cuádruple crímen en mendoza

Dicen que uno de los presuntos asesinos es oriundo de San Juan

Es un vecino, de 14 años, que era el único testigo de lo ocurrido. Dijo que mató a su amigo de 10. Pero agregó que lo hizo para defenderse porque el chico ya había matado a su madre y sus abuelos.
viernes, 09 de diciembre de 2011 · 08:14

El asesinato a múltiples puñaladas de un nene de 10 años, su madre adoptiva y sus abuelos en Las Heras, en el Gran Mendoza, tuvo un giro inesperado. El único testigo del cuádruple crimen, un adolescente de 14 años que es amigo del nene asesinado, pasó a ser el principal sospechoso para los investigadores.

En una de sus declaraciones ante la policía, el menor se quebró y confesó que mató a su amigo (el nene de 10 años). Pero dijo que lo hizo para defenderse, porque el chico ya había asesinado a su madre adoptiva y a sus abuelos, informaron a Clarín.com fuentes de la investigación.

Si bien en un principio se detuvo a un vecino de la familia asesinada, con las sucesivas declaraciones que se le tomaron al chico que dijo haber sido testigo de la masacre y que fue quien pidió auxilio, la causa derivó en un drama por una supuesta venganza o brote de locura, sin antecedentes en Mendoza.

"El adolescente dijo que el nene de 10 años, adoptado, fue quien asesinó a la madre y los abuelos; luego quiso atacarlo a él, que estaba jugando en la computadora de la vivienda", contó una fuente de la investigación.

Sn embargo, para la Fiscalía de Delitos Complejos, este adolescente que se salvó y sólo presenta un corte en una mano, pasó a ser sospechoso.

Este chico es oriundo de San Juan, vive con su abuela y es inimputable por su edad.

El atacante se ensañó con la madre del nene, a la que acuchilló 20 veces, mientras el abuelo recibió 10 puñaladas. También declaraba a primera hora de hoy, Patricia Miguel, docente y hermana de la maestra asesinada. Ella reside en Lavalle, otra localidad mendocina.

En la escena del crimen los investigadores encontraron dos cuchillos que habrían sido utilizados en la masacre.

Las víctimas son Ezequiel, de 10 años adoptado por la maestra Mónica Miguel, de 49 años y también asesinada. Y sus abuelos, Sara García de Miguel y Alí Miguel, ambos jubilados de comercio y de 79 y 84 años respectivamente. El "8 de Mayo" es una barriada humilde, de gente trabajadora. Mónica adoptó y había criado sola a Ezequiel, contaron sus vecinos. Vivía con sus padres y no se le conocía relación sentimental alguna.

La fiscal de Delitos Complejos, Claudia Ríos, quien investiga el hecho ordenó pasada la medianoche que los cuerpos fueran retirados. Al ver a la Policía, vecinos indignados exigían a gritos "seguridad", mientras los forenses trabajaban en la escena del crimen.

Todo ocurrió pasadas las 21 con poco movimiento en la calle por el feriado largo. La masacre causó conmoción en la barriada de gente trabajadora donde los Miguel vivían desde hace 18 años. La cúpula del Ministerio de Seguridad de Mendoza llegó al sitio. Pronto cayó la hipótesis de un asalto, por la humildad con que vivían los Miguel y la violencia del ataque.

(www.clarin.com)

Comentarios