INCREÍBLES SIMILITUDES

Dos historias de mineros: traición, sangre y ajustes sentimentales

Parejas sanjuaninas marcadas por la traición. Mineros que fueron engañados por sus mujeres y baleados en circunstancias sospechosas. Uno de ellos, Jorge Moreno, murió desangrado. El otro, Claudio Picón, al cierre de esta edición aún estaba internado luchando por su vida.
sábado, 10 de octubre de 2015 · 11:22
Sus mujeres están en el ojo de la tormenta, sospechadas de haberles disparado a sangre fría a sus parejas. Jorge Moreno, por un lado, fue asesinado de un balazo y murió desangrado en su casa de Chimbas. Claudio Picón ya perdió un riñón producto del disparo que le efectuaron hace una semana en San Martín y al cierre de esta edición aún peleaba por su vida en una cama del Hospital Rawson. 
Las similitudes entre las historias de los dos mineros son escalofriantes. Ambos fueron baleados y sus mujeres están detenidas como las principales sospechosas del acto criminal. Además, la Policía apunta al entorno de ambas mujeres como partícipes y encubridores de ambos hechos, un entorno con el que sus maridos no tenían ningún tipo de contacto. 
 
JORGE MORENO, ASESINADO EN SU CASA
Jorge Moreno vivía con su mujer, Pamela Carrizo y sus dos niños, en una casita de la Villa El Salvador, cuando alguien entró a su casa y le disparó dejando que se desangrara en el piso. 
Su mujer tardó 15 minutos en llamar a la Policía y una vez en la vivienda, los efectivos no creyeron la versión de la chica que, según ellos, tenía abundantes contradicciones. La mujer fue detenida el día en que velaban a Moreno. Minutos antes de que los uniformados se lo llevaran, ella lloraba abrazada al cajón de su marido, ahora es la principal sospechosa por su asesinato. 
 
CLAUDIO PICÓN, BALEADO EN LA CALLE 
Claudio Picón fue citado por su ex pareja, Vanesa Roldán, para que se encontraran en la calle Laprida, entre San Juan y Mitre, en el departamento San Martín. Según la familia del minero, estaban tratando de solucionar las cosas porque ya hacía meses habían decidido ponerle punto final a la relación. 
Según la Policía, hasta estuvieron a punto de casarse en diciembre de 2014 pero todo se vino abajo. Picón venía en su moto cuando un Renault 18 lo encerró y un sujeto que venía en el vehículo le  disparó varias veces. Un impacto de bala le dio en el riñón y ahora pelea por su vida en el hospital Rawson. Su ex, Vanesa, es la principal sospechosa.  Además fuentes judiciales detallaron que una de las cosas que complica la investigación es que el proyectil quedó adentro del cuerpo de Picón, por lo que aún no saben con qué arma le dispararon. 
La mujer fue detenida el 6 de octubre por la noche por efectivos de la División Seguridad Personal y está sospechada por haber mandado a matar a Picón. Horas más tarde de la detención de Vanesa, también detuvieron a su actual pareja, Andrés Ocampo, quien ahora también está sospechado. 
 
MUNDOS PARALELOS 
Es en este punto donde la historia de Moreno y de Picón se parecen aún más. A ambos los habrían baleado sus mujeres y en medio de lo que podría llamarse un "ajuste sentimental”. 
En el caso de Moreno, un amante de mujer fue detenido y está sospechado de ser el cómplice que ayudó a Pamela para ultimarlo. Se trata de Luis Brizuela, quien continúa detenido y está siendo investigado por el homicidio junto a la mujer. La historia del amante salió a la luz cuando los peritos informáticos descubrieron las numerosas cuentas de Facebook de la mujer, donde se citaba con distintos hombres para salir cuando su marido estaba "arriba” trabajando en las minas. 
Para Picón la historia no fue distinta. Según la Policía, cuando el minero subía, Vanesa aprovechaba para salir a bailar y habría sido en esa situación que conoció a Andrés Ocampo. 
El amante de la mujer también fue detenido por efectivos de Seguridad Personal y se encuentra acusado de haber mandado a matar a Picón para sacárselo de encima. 
Otro punto en el que ambas historias coinciden es en que ambos ataques fueron de madrugada.  A Moreno lo ultimaron mientras dormía, lo sorprendieron en su casa, de un modo en que era imposible defenderse.  A Picón también, en una zona poco iluminada, en medio de la noche, cuando volvía de ver a Vanesa, un auto lo encerró y desde allí le dispararon sin piedad. 
Moreno falleció en el acto. Picón sigue vivo aunque un riñón le falla y su estado es delicado, pero alcanzó a hacer una llamada antes de perder el conocimiento. Le habló a su madre y acusó a quienes le dispararon. Este punto es el que puede hacer la diferencia y su caso está mucho más cerca de esclarecerse. 

Jorge Moreno, la investigación
Por la muerte del minero hay cuatro personas detenidas. Los primeros en caer fueron Pamela Carrizo, su pareja, y el amante de ésta, Luis Brizuela.  El hermano de la mujer, Lucas Carrizo (18), fue detenido y luego excarcelado aunque sigue vinculado a la investigación acusado de encubrimiento.  Un segundo amante de Pamela, Carlos García,  también fue detenido a pocos días de la muerte de Moreno, pero fue desvinculado de la causa porque no pudieron comprobar que hubiese tenido algo que ver. 
Sin embargo, la semana pasada la investigación dio un giro inesperado y la policía detuvo a dos sujetos más, José De los Ríos y Cristian Zabaleta. Ambos están siendo investigados como posibles autores del crimen. Una fuente judicial cercana a la investigación aseguró a Tiempo de San Juan que con estas nuevas detenciones se abrió una nueva hipótesis sobre el crimen. Esta sería un presunto ajuste de cuentas que iba dirigido hacia Pamela, aunque no quisieron precisar más detalles al respecto. 
Ni Pamela, ni su amante fueron procesados aún, pero continúan detenidos. La causa está a cargo del Segundo Juzgado de Instrucción, del juez Pablo Flores, y los abogados de ambos acusados esperan que la situación procesal de los acusados sea resuelta la próxima semana. 

Claudio Picón, los detenidos 
Con el caso de Picón fue mucho más fácil, gracias al llamado que el minero pudo hacerle a su madre. En esa comunicación, según fuentes policiales, el hombre habría alcanzado a decir "me balearon, fue el amante de Vanesa”. 
Los efectivos de la División Seguridad Personal actuaron rápido y detuvieron a Vanesa Roldán. Horas más tarde, dieron con su novio, Andrés Ocampo y con Ricardo y Matías Galleguillo. Estos últimos son padre e hijo y, según la Policía, amigos de Ocampo. 
La principal hipótesis que manejan los pesquisas es que los Galleguillo fueron "contratados” por el novio de la chica para asustar a Picón y éste se alejara de Vanesa, pero "se les fue la mano”, dijo una fuente de la investigación. Sin embargo aún intentan establecer si hubo dinero de por medio o si los Galleguillo quisieron hacerle un "favor” a Ocampo. 
Ahora los cuatro detenidos tendrán que pasar para declarar ante el juez Benedicto Correa, del Quinto Juzgado de Instrucción. Mientras los uniformados intentan descubrir cuál era el vínculo que unía a Vanesa con los Galleguillo y a éstos con Ocampo, novio de la chica. 





Comentarios