La obligaron a verse cara a cara con su violador

jueves, 17 de septiembre de 2015 · 20:43
El testimonio de Leandra Marinelli, madre de una menor violada por su padre, agrega otro capítulo negro y una carga más a la vida de la adolescente en un caso que sacude a la ciudad de Vera, en el norte santafesino.

En abril de este año Manuel Díaz, un empleado del Ministerio Público de la Defensa de la ciudad de Vera, quedó detenido por estar acusado de violar a su hija de 15 años. A los pocos días, a pesar de la acusación, salió en libertad y una noche del mes de junio pasado volvió a atacarla en una plaza de la ciudad. Allí la violó hasta dejarla desmayada.

Ayer, según la denuncia de la madre, la chica fue engañada por su propia hermana, unos familiares de Díaz y su abogado defensor, quienes la obligarin a reencontrarse en la celda cara a cara con su violador, su padre, quien la amenazó para que cambie la versión de los hechos.

Según establece el informe de la Unidad Fiscal de Vera, "la menor/víctima concurrió a la comisaria y allí la estaba esperando no sólo su hermana, sino su abuela y una hermana de Díaz. En ese contexto, le exigen a la misma que cambie su versión de los hechos y que denuncie a su madre por someterla a la prostitución, consumo de estupefacientes y al fiscal interviniente”.

No conforme con esto, "por la fuerza generaron un encuentro con Díaz, su agresor y su victimario, quien le ratifica la estrategia y le entrega un porro y dinero, para que acuse a su madre. Y además le recuerda que si no lo hace, iba a matarla a ella y a su madre y luego se iba a suicidar”, expresa el informe.

"No podemos creer lo que hicieron, llegaron a un punto que nadie puede creer lo que pasa”, dijo la mamá de la víctima. La mujer denunció además que "están involucrados los que estuvieron en el servicio de la Alcaidía que permitieron que la nena suba a hablar con Díaz, y también los defensores y la hermana y mis otros familiares”.

Esta mañana, en el Ministerio Público de la Acusación de Vera se establecieron audiencias ante los hechos que ocurrieron en la Alcaidía de esa ciudad. Según pudo conocer Clarín, los fiscales denunciarían a los familiares de Díaz y al personal de servicio que permitió el encuentro entre el chacal y la víctima. Paradójicamente, padre e hija.

Ante la gravedad de los hechos denunciados, el Ministerio de Seguridad de la provincia dispuso esta tarde la intervención de la unidad de detención de la Unidad Regional XIX.

Comentarios