Miles de usuarios

Cariño de pago: en Estados Unidos ya se compran abrazos y se alquilan amigos

Hay aplicaciones que ayudan a combatir un mal que afecta a casi la mitad de los adultos del país.
miércoles, 28 de agosto de 2019 · 15:37

La soledad se convirtió en una epidemia en los Estados Unidos. Las autoridades sanitarias alertaron del problema en el país del norte y aseguran que puede ser incluso más dañino que la obesidad o el tabaquismo. Y en medio de esa crisis aparecieron varios emprendedores que aprovecharon la oportunidad: se compran abrazos y se alquilan amigos, entre otras cosas.

Chuck McCarthy fue uno de esos que supieron aprovechar el momento. Este hombre es el creador de The People Walker, una compañía que ofrece un compañero o compañera para caminar y charlar durante un rato. "Tal vez me convierta en paseador de gente", le dijo en broma a su novia en 2016. Al soltar la frase, no sabía que ese se convertiría en su nuevo y exitoso oficio.

Comenzó solo, cobrando 30 dólares la hora y ahora tiene todo un equipo. Hasta 2018 contaba con 35 "paseantes" y hoy su compañía cobra entre 7 y 21 dólares por acompañar a caminar a otra persona en Los Angeles.

Chuck McCarthy y su emprendimiento que comenzó como una broma y terminó convirtiéndose en su nuevo oficio. (AFP PHOTO / Robyn Beck)

Chuck McCarthy y su emprendimiento que comenzó como una broma y terminó convirtiéndose en su nuevo oficio. (AFP PHOTO / Robyn Beck)

"Empezamos con esto porque pensamos que podría haber personas como nosotros, que necesitan motivación para salir de la casa, hacer ejercicio y hablar con otro cara a cara. Gente que a veces solo quiere la seguridad de un compañero, porque no quiere hacerlo sola, pero que no siempre pueden coordinar con amigos o familiares", explica el sitio web en el que los usuarios pueden elegir recorridos y compañeros y hasta regalar un paseo a otra persona.

La terapeuta Tracy Ruble también es una de esas emprendedoras en el negocio de la soledad. En 2015 fundó Sidewalk, una compañía que propone reuniones para que la gente pueda charlar en la calle con desconocidos.

El grupo Sidewalk Talk, en las calles, charlando con quien lo desee.

El grupo Sidewalk Talk, en las calles, charlando con quien lo desee.

Su primer paso fue el de juntarse con unos amigos y sentarse en la calle frente a sillas vacías desplegadas para que quienes quisieran conversar con ellos, lo hicieran. Tuvo éxito y hoy su organización funciona en varios países, con miles de voluntarios que son capacitados para abordar situaciones de crisis mentales.

"Cuando tienes tres empleos para poder subsistir quedas agotado y no tienes ganas de juntarte con nadie. Tenemos que construir una infraestructura para la gente necesitada. No puede haber el nivel de mendigos que hay en la calle", dice Ruble, según reproduce El País, sobre la problemática que genera esta enfermedad en los Estados Unidos.

Otra iniciativa con éxito para combatir este mal es el denominado Tinder de amigos: Rent a Friend. Es una compañía fundada en 2009 en los Estados Unidos que cuenta con más de 600.000 usuarios en varios países del mundo.

Cada uno de ellos debe pagar entre 10 y 50 dólares por hora si el encuentro se realiza. Eso sí, deben cumplir con un estricto protocolo de seguridad: reunirse en un lugar público, tener el celular a mano, decirle a un conocido dónde va a estar y a qué hora planea regresar, entre otras cosas.

Allí los usuarios hablan con varios candidatos y cuando encajan con uno, contratan su servicio.

Otro gran emprendimiento en un país que no está acostumbrado al contacto físico es el de las "fiestas de abrazos". Este tipo de encuentros nocturnos, creados hace 15 años, tienen como objetivo “conocer y crear lazos”, explica Adam Paulman, quien hace de participante y vigilante en estas fiestas desde hace cinco años.

Fiestas de abrazos en los Estados Unidos. (Facebook)

Fiestas de abrazos en los Estados Unidos. (Facebook)

Paulman, de 65 años, asistió a una fiesta de abrazos en San Diego donde una treintena de personas pagaron 20 dólares para tocarse unos a otros sin intenciones sexuales.

"En Estados Unidos no existe la cultura del tacto, que es un tipo de comunicación más allá de las palabras. En las fiestas de abrazos puedes pedir que te toquen y aprender cómo te gusta que lo hagan”, sostiene Paulman. Los asistentes, que acuden en pijama para no potenciar el deseo sexual, suelen tener entre 35 y 70 años. "Si hay alguien muy entusiasmado, le pedimos que se siente".

Todas estas aplicaciones y esos emprendimientos son furor en los Estados Unidos. Allí, según una encuesta de Cigna e Ipsos, más de la mitad de los adultos consideran que nadie los conoce realmente y un 46% reconoce sentirse solo a veces o siempre. 

El informe indica que los centennials (de 18 a 22 años) son los que se sienten más solos, sin importar qué tanto interactúen en las redes sociales. El factor que define que una persona se sienta más o menos sola, según el estudio, es la frecuencia con que sostiene relaciones personales cara a cara. 

Fuente: Clarín

Más de

Comentarios