la celebración bajo la lupa

La fiesta aprobó con 8.50

Tiempo de San Juan consultó a referentes de la sociedad sanjuanina sobre la impresión que dejó el espectáculo de cierre de la edición 2012 de la Fiesta Nacional del Sol.
sábado, 03 de marzo de 2012 · 13:04


Ernestina Muñoz
Canal 13

Si la Fiesta del Sol fuera una alumna que salió del colegio, su libreta de calificaciones sería el orgullo de cualquier madre. En una escala numérica del 0 al 10, los referentes del público sanjuanino calificaron con un promedio cercano de 8.50 la realización del espectáculo final que llevó el lema de Vino Bebida Nacional.
“Me encantó, se va superando con los años y se nota en la concurrencia de público. Esto va subiendo la vara y no sé para el año que viene qué traerán… ¡a Messi!”, dijo Alejandro Donna de CASEMI.
Marcelo Vargas, del Centro Comercial de Rawson, dijo que ya fue jurado en otras ocasiones pero esta fue la primera vez que plenamente le gustó el espectáculo de cierre: “Se entendió y gustó”, aseguró. 
“La verdad que me gustó mucho, pero no podemos ponerle a todo 10”, reconoció el diputado Daniel Tomas, que igual fue uno de los que más altas notas asignó.
El aspecto más destacado por los consultados fue la actuación de Ariel Sampaolesi, como Baco y de Alejandra Lloveras, como la Cepa Madre. “Con la voz de una prestigiosa profesora de literatura (Beatriz Sandez, guionista de la FNS) que me pareció genial por las erres sanjuaninas que pronunciaba”, dijo Jaime Bergé, presidente de la Cámara Minera. La pelea entre los personajes por ser el autor de la fiesta en honor al vino tenía aspectos de acción y de comedia, “soberbia, la actuación de Sampaolesi”, destacó Bergé.
Para Vargas “los actores estuvieron muy bien, parecían de otro lado”.
“Considerando que no tenemos acá una escuela de teatro, han estado todos muy bien, los actores principales y los secundarios también”, dijo Blanca Montenegro, titular de la Federación Agraria Argentina.
La actuación sobre escena se mereció un promedio de 9.25 puntos. Mientras que lo que menos puntaje obtuvo (7.75) fue la organización, “aunque va mejorando de a poco, año a año”, según dijo Montenegro. Además opinó que sería mejor ubicar más baños y más cerca de la gente.
Rubén Carrión, presidente de la Federación Económica señaló que “si bien yo estaba entre los invitados especiales y me llevaron en bus por Libertador, sé de mucha gente que se volvió cuando llegó al Jardín de los Poetas por las colas de autos que vio. No sé cómo, pero hay que ver una forma de mejorar los accesos. Me contaron que hubo hasta 2 horas de espera fuera del autódromo y a la salida otro tanto. Siempre es un despiole”.
“La entrada no fue tan difícil, para el que va temprano, pero a la salida se hizo engorrosa”, contó Vargas, aunque iba en la movilidad del jurado. Jorge Cocinero, del Colegio de Arquitectos, fue uno de los más duros al calificar el ítem organización: le puso 5. Dijo que en su opinión habría que pensar en otro lugar para la noche de cierre. “Podría ser en Albardón, que es un departamento no tan alejado del centro, es accesible y tiene lugares preciosos; pero hay que poner más plata para la infraestructura adecuada. En Mendoza, el Frank Romero Day se hizo en el cerro específicamente para cierre de la Vendimia”, comparó.
En el medio quedó la puntuación sobre el guión. Para algunos como Carrión “fue muy claro el mensaje, acertada la elección del vino, muy entendible, no como el año pasado (Sarmiento: un hombre y sus mundos)”. Para otros, como Bergé , “hubo mucho que quedó trunco, mucho parche. El barco y la cepa fueron lo mejor, pero aparecían personajes que nada que ver, que entraban y salían”, contó.
La escenografía se prestaba para ello, era casi un gran patio de juegos, con escaleras, una bodega que simulaba un escenario dentro del escenario y gigantes vertientes de vino sobre grandes copas. “Eso hay que reconocerlo porque hubo un esfuerzo importante para la escenografía”, advirtió Cocinero, del Colegio de Arquitectos. “Me encantó la idea de la bodega y de ese pasillo hacia los cerros”, apuntó Tomas.
Menos a Carlos Fagale, titular del Mozarteum, a los demás les convenció la selección musical con temas versionados de Raffaela Carrá, Azúcar Moreno, Leo Dan, Violeta Rivas, entre otros. “Recuerden que la Fiesta Nacional del Sol empezó hace unos 30 años cuando esos eran los temas de moda. Era una música tan linda, no violenta y romántica”, dijo Blanca Montenegro. “Fue acertado”, agregó Cocinero. “Me pareció bueno porque antes le faltaba diversión al espectáculo de la fiesta, era muy operética”, dijo Bergé. “Tuvo algo de ópera (por la versión de Edith Piaf) y de música popular, quedó bien con todos los públicos”, acotó Vargas.
Fagale fue el único que puntuó con 0 a la sorpresa del cierre con La Mona Giménez y apuntó que la FNS debería ser aún más promovida. A los demás no les disgustó ver a la Mona cantando en el final.
“La Mona, aunque viejita, le dio el toque especial porque no tenía cierre la historia y fue el moño, lo mejor”, dijo Vargas. El cordobés hizo bailar a todos. “¡Claro que bailamos!”, dijo Tomas. “Hasta Víctor Hugo Morales, que es tan circunspecto, bailó con La Mona”, contó el legislador.

Comentarios