteaban en ese tradicional barrio de la ciudad.

Habrá que ver si en el juicio que se realizará en el Tribunal Oral Federal los encuentran o no culpables.

Comentarios