Loco atropelló a nene de 11 años con su auto y huyó

El conductor luego fue detenido, pero a las horas recuperó la libertad mientras que el pequeño se debate entre la vida y la muerte.
martes, 29 de septiembre de 2015 · 08:16
Un nene lucha por su vida tras ser arrollado por un asesino al volante en la localidad bonaerense de Alejandro Korn, que posteriormente fue detenido pero a las pocas horas recuperó su libertad. La víctima, que se dirigía en bicicleta para iniciar su jornada de clases, permanece internado en el Hospital de Niños de La Plata, a causa de un traumatismo de cráneo ocasionado por la gravedad del impacto sufrido. 

El menor estrelló la cabeza contra el pavimento mientras el conductor incrementaba su marcha para posteriormente ocultar el vehículo. Los familiares del pequeño enfatizaron: "Sabía lo que había hecho”.

Kevin se desplazaba en bicicleta rumbo a la casa de su abuelo, como hacía todas las mañanas, para dejar allí el rodado y continuar en colectivo su camino rumbo a la Escuela N° 27 de Guernica. Faltaban pocos metros para arribar al domicilio de su ser querido cuando en la intersección de Indios Bares y la ruta provincial 210, en la localidad bonaerense de Alejandro Korn, salió despedido de su medio de movilidad como consecuencia del impacto ocasionado por un automóvil Ford Falcón rojo, cuyo conductor no detuvo su recorrido sino que por el contrario aceleró y se alejó del lugar mientras el pequeño de 11 años quedaba tendido en el asfalto, inconsciente y con heridas de gravedad en cabeza y tórax.

Inmediatamente testigos del incidente asistieron al menor, que fue trasladado en primera instancia al Hospital Ramón Carrillo de San Vicente pero dada la complejidad de su cuadro se lo derivó al centro de salud de niños Sor María Ludovica de La Plata. Al respecto, en las últimas horas debió ser intervenido quirúgicamente al padecer presión cerebral, a fin de estabilizarlo, su evolución es lenta y continúa conectado a un respirador artificial. 

Tapó el auto

Por su parte el automovilista, que fue identificado como Federico Cabral, de 31 años, fue detenido en su domicilio situado en Salvador Arcuri al 1800, en donde se halló el Falcón Rojo. En este sentido, el tío de la víctima, Víctor Hugo Mondaca, remarcó a Crónica: "Él se fue a su casa, metió el auto en el fondo y lo tapó. Eso demuestra que estaba consciente y sabía lo que había hecho”.

En el momento de su arresto, el acusado expresó, a modo de un argumento muy común y por demás indignante: "Dijo que no lo vio y se escapó porque tenía miedo de que lo golpearan”. No obstante, cinco horas después recuperaría su libertad mientras las autoridades judiciales comienzan a profundizar una causa por "lesiones culposas”, razón por la cual Mondaca reflejó, con desesperación, que "está libre y la preocupación nuestra es que vuelva a manejar. En ese caso tendríamos un asesino al volante suelto”.

Por si fuera poco, el automóvil no contaba con la verificación técnica ni seguro y la cédula verde estaba vencida, reflejando así una serie de irregularidades y de desidias de un conductor que no está detenido mientras su víctima lucha por sobrevivir.

Fuente: Crónica

Comentarios

Otras Noticias