En Ezeiza

Una pelea callejera terminó con un hombre asesinado de un tiro de una "pistola-lapicera"

El acusado sigue prófugo y el arma, de fabricación casera, todavía no fue hallada.
lunes, 2 de septiembre de 2019 · 23:57

Un hombre de 34 años, llamado Carlos Daniel Cuyupari, fue asesinado el domingo a la noche en la localidad de Ezeiza luego de recibir un disparo con una "pistola-lapicera" en medio de una pelea callejera. Según pudo averiguar Infobae, el acusado es un remisero del barrio que se encuentra prófugo de la justicia. En las últimas horas se hicieron cuatro allanamientos que dieron negativo. Tampoco se pudo encontrar el arma homicida de fabricación casera.

"Aunque parezca raro para el común de la gente este tipo de armas existen aunque no es muy común verlas. Lo que hacen los delincuentes es tomar las famosas lapiceras metálicas que viene con una especie de pestillo al costado y mediante un proceso, para nada complicado, la convierten en un arma a la que le cargan 3 balas. Por lo general son proyectiles de calibre 22 cortos porque se trata del más chico", dice un experto en armas.

Todo comenzó en la noche del domingo cuando Cuyupari decidió juntarse a charlar y tomar cerveza con unos amigos en la esquina de Río Hondo y Solis, en la localidad de Carlos Spegazzini. Cerca de las 21, el grupo se encontraba parado sobre el asfalto cuando cruzó por esa intersección un Renault 12 blanco que pasó demasiado cerca, al punto de rozarlos. Lograron reconocer el auto y también a su conductor. Se trataba de un hombre de 19 años apodado "Patalín", que trabajaba en una remisería de la zona. Inmediatamente se produjo una discusión que incluyó gritos e insultos pero sobre todo la promesa del conductor de volver.

Según la reconstrucción de la UFI 1 de Ezeiza, a cargo de la doctora Florencia Belloc y el secretario Federico Ricart, el remisero fue hasta la agencia, donde también trabaja su hermano apodado "Panchín", y le pidió que lo acompañe a pelearse. Antes de salir tomó la "pistola–lapicera" que habían fabricado entre los dos unos días antes.

 

Pistola-lapicera secuestrada en un allanamiento en Tucumán en abril (Gentileza La Gaceta de Tucumán)

Pistola-lapicera secuestrada en un allanamiento en Tucumán en abril (Gentileza La Gaceta de Tucumán)

Algunos minutos después, fueron caminando directamente a increpar al grupo de amigos. El primero en recibirlos fue Cuyupari. Casi sin mediar palabra, "Patalín" sacó de su bolsillo el arma y realizó un primer disparo fallido pero la bala no salió. Volvió a tirar de la rudimentaria corredera y efectuó un nuevo disparo que en esta oportunidad si se concretó e impactó en el abdomen de la víctima. Luego salieron corriendo y se fugaron.

Carlos Cuyupari fue trasladado de urgencia al hospital Interzonal de Ezeiza donde fue intervenido quirúrgicamente en dos oportunidades pero falleció en la madrugada del lunes.

La justicia contó con un testimonio clave para identificar a los dos autores del homicidio. Se trata de una joven de 28 años que esa noche formaba parte del grupo de amigos de la víctima pero que también conocía a los dos hermanos. Incluso, en la sede de la fiscalía, la mujer relató cómo días antes le habían mostrado la "pistola-lapicera", le habían enseñado el funcionamiento y hasta habían efectuado algunos disparos de prueba en presencia de ella.

Según pudo averiguar Infobae, hasta el momento se realizaron cuatro allanamientos aunque todos dieron resultado negativo. "La prioridad ahora es ubicar a estas dos personas. Tenemos los datos y creemos que serán encontrados en las próximas horas", confía una fuente policial.

Venta ilegal de "pistolas-lapiceras"

El 6 de abril pasado, la justicia tucumana desbarató una banda que se dedicaba a la comercialización ilegal, a través de redes sociales, de distintos tipos de armas en esa provincia. En los múltiples allanamientos que se realizaron, se incautaron distintos tipos de armas entre los que había una gran cantidad de "pistolas–lapiceras". Por esta causa quedaron detenidos seis personas, entre las que se encontraba un suboficial retirado de la policía, informó en ese momento el diario La Gaceta.

Según la información con la que cuenta la justicia tucumana, este tipo de arma tan peculiar se vendía al por mayor y tenía un precio de entre $2.000 y $3.000 cada una.

Fuente: Infobae

Comentarios