terrible

Una haitiana con VIH mordió a una médica

El violento suceso tuvo lugar en el Hospital Lagomaggiore de la ciudad de Mendoza. La doctora presentó una denuncia, pero la agresora no fue detenida.
jueves, 08 de noviembre de 2018 · 22:57

Un suceso inédito y, a la vez brutal y demencial, tuvo lugar este jueves en el Hospital Lagomaggiore, de la ciudad de Mendoza. En el mencionado centro de salud, una paciente que dio a luz, y que es portadora de VIH, mordió a una pediatra ante la negativa de retirarse del lugar con su hijo, sin el alta médica.

La agresora, de nacionalidad haitiana, no fue detenida, a pesar que la víctima radicó la denuncia.

Todo comenzó comenzó cuando el miércoles por la tarde, irrumpió en el recinto en forma intempestiva con el fin de llevarse a su hijo de pocos días de vida, que le restaban dos semanas para recibir el alta médica, ya que estaba en observación por haber nacido prematuro,

La irascible actitud de la mujer radicó principalmente en la presencia de representantes de la OAL, organismo local enfocado en la protección de niños y adolescentes, temiendo que la apartaran del menor, puesto que se encuentra en situación de calle.

Al recibir la negativa de las autoridades del centro de salud, ella intentó tomar a su bebé pero el menor fue objeto de forcejeo con médicos y personal policial presente. Entonces, ante el peligro que ello implicaba para la criatura los profesionales lo soltaron, y la violenta madre lo tomó con fuerza por el cuello.

Fue en ese momento que la pediatra Cristina Barrios, de 57 años, intentó sacarle el pibito y sufrió una mordida en su brazo izquierdo.

Así le quedó el brazo a la médica tras la mordedura.


En este sentido, la víctima relató que "me acerco a agarrar al bebé para auxiliarlo porque veía que lo apretaba y lo estaba dejando sin aire, y la mujer me muerde".

Por lo tanto, a la agresora le aplicaron un sedante, cuyo efecto no fue suficiente para calmarla, dado que a los pocos minutos regresó con el mismo objetivo de retirarse con su hijo, y en consecuencia, los agentes policiales la alejaron del hospital.

En tanto, la pediatra realizó la denuncia correspondiente, argumentando posteriormente que "vivimos con drogadictas todo el tiempo y un día van a entrar con un revólver y nos van a pegar un tiro".

Al respecto, Barrios remarcó que "la semana pasada otra drogadicta, a la que la OAL ya le había quitado el un niño sufrió el despojo de otro bebé porque no podía cuidarlo. La abuela de la criatura fue borracha a la OAL para que se lo entregaran y, obviamente, no lo hicieron, entonces golpeaba y rompía los vidrios; la jefa de servicio estaba afuera y yo adentro con la madre".

Por esta consecución de violentos episodios, se reforzaron las medidas de seguridad en el hospital.

Comentarios