A RUTA DE LA CAL

¿Conexión Los Berros-Chile para sacar y prostituir a las menores sanjuaninas?

Brenda, la menor sanjuanina de 15 años lleva 20 días desaparecida. Puede estar en Santiago de Chile. Temen por su vida. La menor rescatada en el paso a Chile, Abigail, se había ido con ella. El transporte: los camioneros chilenos que llevan calizas. Por Gustavo Martínez Puga.
sábado, 19 de septiembre de 2015 · 09:00
Por Gustavo Martínez Puga

Brenda tiene 15 años y desapareció el 30 de agosto último. El caso preocupa a la Policía de San Juan, a Gendarmería y a la Justicia Federal y temen por su vida. Es que esa menor fue vista por última vez junto a Abigail, la niña de 13 años que fue rescatada en Uspallata, Mendoza, donde la tenían escondida en la caja de un camión de cargas. Si la tiene una red de trata con fines sexuales, creen que su vida correría serio peligro por lo que dieron con la otra niña y podrían descubrirlos.

Según la investigación de la Policía de San Juan, la que permitió alertar a los controles camineros que llevaron a la aparición de Abigail el viernes 11 de septiembre último, se podría estar en presencia de una conexión Los Berros-Chile. Y la forma de sacar a las chicas serían los camioneros chilenos que viajan a diario a la localidad sarmientina para transportar piedras calizas.

Así lo determinó el trabajo del Comité de Crisis que se creó en la Policía de San Juan, bajo la tutela del jefe de la fuerza, Adolfo Jofré, y la dirección del comisario inspector Julio Daniel Barrera. La organización fue ordenada por el Ministerio de Gobierno, en coordinación de la Secretaría de Seguridad, y se subordinaron diferentes delegaciones de la policía, desde la sección Canes hasta varias brigadas de investigaciones. El trabajo fue hecho en completo silencio para no filtrar información.

Los policías especializados en redes informáticas son quienes lograron la única pista que hay sobre el paradero de Brenda, la cual conduce a Santiago de Chile: en ese lugar detectaron que se activó el perfil de Facebook de la menor.

Tras la aparición de Abigail en Uspallata, Mendoza, el juez correccional Daniel Agudo ordenó enviar las causas de esa menor, junto a la de Brenda, al titular del Juzgado Federal  N° 3 de Mendoza, Marcelo Fabián Garnica.
Luego ese juez mendocino decidirá si la causa debe o no seguir investigándose en la justicia federal de San Juan, donde se habría originado el delito.

Es que fue en 25 de Mayo el último lugar donde se la vio con vida a Brenda. Fue cuando estaba con Abigail en una ruta, se detuvo un camión y luego no se las vio más. Así lo atestiguó otra menor que estuvo con ellas dos en ese lugar y las dejó para regresar a su casa.

La policía siguió esa pista y determinaron que el día viernes 4 de septiembre Abigail y Brenda estuvieron junto a dos camioneros en un comedor de la Difunta Correa.

Abigail terminó apareciendo días más tarde en Uspallata a bordo de un camión chileno. Pero de Brenda no supo más nada.

Como la madre de Brenda había denunciado el 3 de septiembre la nueva desaparición de su hija en la Seccional Tercera, la que tiene jurisdicción en su domicilio, el juez Agudo ordenó en ese momento que el jefe de esa comisaría fuera el que investigara las dos desapariciones.

En ese momento, ante la preocupación por el destino de las dos menores, el Ministerio de Gobierno decidió formar el Comité de Crisis.

Las primeras líneas investigativas apuntaron a Brenda. Es una menor que ya se había ausentado otras cuatro veces de su casa y tenía problemas de adicciones. La policía descubrió que Brenda había dejado un mensaje para un ex novio en una casa abandonada en 25 de Mayo, donde conoció a Abigail, según la pista del personal a cargo del comisario Osvaldo Tebault, de la Seccional Décima.

Y también descubrió la policía que Brenda, en otra de sus fugas del hogar, había estado en Los Berros.

Allí es cuando entra en escena la primera de las detenidas, Carolina Lima, a quien la policía identificó como una mujer que ejercía la prostitución y viajaba con frecuencia a Santiago de Chile.

La mujer fue detenida en su casa. Luego la policía allanó una especie de bar y pool, en el que funcionaban dos habitaciones para alquiler y en el que se sospecha que podría ser una especie de prostíbulo.

Ahí aparece el segundo detenido: el dueño de ese lugar. Se llama Ricardo Aníbal Terusi, un sujeto oriundo de Buenos Aires pero domiciliado en Capital Federal, donde tiene a sus hijos, quien también viaja con mucha frecuencia.

Un testigo afirma haber visto en ese lugar a Brenda. Lo hace con total seguridad. No descartan que haya sido por prostitución.

Ante esa situación, el Comité de Crisis hizo rastrear el lugar con la sección Canes. Un perro de la Policía de San Juan, al que la madre de Brenda la hizo oler una prenda de su hija, no dudó en ubicar al olor de la menor en una cama de una de las habitaciones de ese lugar de Los Berros.

El juez Agudo ordenó secuestrar diferentes elementos de esa habitación para buscar muestras de ADN y ver si científicamente la pueden situar en esa habitación, lo que sería una pista clave.

Tras la aparición de Abigail se produjo la tercera detención del caso: la del camionero chileno que la transportaba.

¿Iba o venía de Chile? Ni los investigadores policiales ni el juez Agudo se animan a dar una versión oficial.

Un comandante de Gendarmería Nacional le dijo a los policías sanjuaninos que creen que Abigail venía de Chile y que la traspasaron desde otro camión. Dicen que por la presión social y policial que había generado la desaparición de las dos menores sanjuaninas (en ese momento también se armó revuelo por la desaparición de la soldado calingastina Eugenia Alcayaga), los transportistas se pueden haber sentido presionados.

Ante todas esas pruebas recabadas, en la policía creen estar en presencia de una conexión entre Los Berros y Chile para sacar a las menores locales por Uspallata.

Es fundamental la declaración que haya hecho Abigail, quien sin lugar a dudas puede saber hasta dónde estuvo ella con Brenda y en qué punto se separaron.

Esa declaración se mantiene bajo siete llaves y fue tomada por un equipo interdisciplinario especializado en trata de personas que llegó desde Buenos Aires para asistir al juez federal mendocino.

En menor medida, por estar penalmente involucrado y poder dar información parcial o hasta falsa, también puede aportar algo de claridad la declaración que haga el tercer detenido, el chofer chileno que transportaba por Uspallata a Abigail camuflada en la caja del camión.

Todo eso ahora está en manos del juez federal mendocino y ni siquiera las autoridades locales conocen qué medidas se están tomando.

Pero la preocupación por la desaparición de Brenda sigue presente.

Galería de fotos

Comentarios