El caso está en la Justicia

Los policías que cayeron por un presunto abuso van camino a que los echen

El cabo Moreno y el agente Castro, ambos sospechados de haber manoseado a una joven en un presunto operativo, fueron suspendidos. No les pagan el sueldo, le retiraron el arma y la credencial.
sábado, 08 de agosto de 2015 · 09:01
Un escándalo es el que se vive por estos momentos en la Motorizada 5 de Chimbas. Una joven madre de 18 años denunció a dos agentes de la dependencia por abuso sexual y ahora ambos están presos en la Central de Policía. El cabo Moreno y el agente Castro fueron suspendidos y van camino a ser exonerados de la fuerza, según indican los antecedentes. 
El cabo Moreno y el agente Castro fueron detenidos por efectivos de Seguridad Personal el sábado pasado tras la denuncia de la chica, cuya identidad permanece reservada por ser víctima de un abuso. Los dos fueron alojados en la Central de Policía hasta tanto no se les tome declaración. 
Según confirmaron, ambos fueron suspendidos por 30 días pero debido a la gravedad del hecho que se les imputa podría ser por más tiempo. Tanto el cabo Moreno como al agente Castro no cobran sus haberes, se les retiró el arma y también la credencial. La suspensión fue solicitada por la subsecretaria de Control de Gestión y fue autorizada por el jefe de la Policía, Adolfo Jofré.
No es la primera vez que uniformados quedan suspendidos por faltas cometidas. La última vez que se tomó una medida similar fue en junio pasado, cuando dos policías borrachos (el sargento ayudante Julián Daniel Ochoa y el oficial ayudante César Ávila) de la seccional 10º de 25 de Mayo chocaron la camioneta de la comisaría. Los dos tras haber sido suspendidos, fueron echados de la fuerza de seguridad. 
El mismo camino que Ochoa y Ávila empezaron a transitar el cabo Moreno y el agente Castro por este presunto abuso sexual, que involucra a una joven madre de 18 años que iba a buscar a su bebé.  
El hecho
Todo habría ocurrido según la denuncia el viernes por la noche cuando la mujer, de 18 años, se movilizaba en su moto por calle Maradona al llegar a 25 de Mayo, en Chimbas. Allí habría sido interceptada por los dos efectivos policiales. 
Según la declaración de la víctima, los dos estaban de servicio y todo parecía un operativo de rutina hasta que uno de ellos, señaló al cabo Moreno, comenzó a piropearla y a invitarla a salir. 
Después de eso la habría obligado a ir a un cañaveral sobre calle Díaz y es ahí donde se habría producido el abuso de acuerdo con la denuncia. 
La chica sostiene que en ese lugar se produjo un manoseo por parte del agente Moreno mientras el otro policía se quedó sobre la moto. El episodio habría sido tan traumático para la joven que hasta se orinó encima mientras el agente la manoseaba. Durante el abuso, la joven pudo zafarse y huyó. Al otro día la joven denunció el hecho en la Central de Policía y llevó el pantalón que orinó. 
Un operativo en la zona donde se habría producido el manoseo fue clave para determinar que tanto la víctima como los uniformados estuvieron allí: había huellas de borceguíes y también de zapatillas. 
Moreno lleva trabajando para las fuerzas de seguridad unos 16 años y tiene 35 años de edad. 
Los dos policías se encuentran alojados en los calabozos de la Central de Policía y aún no fueron a declarar ante el juez del Segundo Juzgado de Instrucción, Pablo Flores, que es quien lleva la causa. Desde la policía el tema se maneja con total hermetismo. 
La joven es oriunda de Chimbas y los investigadores dicen que está muy asustada. La chica ya fue examinada por un médico legista y si bien no hubo penetración, las pesquisas confirmaron su declaración. 
Según fuentes policiales esta no sería la primera vez que el agente Moreno, es denunciado por alguna situación irregular y a esto se le suma que ambos uniformados estaban de servicio cuando ocurrió el episodio. 
Por ahora los dos policías continuarán detenidos en la Central, hasta tanto sean llevados a declarar, pero todo indicaría que el agente más joven podría salir en libertad gracias a la declaración de la joven. 

El destino del último policíaacusado de abuso sexual 
Dante Fernández, ex policía asesinado por Ariel Illanes en febrero pasado, fue acusado de un abuso sexual y quedó exonerado de la fuerza luego de que en Tribunales confirmaran que él había sido el autor material del gravísimo hecho. 
Fernández conoció a una mujer de 25 años que vendía semitas durante sus guardias custodiando la casa del ex Jefe de Policía, José Orlando Luna, en Rawson, de donde es oriunda ella.
La mujer había denunciado que en horas de la tarde del viernes 27 de junio del 2014 el policía Fernández la paró en la esquina de Mitre y Aberastain, en Capital. Él iba en su auto, la invitó a subir y la llevó a su casa, en el loteo San Felipe, Chimbas. Y allí la obligó a mantener relaciones sexuales, amedrentándola con su arma reglamentaria.
Los médicos legistas dijeron que la mujer tenía síntomas de violencia sexual. Eso, más las pruebas y el relato creíble de la mujer, hizo que el policía quedara preso y luego exonerado de la fuerza. 




Comentarios