Fantasmas y exorcismo en una casa de Castelar

Los objetos se mueven solos, las sombras son constantes y la familia tiene ganas de mudarse. No hubo más remedio que exorcizar.
jueves, 12 de noviembre de 2015 · 07:37
Hace menos de un mes la actividad paranormal en una casa de Castelar Sur comenzó a incrementarse de maneras dramáticas. Dos videos que fueron acercados a nuestra redacción muestran una forma luminosa y brumosa que se mueve sobre la cama de un niño de tan sólo 6 años. El mismo integrante de la familia disfruta dibujando cruces en las paredes de los dormitorios.

La repetidas denuncias de apariciones captaron la atención de nuestro equipo periodístico y por eso decidimos comunicarnos con el Obispo Manuel Acuña. Paralelamente, invitamos desde Uruguay al técnico especialista en campos electromagnéticos, Gustavo Farias para corroborar la experiencia.  

Al llegar a la casa, entrevistamos uno por uno a los integrante del hogar, nos contaron que las presuntas "manifestaciones" aparecen siempre en espacios reducidos, especialmente en los dormitorios.

En segundo termino, solicitamos que nos entreguen los celulares con los que realizaron las filmaciones originales para descartar alteraciones del material. Sobre eso, no pudimos verificar nada anómalo y tampoco encontramos aplicaciones de ningún tipo que permitan generar este tipo de "fantasma".

El aporte del técnico uruguayo, poder comprobar la realidad de una energía que se movía por todos los ambientes, sumado al interés periodístico del caso, sirvieron para detonar un exorcismo. El Obispo Acuña y su equipo, sacaron de sus valijas gran cantidad de textos, cruces y comenzaron a orar.

Poco a poco la vivienda se fue saturando de humo proveniente del incensario, las oraciones se convirtieron con el paso del tiempo en un mantra y mas de una vez, la ceremonia se detuvo para poder ayudar a los familiares que manifestaban un preocupante estado de angustia.
 
Una hora después, el ritual finalizó en plena calle, con el tránsito interrumpido por la curiosidad, y con una vivienda habitada por seis personas y libre de fantasmas.


Fuente: Crónica

Comentarios