Enseñarán a curar a enfermos con una sonrisa

Se realizará el curso para aquellos voluntarios que deseen formar parte de la Asociación de Payamédicos. Enseñarán a través de un taller a contribuir a la salud del paciente hospitalizado a través del humor.
sábado, 07 de enero de 2012 · 00:16

El curso para formar parte de los Payamédicos se realizará el sábado 7 y domingo 8 de enero con lugar a confirmar. La agrupación, al no tener una formación fija en San Juan, estuvo dando las clases los fines de semana y su duración fue de un mes. Uno de los requisitos es tener el secundario aprobado. Actualmente hay anotados 75 personas y después del taller quedarán elegidos los voluntarios que serán parte de la Asociación y trabajarán en los hospitales locales.
 
Los Payamédicos son profesionales del área de la salud, médicos, psicólogos, estudiantes de medicina y artistas que trabajan en forma voluntaria en distintas partes del país. Su objetivo es tratar de mejorar la calidad emocional de los pacientes internados. Utilizan recursos psicológicos y artísticos relacionados con juegos, música, teatro, técnica de clown, magia y el arte humorístico en general.

José Pelluchi es el fundador de la Asociación de Payamédicos y comentó que esta terapia nació “hace seis años, cuando formamos la asociación. Pero venimos trabajando hace mucho más de 15 años con el teatro y la salud, primero haciendo prevención a través de obras de teatro y segundo con una intervención en los hospitales que se llama hospiteatro, porque tenía un formato teatral, con escenas pequeñas y tiernas para los pacientes internados que no tenían la técnica de clown todavía”

Según explica este médico, cuando empezaron a cruzar la técnica del clown con el psicoanálisis y con algunas otras terapéuticas, formaron Payamédicos. En un momento hubo una explosión mediática que ayudó al crecimiento del grupo pero ellos vienen trabajando desde hace mucho tiempo.

Además de médico, Pelluchi es actor. “Estoy haciendo un espectáculo en el San Martín, yo ensayaba escenitas de esa obra en la terapia intensiva del hospital. Empecé a hacer esto por una cuestión humanitaria y además porque me gustaba el experimento pero veía que los pacientes de la terapia intensiva ese día no pedían analgésicos o sedantes o hipnóticos para dormir entonces empecé a ir a interiorizarme y a interesarme por ver qué pasaba con esto y de ahí es cuando empecé a estudiar el tema de la terapia de la risa, de cómo cuando una persona está bien de estado de ánimo o se ríe se liberan las endorfinas y esto tiene digamos una incidencia en el sistema inmunológico. Está muy avanzado ahora el grupo”.

Comentarios