el amor no tiene edad

Anciano de 100 años se casó con su novia de 103

Viven en una residencia y ambos seguirán conservando sus respectivos apartamentos para dormir, mientras pasan juntos el resto del día.
jueves, 11 de julio de 2019 · 09:20

Sabemos que el amor no tiene edad, y lo demuestran las innumerables parejas que se conocen en la adolescencia y pasan juntos toda la vida. Ahora hemos conocido el caso contrario: el de dos personas que han esperado casi cien años para conocerse pero que siguen teniendo la misma ilusión que cualquier joven.

John tiene 100 años y es veterano de la Segunda Guerra MundialPhyllis cumple los 103 en el mes de agosto. Pero la edad no ha sido obstáculo para que ambos hayan dado el paso de contraer matrimonio: desde la pasada semana son el señor y la señora Cook y han celebrado su enlace en la residencia para personas mayores en la que viven en el estado de Ohio, en Estados Unidos.

John ha explicado a la CNN que la semana pasada fueron al juzgado a pedir cita para la boda, pero les dijeron que podían hacerlo allí mismo en ese instante: "No era el plan, pero llegamos aquí y nos dijeron: 'podríamos casaros aquí'. Y me dije, bien, hagámoslo". Llevaban un año como pareja y era una decisión que tenían muy clara.

Tienen buenos genes

La novia explica cómo decidieron dar el paso: “Para decir la verdad, nos enamoramos el uno del otro. Sé que muchas personas piensan que puede ser un poco exagerado para alguien de nuestra edad, pero nos enamoramos". La edad no debe ser un problema, atendiendo a la genética de la familia de Phyllis, ya que su madre vivió hasta los 106 años.

Sus historias por separado tienen varias cosas en común. Ambos se casaron dos veces a lo largo de su vida y ambos se quedaron viudos dos veces. Por eso, ahora se sienten afortunados: "Simplemente somos compatibles de muchas maneras, nos encontramos disfrutando de la compañía del otro", explica John.

Lo que no harán será trasladarse a vivir juntos: ambos conservarán sus respectivos apartamentos en la residencia en la que conviven y pasarán juntos el resto del día: durante las comidas, sentados en los bancos del parque, dando paseos con sus carritos eléctricos de movilidad, etc. Su única ambición es disfrutar juntos de todo su tiempo.

Fuente: El Confidencial

Comentarios