¿Tus pies están preparados para el verano?

Con la llegada del calor, los pies cobran el protagonismo que no tuvieron durante el invierno. Ponelos a punto y lucilos con tus zapatos favoritos.
miércoles, 11 de noviembre de 2015 · 11:28
A continuación te damos algunos tips para que tus pies estén impecables y saludables:

Cuidados para evitar hongos y  verrugas

Frecuentar piletas, vestuarios  y lugares donde mucha gente camina descalza puede poner en riesgo la salud de tus pies, ya que los hongos y las verrugas se contagian fácilmente. Las ojotas o sandalias resistentes al agua, que ahora vienen en materiales y colores súper cancheros son un buen complemento para los días de sol y piscina.

Para todos los días, elegir un calzado que permita al pie estar ventilado también es una forma de evitar la aparición de micosis.

Las uñas son las estrellas del verano

Sabemos lo importante que es tener las uñas arregladas a la hora de usar sandalias.

Lo primero que deberías hacer es observarlas para ver si notás algún detalle que te llame la atención (color anormal, notarlas demasiado blandas, líneas o descamaciones, etc ). Estos cambios pueden ser signos de alguna alteración en tu salud.

También, es muy importante cortarlas correctamente . Evitá dejarlas excesivamente cortas ya que se pueden encarnar, pero tampoco muy largas, porque al estar expuestas pueden acumular bacterias que podrían ocasionarte problemas.

Con respecto al esmalte, se recomienda cambiarlo una vez por semana y dejar la uña, por lo menos, un par de días sin pintar para que pueda oxigenarse.  Es fundamental utilizar una buena base protectora y esmaltes de calidad, para mantener tus uñas sanas.

No te olvides de hidratarlos

Como el resto del cuerpo, los pies requieren de una hidratación diaria, sobre todo si fueron expuestos al sol. Aplicá todos los días crema o loción hidratante y masajéalos, desde la planta hasta el tobillo.

Para un plus de belleza, una vez por semana exfólialos y elimina las durezas.

Cuidá la higiene y mimalos

Para lograr una buena limpieza, sumergilos en agua tibia durante diez minutos y lávalos con algún jabón refrescante y antibacterial.

Si tenés los pies cansados, añadí una gotita de aceite de coco, que te ayudará a hidratarlos y relajarlos. Tomate unos minutos para.ñ secarlos correctamente, sobre todo entre los dedos.  

Elegí el calzado adecuado

Seguramente te pasó, que comparaste unos zapatos porque te "encantaron”,  pero cuando llegaste a tu casa te resultaron incomodos o difíciles de usar.

Por eso, pensá bien a la hora de elegir el calzado. Este debe ser:
Cómodo, por sobre todas las cosas.
Estable cuando caminas.
Ni grande, ni chico. Para no forzar el pie, ni lastimar la piel.
De un material que no te haga transpirar en exceso.
Por último, ¡No te olvides del protector solar!

Cuando te apliques filtro solar, no olvides que los pies están igual o más expuestos que el resto del cuerpo, así que no dejes de incluirlos en tu rutina de cuidado, si vas a exponerte al sol.

(Fuente: Diario Uno) 

Comentarios