POLÉMICA

Una modalidad delictiva sospechosa y el fantasma del cobro de un seguro

El comercio de electrodomésticos Gamma sufrió el décimo robo desde que llegaron a la provincia, en el 2005. El modus operandi calcado y la falta de pruebas del presunto daño despertaron un malestar oficial y la presunción de que aumentan el monto sustraído para recibir una póliza.
domingo, 04 de octubre de 2015 · 09:14
 Por Gustavo Martínez Puga
 
 
El décimo robo que denunció el comercio Gamma en nueve años parece haber colmado la paciencia a los máximos responsables de la seguridad de la Provincia. Es que todos los hechos dicen que fueron calcados: rompen la misma vidriera; ocurre de madrugada; en días de semana que no tienen seguridad; nunca acompañan la denuncia con comprobantes del presunto daño ocasionado por el hecho delictivo; la exigencia inmediata de un certificado policial con la denuncia oficial y la pronta respuesta de la compañía de seguro, la cual, como el comercio, sería de Mendoza.
 
La última denuncia por el presunto robo ocurrido en la madrugada del miércoles último determinó pérdidas por 65.000 pesos, según dijo a un diario Gustavo Gómez Peláez, el encargado del local ubicado en la esquina de 9 de Julio y Alem.
 
 En ese mismo comercio ya denunciaron tres robos calcados en lo que va del 2015 y el décimo desde el 2005, cuando la empresa de origen mendocino aterrizó en San Juan.
 
Es como si los delincuentes supieran de la carencia de las medidas de seguridad en un comercio de grandes dimensiones que no posee cámaras de vigilancia, a pesar de haber sido víctima de tantos hechos; no tiene sereno; sólo tiene alarma y únicamente los fines de semana tiene un adicional de la policía.
Según el relato del encargado Gómez Peláez a Diario de Cuyo, en febrero pasado los ladrones habían hecho la misma maniobra, destruyendo la misma vidriera y robando el mismo sector de ventas de electrodomésticos. En junio les volvió a pasar lo mismo.
 
Y el golpe del miércoles último no varió en nada.
Según consta en los registros de la Policía, a las 3.38 dieron aviso cuando se activó la alarma por la vidriera rota; a las 3.40 ya había un patrullero en el lugar; los policías revisaron el negocio y, según informaron oficialmente, a simple vista no se veía que hubieran vaciado la vidriera de electrodomésticos.
Tal como ocurrió en los otros hechos, la denuncia no se hizo inmediatamente, sino que se producen horas después.
 
En ese momento se aportan la cantidad y los nombres de los electrodomésticos sustraídos, en su mayoría insumos informáticos de uso personal, como computadoras o tablets.
Sin embargo, dicen que nunca aportan documentación para probar la veracidad del daño, tales como un inventario del stock.
Según una alta fuente responsable de la seguridad en la Provincia, ya se tomó la decisión de investigar si hay una maniobra ilícita en la denuncia sistemática de robos de electrodomésticos para cobrar el seguro.
 
No está claro si las compañías de seguro serían o no parte del eslabón delictivo o si serían víctimas de la presunta estafa.
"Es la Justicia la que tendría que investigar estos hechos y no sólo quedarse en la denuncia sistemática de los casos sospechosos de robo de electrodomésticos, porque son los jueces los que tienen las herramientas legales para hacerlo”, precisó una fuente oficial del área de seguridad.   

 

 


Antecedente
 
Según informaron fuentes oficiales, hay un antecedente inmediato de un comerciante que denunció el robo de una cantidad importante de electrodomésticos y luego terminó siendo un auto-robo. Ocurrió en Sarmiento y el presunto damnificado no se dio cuenta que frente a su negocio había una cámara de vigilancia de una farmacia que lo terminó delatando porque en ningún momento los delincuentes sacaron la cantidad de objetos que había denunciado el comerciante.

 

 


Galería de fotos

3
1

Comentarios