violencia escolar

Mendoza: Cinco chicos golpearon a una niña

"Me pegaban todos los días, siempre en los recreos y dentro de la escuela. Me decían malas palabras y me ponían sobrenombres como gorda, barril o elefante", confesó la alumna de 13 años de la Prudencio Vidal Amieva, de Tunuyán. Apoyo de los directivos.
viernes, 11 de mayo de 2012 · 12:46

Un nuevo caso de acoso escolar, conocido últimamente por su término en inglés bullying (cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre escolares), ocurrió el miércoles por la tarde en Tunuyán cuando Antonella F. (para preservar su identidad, Los Andes no publica el apellido ni el de sus padres), una niña de 13 años fue agredida en el colegio por cinco compañeros varones.

La chica, que concurre a la escuela 4-075 Prudencio Vidal Amieva, recibió golpes en la cabeza, en los brazos, en las piernas y en la cara. Ese día por la noche tuvo que ser hospitalizada en estado de observación y ayer pasadas las 13 recibió el alta médica.

"Estábamos en el recreo. Yo estaba llevando una taza de té y sentí que me pegaron desde atrás en la cabeza. Eran cuatro varones de otras divisiones, pero también de primer año como yo. Tres de 13 años y uno de 14. Me siguieron pegando todo el camino, desde el salón de usos múltiples hasta que llegué al grado. Ahí estaba otro más que sí es compañero mío y me pegó en la cara con una cartuchera. Después llegaron cuatro amigos míos, un varón y tres chicas, y llamaron a la preceptora Gimena. Ella los llamó, les hizo firmar un acta y me dijo que si me atacaban otra vez los harían firmar de vuelta. Nadie vio cuando me agredían", relató Antonella entre lágrimas y con una visible lastimadura en la mejilla izquierda de su rostro.

El hecho sucedió a las 16.30. Aunque se sentía mal y muy mareada continuó haciendo la tarea y esperó hasta la hora de salida para retirarse a su casa junto con su hermana de 14 años. "Me pegaban todos los días, siempre en los recreos y dentro de la escuela. Me decían malas palabras y me ponían sobrenombres como gorda, barril o elefante", continuó relatando la alumna.

Así, cuando llegó a su casa esperó a que su mamá llegara del trabajo y le contó lo que había pasado. "Ella me había dicho que la molestaban y le ponían sobrenombres pero no pensé que fuera tan grave. Cuando la vi, estaba colorada, mareada y descompensada. Lloraba mucho. Le pregunté y me dijo que cinco compañeros la habían agredido. Llamé al padre y fuimos a la Policía a hacer la denuncia y de ahí al hospital porque la nena seguía mareada", explicó Estela, la madre.

Por su parte, el padre de la menor Juan José F. dijo que a su nena le pegaron sin razón y que su denuncia es contra la escuela. "Hay seis kilómetros desde la escuela hasta la casa. A mi hija le podría haber pasado cualquier cosa en el camino. Yo no soy abogado, pero para mí lo que hicieron fue "abandono de persona'. Esta mañana (por ayer) la directora y la vice fueron al hospital Scaravelli a verla. Agradezco que se hayan preocupado por saber cómo estaba Antonella", enfatizó el hombre, al tiempo que aseguró que cambiarán a la niña de escuela ya que ella tiene miedo de volver allí.

Por lo ocurrido, los padres de la alumna decidieron contratar a una abogada de Tunuyán, llamada Lorena Martí, que se hará cargo de ver cuál es el procedimiento legal que corresponde iniciar en este caso.

"Recién estoy comenzando a averiguar cómo fueron los hechos. En principio, advierto dos delitos: lesiones calificadas e incumplimiento de deberes de funcionario público. Aunque por la edad los menores son inimputables tienen que declarar ante la presencia de sus padres o tutores. En función de eso se determina qué docentes estuvieron cuando ocurrió el hecho. La directora, por su parte, tiene que llamar a la Policía", explicó la profesional.

Palabras de la directora

En tanto, Juan remarcó a Los Andes que la falencia mayor de la escuela fue que ningún integrante del cuerpo docente se hizo cargo de llamar a su familia para avisar lo sucedido y que la mandaron a la niña sola de regreso a casa. Según el relato del padre, cuando la directora Betina Barkudi y la vice visitaron a la niña en el hospital, dijeron estar para "acompañar a la familia, hacerse cargo y averiguar la verdad".

La directora, tal cual lo comentado por el papá de la nena, indicó que se había enterado del hecho ayer por la mañana cuando llegó al establecimiento para cumplir con su rutina laboral y que tomaría las medidas necesarias.

(Fuente: Los Andes)

Comentarios