La guerra de dos mundos

viernes, 28 de octubre de 2011 · 21:12

Ingresó un SMS: "Necesito cerrar hoy tu nota".

Es verdad que el imperativo tenía un "por favor" adelante, pero no lo incluyo porque, como sea, no me gusta que me apuren.

En el Tiempo on line dice que se armó un lío bárbaro con Mendoza por el Paco.
Debiera decir también que al Paco le sigue un apellido Pérez y es el gobernador electo de Mendoza. Pero no lo digo para no hacerlo tan largo.

Para colmo, llama mi vieja al fijo y dice que hay guerra con Mendoza. Y vienen gurcas.
La calme y le dije que no cerrara las ventanas y le explique lo de Ciurca.

Abro el Ipad, tengo el borrador de tres notas sin terminar porque hay datos que chequear y, sobre todo, preguntas  por sumar. ¡Peeerooo!, tring, tring, el celular (la onomatopeya ring me suena vieja), es un amigo invitándome a unirme al lio de twitter por lo de la “guerra”. ¡Ah, y que  si tengo un casco que le preste!

Voy rápido, pongo las siglas MDZ, que no es un nombre, pero sí, así se llama el  diario digital, y me sorprendo por tanta participación e ingenio.

El hastag (algo así como una marca temporal que a alguien se le ocurrió) “guerra con San Juan”, ya está como trend topic, (vendría a ser el Top Ten de lo que se dice por twitter).

En eso entra la señora de la limpieza y me dice: “Sabe usted que Gioja quiere hacer un puente hasta Mendoza?”.

Harto de responder le prendo la tele en Canal 13 para que vea y se informe con el desfile de opiniones y enojos, la prudencia y por fin la historia de  muros vs. puentes.

Se da vuelta y me dice con mucha inteligencia: “Este nuevo gobernador Pérez por bocón está en jaque”. Y no le aclaro lo bueno también en la ironía  de su comentario.

Vuelvo a la nota de las elecciones que estaba escribiendo, repaso grabaciones del disco duro de este fin de semana y veo cómo una periodista pregunta al gobernador Gioja : ¿Si tantos nuevos medios se convierten en la oposición? Y recuerdo la frase de mi viejo: "No se puede manejar el auto mirando por el retrovisor".
Todo cambió.

Medios y comunicación

Si mirando el retrovisor pensamos que 2 radios, 1 diario, y 1 canal es el orden ideal, justo, político, y social para mantener la calma de Gobiernos, y que muchos medios nuevos van a reemplazar la política y hasta la oposición, vamos a chocar a los partidos, a la militancia, a nuevos Gobiernos y a la competitividad que nos hace mejor, madurar, liderar, cambiar, conocer.

Si los periodistas y comunicadores se siguen pensando como cuarto poder y no entendemos con la humildad del que aprende, hay que tener en cuenta que LOS INDIGNADOS nunca nos necesitaron.

SI tenemos más respuestas que preguntas, vamos a chocar cada nota nueva, pregunta por hacer y palabra por escribir porque no ayudaran a nadie ni a nada.

Vamos a seguir creyendo que sabemos, y vamos a hablar a los mismos de siempre en el tono monocorde de siempre. Pero nuestros públicos, por efecto zapping nomás, o por evolución etaria, nos seguirán padeciendo o cambiando, creyendo que lo bueno  se hace afuera.

Si todavía hay directores amarillentos de comunicación en la universidad  que se llenan la boca con Marshall Mc Luhan y su aldea Global, pero son incapaces de darle a los chicos un anclaje, una preparación mínima para que entre tanto mundo se acerquen a la realidad sanjuanina.
Si no tienen un mínimo de  preparación y  capacidad para empardar, al menos en respeto, a las habilidades tecnológicas de los chicos y desde allí ensayar teorías que jamás en la vida pusieron ellos a andar,  vamos a chocar a futuros comunicadores y hasta una hermosa carrera y también a la Universidad.

Estalló una guerra por dos diarios digitales y nuevos. Bienvenidos.

La gente participó de la guerra, desestimó, se entusiasmó, con mil  dispositivos diferentes de comunicación, con mucha ironía, y con aciertos más agudos en la mirada que el de muchos redactores. Son otro código, hay fluidez, es rápido pero también preciso,  interactivo, participativo, minuto a minuto cambia.

Los medios tradicionales vienen detrás, levantan de aquí su agenda.

Hermana mayor y hermana menor

Alguna vez leí que en el medio de la fábrica PANASONIC, había un espacio importante reservado a un televisor SONY, como un icono a imitar y a superar.

Si hay un reposicionamiento de San Juan en la Argentina es a fuerza de iniciativa, proyectos  e inversión. Todo eso que aprendimos de nuestra hermana mayor con el triple de recursos.
Al Gobernador electo de Mendoza, Paco Pérez, imaginemos que le fastidia en su paradigma viejo, “somos mejores" la comparación con San Juan.

Supongamos que es sorprendido en su OFF de buena fe.

En ese caso, su juventud no le permitió saber que un OFF delante de más de un periodista no es un OFF, y que el tuteo no da derechos de amistad para evitar el aire.

Ahora imaginemos todo lo contrario: que pretende reposicionar la imagen fuerte del Gobierno de Mendoza y en una sola operación pararse firme frente  al Gobierno de San Juan.

En ese caso, debo recomendarle que no se haga nunca para atrás, o que mejore el plan, pues son muchísimos los mendocinos  que no se sintieron representados en la iniciativa y muchos menos dignificados en la bravuconada.

A la larga lista de bondades de la hermana mayor, hechas públicas por el Gobernador electo, le sumo otra que espero podamos también aprender: no importaba quién, ni de qué color político mendocino  brillara en la escena nacional, todos salían a apoyarlo.

Inmediatamente era un operador fuerte que conseguía y alentaba beneficios para todos, Bauzá, Manzano, Baglini tuvieron muchos.

Mucha prensa nacional, mucho lobby empresario, buen posicionamiento, buena comunicación, lograron muchas cosas para una tierra naturalmente rica, muy rica.

Durante los últimos años eso no pasó. EL paradigma cambió. Y es un hecho: no brillaron tanto, no se unieron tanto, no consiguieron tanto, no crecieron tanto y esta vez nosotros sí.  Ganar o perder, es siempre una consecuencia de nuestros actos.

Recuperar la iniciativa, ganar experiencia, competir, y no hacer declaraciones en caliente, corresponde a la hermana mayor y a los políticos con responsabilidad.
Estoy seguro que lo dijo en un ámbito más relajado sin pretensiones de ofender, y si lo grabaron, a llorar a otra parte, ¿qué vas a frenar?

Omitir parte del contexto es una arbitrariedad en la función del periodista, quien tiene para arriba y para abajo una larga lista de excusas (editor, jefe de sección, falta de espacio, etc) para justificar lo hecho, por publicado o no.

Otra vez el teléfono. No pienso contestar. Es el editor de Tiempo que pide rápido la nota. Ahora por SMS. No es serio que me apure tanto. Tengo que chequear mil cosas, mandar un mail, suena skipe, suena el fijo... atiendo... es mi hijo  para contar que el amigo mendocino que se hizo en rugby lo invito este “finde” a su casa.

Por suerte, hay cosas que nunca cambiarán entre San Juan y Mendoza.

 


Comentarios