no la hagas

¿Qué es una "tumbera"?

Las llamadas armas tumberas o caseras son casi tan viejas como las de fábrica que se pueden comprar en las casas autorizadas pero cada vez se ven con más frecuencia en los hechos delictivos. En la división Balística de la policía local llevan coleccionadas un buen número de ellas.
jueves, 29 de marzo de 2012 · 14:17

En un 99 por ciento de las armas tumberas son una copia del sistema de las escopetas del calibre 12; es decir, hay presencia de un percutor para realizar uno -o cuando las hacen de doble caño- dos tiros por vez.

"Las pistolas son mucho más difíciles de copiar porque el sistema del gatillo es demasiado complicado", indica un especialista.

Desde fines de la década del 80, la ley nacional de armas (20.429) considera que estos engendros caseros que sirven para matar son tan armas como las que se compran con todas las de la ley.




¿Porqué las usan?
De todos modos, los motivos por los que los delincuentes usan armas de fuego caseras no obedecen únicamente a algo económico. "De ningún modo: las usan porque en general son más cortas que las escopetas comunes, son más fáciles de transportar y si, por ejemplo, alguien es detenido por la policía y lleva en la mochila dos caños, puede llegar a alegar que se trata sólo de eso: de dos caños", continúa el experto.

Esa posibilidad de camuflaje con que cuenta el arma de fuego tumbera, se pudo comprobar no hace mucho en Buenos Aires, donde, en una manifestación de un gremio, la Policía Federal descubrió que el hombre que tocaba el bombo, batía los parches con un dos caños para gas; uno de media pulgada y otro de media. Cuando lo revisaron, los policías hallaron cartuchos del doce en sus bolsillos.

"O sea que el hombre iba armado con una tumbera desarmada que en cualquier momento se podía convertir en un arma de fuego", explica el experto.

La copia de la escopeta tumbera con la escopeta estándar se plasma, más allá del mecanismo, en que ambas cuentan con las dos partes que no pueden faltar en ese tipo de armamento: la empuñadura y el cañón.




No tan complicado
Para armar una tumbera no hay que ser un especialista en balística: con mínimos conocimientos de caños de plomería y con caminar un poco por el mercado negro para conseguir los cartuchos calibre 12, alguien puede estar armado.

"Hay controles, pero como todos los controles, muchos los pasan sin problemas. Para comprar un cartucho legalmente, hay que presentar la tarjeta de consumo que otorga el Renar (Registro Nacional de Armas), pero a los delincuentes no les interesa eso y van directamente a comprarlos en el mercado negro", según indica uno de los efectivos consultados.

El cartucho que se coloca para este tipo de armas caseras (la base del cartucho mide igual que el caño de gas de media pulgada) consta de una base metálica (donde se deposita la pólvora) en la que hay un centro que se llama fulminante y es donde percuta el clavo colocado al final del segundo caño.

 

Comentarios