análisis

Las preguntas sanjuaninas en medio del culebrón de Vicentín

La primera, cuál será el alcance del concurso y la expropiación en San Juan. Y otra: ¿quiénes son los dueños locales? Por Sebastián Saharrea
sábado, 27 de junio de 2020 · 11:31

Son recordadas las visitas a San Juan de Sergio Nardelli, el repuesto CEO de Vicentín que hoy es toda una celebridad en los medios como consecuencia del desfiladero político que disparó el concurso y el intento de intervención de su empresa.

Viene seguido y es visto con frecuencia en los ambientes de negocios sanjuaninos junto a sus socios locales, Gustavo y Mauricio Juri, con quienes comparte la titularidad del Enav, la mostera de calle Necochea que ha ganado un mercado creciente en el ambiente vitivinícola.

El asunto que aún no está claro es cuán dueño es Nardelli y la familia empresaria Vicentín del Enav chimbero. Y no se trata de una pregunta en el aire, sino la necesaria para calibrar de qué tamaño es la cesación de pagos en la que cayó el grupo santafecino y su impacto en la economía sanjuanina.

Se conoce informalmente por viñateros locales que en la cosecha de este año fueron muy renuentes en llevarles su producción, ante el riesgo de un impago frente a las noticias del stress financiero anunciado por Vicentín el 5 de diciembre pasado. Los dueños de las uvas sanjuaninas tomaron registro y destinaron a la mostera chimbera algo así como la mitad de lo que venían destinando, de acuerdo a sus propias palabras.

Lo que hay ahora es una incertidumbre sobre cómo impactará el concurso de Vicentín, los dueños de una parte Enav (no está claro qué grande es esa parte), no sólo en la empresa sino en el mercado vitivinícola sanjuanino. Independiente del camino que siga el futuro nacional del grupo: intervenido, como propone el gobierno santafecino y convertido en una empresa mixta con participación de cooperativas, expropiado como amenaza el gobierno de Alberto, o a la deriva de lo que resulte en el concurso –riesgo de quiebra incluido- como pretenden sus dueños.

Para eso, lo primero será despejar los nubarrones que aparecen respecto justamente a eso: la titularidad: no es lo mismo si la participación de Vicentín en Enav fuera insignificante, a que si resultara dominante. El peso del proceso que se tramita en el juzgado comercial de Reconquista (Santa Fé), resultaría abismalmente diferente para San Juan.

Vicentín declaró en el concurso que es dueña de sólo el 5% de la mostera chimbera Enav, de acuerdo a lo que sostuvo la propia Inspección General de  Personas Jurídicas de Santa Fé, que es el organismo provincial que utilizó el gobernador Omar Perotti para terciar en el anuncio de Alberto y detener la resistencia desatada ante la palabra expropiación.

Lo que propone el gobierno santafecino es que el propio juez del concurso defina una intervención judicial para lo que Perotti le entregó una lista de postulantes, y que esa intervención vaya juntando acreedores hasta sumar un porcentaje suficiente para convertir esos créditos en capital social y quedarse con la mayoría. Así, sería una empresa mixta con control estatal.

Debe pasar mucha agua debajo de ese puente para que esa expresión de deseos se cumpla. Y lo primero que hizo la IGPJ santafecina es elaborar una propuesta que fue lapidaria con el manejo de los Nardelli-Vicentín-Padoán en la gestión empresaria, en la que además intentó trazar un mapa de todo el complejo entramado de las compañías bajo control del grupo.

Fue en ese escrito firmado por Maria Victoria Stratta, donde el organismo santafecino sostuvo que Vicentín declaró en la quiebra una participación de sólo el 5% de la Enav sanjuanina. Un dato que llamó la atención en San Juan porque no se corresponde con los movimientos informales locales de la empresa, ni con la info aportada por el propio grupo.

De hecho, señala la presentación santafecina que en la propia información institucional de Vicentín aparece una pestaña aludiendo a “nuestras empresas”, en la que aparece Enav como productora de jugos concentrado de uvas. Difícil imaginar, a fuerza de interpretar el término “nuestras empresas”, que Enav forme parte de ese pelotón si integra apenas el 5% del capital, aunque todo puede ser (https://www.vicentin.com.ar/index.php/jugo).

El propio Nardelli dijo que tomaron la empresa sanjuanina hace más de 15 años. Pero en noviembre de 2017 la familia Vicentín a través de una controlada que forma parte de su entramado de compañías (en este caso Gin Cotton) anunció la compra de la bodega Viñas Argentinas, de los Cartellone. La información publicada por Diario de Cuyo indicó en ese momento que la adquirida era dueña del Enav en San Juan, difícil establecerlo con certeza debido al intrincado esquema de controladas que opera Vicentín y a que Nardelli y la gente de la corporación santafecina ya estaba en San Juan.

Lo que es cierto es que en ese momento, Vicentín anunció la intención de afirmarse en “en la industria de la producción de vino y jugo concentrado de uva”. Ni una palabra sobre el porcentaje de participación, menos aún que se trate de una minoría que ni siquiera le adjudicaría el control (https://www.diariodecuyo.com.ar/politica/La-mostera-ENAV-paso-a-Vicentin-20170311-0067.html).

¿Por qué es importante el porcentaje de los empresarios de Vicentín en el Enav chimbero? Primero, para dimensionar el impacto en el mercado local de una empresa en control o no de una empresa concursada interviniendo en el negocio de compra de uva. Y segundo, porque las autoridades santafecinas que hicieron la propuesta de intervención sostienen en su escrito que existe la posibilidad de que se esconda capital al concurso, y en consecuencia aparezca la posibilidad de un fraude a los acreedores.

Eso es lo publica el diario digital La Política On Line, donde enumera algunas de las empresas del grupo y la hipótesis de esa eventual maniobra (https://www.lapoliticaonline.com/nota/127441-frigorifico-friar-bodega-sottano-y-algodon-estrella-algunas-empresas-que-vicentin-le-esconde-al-concurso/). No se refiere allí a Enav, pero sí la bodega Sottano, el exclusivo emprendimiento en Mendoza.

La preocupación del gobierno santafecino en la presentación es que sostiene que algunas de las empresas más rentables del grupo no aparecen en el concurso. El escrito de Stratta indica que hizo el análisis de la documentación y sacó una conclusión terminante: "hay un dato que no surge de allí que resulta relevante: parece controlar muchas más sociedades en las que en apariencia aparece como socia minoritaria" (https://www.iprofesional.com/actualidad/318170-asi-es-la-compleja-trama-entre-empresas-y-20-sociedades-tras-vicentin).

Ese es el mismo escrito en el que el gobierno de Santa Fé menciona que la concursada sólo tiene el 5% del capital de la empresa radicada en San Juan. Se verá en el concurso hasta dónde llega esa participación, con algunos datos interesantes para tener en cuenta.

La presentación santafecina ocurrió en el juzgado del concurso radicado en la ciudad cabecera de la sede central de Vicentín (Reconquista, a pocos kilómetros de Avellaneda, donde están las oficinas operacionales). El juez a cargo, que tiene que resolver el pedido, es Fabián Lorenzini, quien el mismo día y pocas horas antes de la presentación de la gestión de Perotti se había declarado incompetente respecto de un pedido de Vicentín, pero igual dictó una medida autosatisfactiva ordenando la reposición del directorio de Vicentín desplazado por la intervención ordenada por Alberto.

Ese directorio está compuesto por Daniel Néstor Buyatti, Alberto Julián Macua, Roberto Alejandro Gazze, Sergio Manuel Nardelli, Máximo Javier Padoan, Cristian Andrés Padoan, Martín Sebastián Colombo, Sergio Roberto Vicentin, Pedro Germán Vicentin, Roberto Oscar Vicentin y Yanina Colombo Boschi. (https://www.eldiariocba.com.ar/nacionales/2020/6/20/la-justicia-le-devolvio-los-directivos-de-vicentin-el-manejo-de-la-empresa-23068.html).

Todos ellos son accionistas y directores del grupo empresario concursado, y muchos de esos nombres se repiten en el último directorio conformado por Enav. En asamblea y reunión de directorio de hace más de dos años, el 22 de marzo de 2018, se resolvió designar a éstos cinco directores titulares y cinco suplentes en Enav: Sergio Nardelli (presidente), Gustavo Juri (vice), Pablo Montaron Estrada, María Celeste Manzur, Mauricio Juri, Maximo Padoan, Federico Breuss, Cristian Padoan, Daniel Buyatti y Roberto Alejandro Gazzé.

Excepto los sanjuaninos –de origen sanrafaelino- Juri y Breuss (quien estuvo detenido, acusado por la muerte de una mujer y su hija en una escombrera de Chimbas por residuos tóxicos por los que se señaló a la empresa Enav), el resto son accionistas de Vicentín o allegados a su ámbito empresarial, en una empresa en la que declaró una participación del 5% según el gobierno santafecino. Buyatti es presidente de varias sociedades relacionadas con la concursada, Gazzé es accionista (su segundo apellido es Vicentín).

Además de los más reconocidos como Padoan y Nardelli, el CEO que se reunió con el presidente Alberto Fernández y consiguió frenar la velocidad de la expropiación y explorar un camino más moderado como el de la propuesta de Perotti. Justamente después de esa reunión con el presidente, Nardelli habló en Radio Sarmiento sobre su emprendimiento sanjuanino: "Toda tranquilidad con este tema, Enav tenemos buenos socios y muy buenos proyectos, hágalo conocer, la evolución desde 2004 cuando lo tomamos nosotros, y lo que es hoy junto a Juviar de Lavalle, Mendoza. Es un proyecto del que estoy muy orgulloso del trabajo que se hizo y de la proyección que tiene, cosas que no se conocen".

¿Se habrá equivocado la IGPJ de Santa Fé al sostener que Vicentín sólo declaró en el concurso tener el 5% de Enav?

 

Comentarios