negociación

Llamados desde la Rosada para que no suban los autos

Las terminales, que siguen al dólar para armar su lista de precios, podrían aplicar un fuerte incremento en enero.
miércoles, 23 de diciembre de 2015 · 10:17

Una negociación discreta, entre bambalinas, pretende desactivar un incremento generalizado de precios en los vehículos a partir del 1° de enero, aseguraron a Clarín fuentes del Gobierno.

Las gestiones comenzaron a partir de una inquietud personal del presidente Mauricio Macri, quien conoce a fondo los resortes que mueven a esta industria (a medidados de los ‘90 fue presidente de Sevel, la empresa que pertenecía a su padre). Macri sabe que las automotrices suelen armar su lista de precios tomando como referencia la cotización del dólar oficial, que en la última semana trepó casi 40% tras el levantamiento del cepo cambiario.

Este comportamiento de las fábricas automotrices quedó en evidencia en febrero de 2014: apenas habían transcurrido unos días desde que el ex ministro Axel Kicillof devaluara 20% el valor del peso, y las listas de precios que llegaron por entonces a las concesionarias se incrementaron 20%.

¿Por qué se sigue al dólar, cuando tanto los salarios como los impuestos que pagan las terminales son en pesos? Porque un 80% de las piezas que tiene cada auto fabricado en el país son importadas, de modo que su costo está atado al valor del dólar. Además, 60% de los vehículos que venden fábricas y concesionarias directamente son importados. Por ese motivo, la gestión desde el Gobierno está focalizada en las 11 terminales agrupadas en Adefa.

Este mes los precios no se movieron, pero para enero los incrementos podrían ser muy fuertes. "El viernes pasado salieron las listas de precios a los concesionarios, ajustadas con la devaluación”, contaron desde una de las terminales.

"El comentario generalizado, por supuesto de manera informal, es de un incremento promedio del 20%”, se sinceró otro directivo.

En ese esfuerzo por contener las subas, el Gobierno cuenta con una herramienta propia, como son los impuestos internos. El 31 de diciembre vence el plazo para las actuales alícuotas, y ya hay rumores de que Macri podría retrotraer a cero aquel esquema que diseñó Kicillof (ver recuadro).

También cuentan con un aliado circunstancial, los dueños de las concesionarias. La semana pasada, horas antes de la devaluación, desde la Asociación de Concesionarios de Automotores (ACARA) buscaron atajar un posible aumento: "Los autos ya están muy caros en dólares”, planteó su secretario, Rubén Beato. Eliminado el cepo, ese análisis sigue siendo válido: con el cierre del dólar de ayer, los cero kilómetro más baratos del mercado superan los 12.000 dólares, aun antes de cualquier incremento abrupto.

Pero esas acusaciones entre socios (las concesionarias son el canal de venta de las fábricas) procuran además responsabilizar al otro por las distorsiones que se generaron en el mercado con la falta de dólares: las concesionarias acusan a las terminales de que no les entregan todos los autos que les piden. Y las terminales acusan a los vendedores de esconder unidades, para poder venderlas con sobreprecios.

El cambio de Gobierno también está generando un cambio en ese esquema, si bien todavía no se concretó: va a haber más vehículos. "Con la caída de las declaraciones juradas de importación van a ingresar de golpe 10.000 unidades que estaban paradas en la Aduana. Son demasiados autos como para que alguien pueda seguir guardándoselos, como sucede hoy”, ironizó el directivo de una terminal.

Comentarios