A los 75, nació de nuevo

El próximo sábado cumple años el Museo Provincial de Bellas Artes, cuya primera sede fue inaugurada el 26 de noviembre de 1936. Sufrió terremotos y desidia. El 13 de octubre último se inauguró la nueva sede, un lujoso edificio equiparado a los principales museos del mundo.
viernes, 18 de noviembre de 2011 · 18:12

Por Gustavo Martínez
gmartinezpuga@tiempodesanjuan.com

Con una sede ubicada sobre la calle Rivadavia, entre Salta y España, el 26 de noviembre de 1936 se inauguró el primer edificio del Museo Provincial de Bellas Artes Franklin Rawson. Hoy, 75 años después, el edificio de las artes tiene una nueva casa que enorgullece a los sanjuaninos: un lujoso edificio cuyas condiciones de conservación de las obras y seguridad de las obras que alberga está a la altura de los principales museos del mundo.

Se puede decir que los primeros pasos del museo sanjuanino empezaron a darse de la mano de Domingo F. Sarmiento, cuando viajó a Europa y recorrió un centenar de los principales museos del mundo y, por carta, le encargó a su hermana Procesa que recopilara las artes que habían en las familias y organismos sanjuanino para hacer un inventario y buscar la forma de exhibirlas a todas juntas.

En la recopilación que hizo la directora del museo, Virginia Agote, cuenta que recién en 1934 el gobierno de la Provincia creó la Comisión Provincial de Bellas Artes, integrada por un grupo de artistas y difusores de la cultura sanjuanina que desinteresadamente difundían la cultura local. Recién dos años después se inauguró la sede propia, lo que se considera el nacimiento del museo que lleva el nombre del artista sanjuanino Franklin Rawson.

Pero se debió esperar hasta 1941 para la inauguración de la Sala de Autores Argentinos Contemporáneos, con las 12 primeras obras adquiridas mediante un subsidio nacional. Eso le dio un fuerte impulso a la vida a la actividad cultural sanjuanina, con proyección nacional, mediante exposiciones pictóricas de todo tipo.

En 1942 la Comisión de Bellas Artes empezó la construcción del edificio de museo en un terreno ubicado en el Parque de Mayo. Pero dos años después el terremoto lo convirtió en ruinas. Así, el museos provincial peregrinó por una casa alquilada, la Escuela Superior Sarmiento, el sótano del auditorio Juan Victoria y el ex edificio de la Escuela Normal San Martín, donde funcionó compartiendo techo con el museo Gnecco hasta hace unos meses.
Esta gestión de gobierno se gestionó y se construyó la sede final del museo de Bellas Artes en el edificio donde estaba el Casino Provincial, en el Parque de Mayo, un espacio pensado para exhibir y resguardar las obras de artes, en el que se tuvo en cuenta desde la iluminación y la temperatura hasta espacios de comercialización de productos, salas de talleres, confitería y hasta un auditorio.

Comentarios