Golpe a la intimidad

Hackers rusos robaron fotos a Meghan y Harry

Ocurrió en septiembre de 2018 y parte de las imágenes fueron ventiladas en Tumblr.
martes, 11 de agosto de 2020 · 16:58

No se salvó ni la realeza de los hackers y sus golpes a la intimidad. Cientos de fotografías de Meghan Markle y el príncipe Harry, incluyendo varias de la Reina Isabel II, fueron robadas por piratas informáticos rusos hace dos años.

Este atraco cibernético fue revelado en el libro Finding Freedom: Harry and Meghan and the Making of a Modern Royal Family, la inquietante biografía no autorizada de la pareja que abandonó la realeza el año pasado.

En el texto escrito por Omid Scobie y Carolyn Durand, y que supuestamente no cuenta con las aportaciones de los protagonistas, se relata la forma en que su intimidad fue usurpada en septiembre de 2018 y parte de ésta ventilada en Tumblr días después.

Una fuente cercana a la pareja declaró a los autores del libro biográfico que esto significó una “llamada de atención” a la seguridad manejada por la realeza, ya que los hackers tuvieron acceso a una cuenta configurada para guardar el álbum fotográfico de la boda de Meghan y Harry, capturado por el aclamado fotógrafo de moda, Alexi Lubomirski.

“El 12 de septiembre de 2018, un programador de computadoras con sede en Rusia logró piratear una cuenta de almacenamiento en la nube en línea que contenía más de doscientas fotos invisibles de Harry y Meghan que habían sido tomadas por el fotógrafo Alexi Lubomirski”, se lee en el libro Finding Freedom.

De acuerdo con el Daily Mail, existen varias instantáneas de la famosa pareja que ahora vive en Estados Unidos, pero también algunas de la Reina Isabel II, las cuales fueron tomadas como falsas porque algunos detalles no eran visibles.

La pareja, en las imágenes, comparte momentos entrañables durante el día de su compromiso y también el día de su boda, especialmente en la íntima recepción que celebraron en Frogmore House.

Entre las instantáneas también aparecieron algunas tomas que fueron descartadas porque no fueron estéticamente apreciables, como en las que los novios tienen los ojos medio cerrados o que hacen algunas poses nada favorables.

Estos detalles hicieron dudar sobre la veracidad de estas fotografías, pero no por esto el tema dejó de preocupar al Palacio de Kensington, ya que su sistema de seguridad sufrió una gran falla de vulnerabilidad.

Para Meghan y el príncipe Harry también significó un peligro latente de su intimidad aunque sólo se publicaron un parte de las fotografías robadas. “(Estuvieron) alarmados al escuchar que era tan fácil obtener archivos tan personales de ellos”, confesó la misma fuente a Omid Scobie y Carolyn Durand.

Fuente: Infobae

Comentarios

Otras Noticias