Dime qué miras y te diré quién eres

El sábado pasado miraba Sábado Bus y Nico Repetto le preguntaba a sus panelistas si la tele es la responsable de actos que hasta ayer eran aberrantes y que hoy a todos nos parecen normales.
viernes, 18 de noviembre de 2011 · 18:08
No es justamente el programa de Nico donde el debate pudiera crecer: a los 30 segundos Silvina Luna ya estaba hablando de su polémico video entre cepas, vinito, sexo  y siesta de Mendoza.

La tele ¿nos refleja como sociedad o nos moldea a su gusto? Esa era la pregunta.
Fue  el propio estado nacional el que se responsabilizó por esta televisión. La repitió en foros en todas las provincias Argentinas, la estuvo respondiendo por años, se responsabilizó de macerarla en investigadores y estudiosos del tema y ofreció una respuesta de fondo, legal, técnica, auténtica y revolucionaria.

Sé que a muchos esta afirmación puede resultarle oficialista, y quizá argumenten en detrimento de semejante esfuerzo de estudio sólo un aspecto (el más publicitado): la pelea de poder entre el Gobierno y los multimedios.

No lo ignoro. Pero enfocarnos solo en ese aspecto es seguir escapando a la pregunta y seguir esperando encontrar a un culpable para liberarnos de nuestra propia conciencia.
Hablando de conciencia, yo estaba viendo  ese programa junto a mis hijos y en horario varias veces excedido al de protección al menor, y me quedé pensando: Si públicamente somos capaces de violar sendas peatonales, no usar casco, estacionar en doble fila, ¿qué queda cuando estamos en la intimidad y frente al pobre cartel de protección al menor? ¿Chicooos!,… gritamos,… ¡ya es hora de ir a la cama! y listo, cumplimos. Pero el grito funciona en realidad como llamador a lo prohibido. A transgredir, a imagen y semejanza de los padres.

Mis hijos, como los suyos, quizás, hasta hace poco se la pasaban hablando en tono neutro de tanto Cartoon Network. En  PAKA PAKA  al menos encontraron un acento más cercano, aunque todavía me deban la “Ñ” cuando dicen “ninios”, “montanias” y “portenios”.

Nueva Ley, nuevos contenidos y señales, un mayor universo, ¿y usted qué hará con eso?

ZAPPING ZONE
Los públicos, clientes, televidentes de San Juan y del país ahora somos considerados ciudadanos con derechos culturales, que deben respetarse y reflejarse, y es una de las respuestas a la pregunta de Repetto.

Ahora sí. Usted elija lo que quiera.

Bataller o Tinelli, Bonelli o Saharrea, Legrand o Luluaga,  prende y apaga la  luz o Buenas Noches Buenos Días,  la temperatura en el obelisco o en el campanil… espero que mil comparaciones más.

Usted, elige. Con el control usted hace la televisión.

Los medios están obligados ahora por ley a incluir producción local y por exigencias suyas, (alfabetizado en el zapping), a mejorarlas.

Ya no tenemos un solo canal de señal abierta. Ahora en San Juan hay más de cinco por aire y muchas señales más nacionales y sin costo, vía decoder.

Empresarios, talentos, productores, y audiencia vamos a entrar en un nuevo pacto local de seducción y fidelidades.

Las Partes del Todo, BAN (Benditos Artistas Nuestros),  BNBD, A Media Mañana, son propuestas locales hechas con respeto por la televisión, y que rompieron  el molde del no innovar en San Juan.

El conformismo de otros tiempos de productores y medios sanjuaninos, en  justificar mediocridades por razones de plaza y de mercado, cambia, se estimula, aprendemos a segmentar, nos profesionalizamos.

Llegan nuevos talentos y miradas de jóvenes que desde la panza ya los vimos en 3D. Vienen con otro chip de nuevas tecnologías, son más globales estéticamente para mirar lo nuestro y ahí está el secreto.

El lenguaje, los contenidos, las formas y tecnología que el mundo impuso aplicadas a nuestras esquinas, a nuestras historias, nuestros clubes, y a nuestra gente.

Me cansé de escuchar proyectos que prometían originalidad como nunca antes se hizo en San Juan. La mayoría era copia de un formato sin anclajes de nuestra realidad.

De Pepe Biondi a Tinelli, está todo inventado.

Si tuviéramos incluso a Biondi o el Tinelli Sanjuanino, hay que acompañarlo de un equipo de talentos y técnicas imprescindibles para un buen resultado y para una adaptación a nuestro mercado. Sí, nuestro, propio, para nosotros.

La televisión es un medio caro de hacer. La televisión se hace con anunciantes

Los anunciantes exigen masividad, audiencia.

La audiencia, con sus preferencias la hace usted.

Usted que se informa, se entretiene, y se forma con los contenidos de la tele.

Usted tiene el control.

Por favor, hágase responsable y después no se queje.

Comentarios