de no creer

Detuvieron por ladrona a la "Gatúbela" verdadera

Es una australiana llamada Monique Marina Agostino, que ahora cambió las redes por las rejas.
viernes, 25 de septiembre de 2020 · 13:44

Monique Marina Agostino era una modelo de Instragram conocida por sus fotos sensuales en las playas de Australia o disfrazada de Gatúbela. Sin embargo, su fama creció por hechos fuera de las redes: fue detenida y condenada a dos años de cárcel por una serie de robos que cometió junto a una banda de adolescentes en locales de Sídney en 2018.

Al poco tiempo esta mujer de 25 años y madre soltera fue liberada bajo fianza, mientras apelaba su sentencia. A principios de mes, fue arrestada nuevamente por no haber comparecido ante el tribunal que la juzgaba, según publicó el sitio australiano news.com.au.

Una serie de robos

La mujer ejercía como chofer de la banda, aunque también puso manos a la obra. Agostino fue captada por las cámaras de una pizzería que robo en Killarney Heights el 6 de noviembre de 2018. En un raid delictivo, esa misma noche también robaron un almacén y dos bares.

Pese a que usaba guantes y tenía la cara tapada para cometer los atracos, cayó por un error garrafal: usó una tarjeta de crédito robada en uno de los locales para comprar un combo en un McDonald’s por un valor de 11,55 dólares.

La modelo, que tenía miles de seguidores en Instagram, fue también reconocida culpable de otros tres delitos: el robo de una campera en un local, la tenencia de drogas como metanfetamina y diazepam y la portación de un cuchillo dentro de un supermercado.

Sus abogados apelaron y Agostino recuperó su libertad bajo fianza a principios de este año. Pero, como no se presentó ante el tribunal, fue nuevamente arrestada el 5 de septiembre luego de que se emitiera una orden de captura.

Una delincuente “amateur”

Su abogado, Pawel Kulisiewicz, dijo que Agostino siempre quiso asistir a la corte y argumentó que los delitos que había cometido eran propios de un delincuente “amateur”. También que sufría “ansiedad y depresión” tras las rejas.

Su estrategia dio resultado: la jueza Dina Yehia redujo finalmente su sentencia a 12 meses, con un período sin libertad condicional de seis meses. Esto significa que, con el tiempo que ya pasó detrás de las rejas, podrá salir de la cárcel de Silverwater, en Sídney, el próximo mes de octubre.

Mientras, los magistrados le recalcaron que no podía seguir culpando a otros por sus ofensas y malas decisiones, y que les había prometido poner orden en su vida.

Más de

Comentarios