En Illions

Llevó su auto al mecánico, dejó la cámara del interior prendida y descubrió algo insólito

El taller le ofreció servicios gratuitos como compensación por las molestias.
martes, 07 de mayo de 2019 · 14:50

Karol Zwolinski, de Illions, Estados Unidos, llevó su auto al taller mecánico porque necesitaba que le arreglen la junta de la culata, un elemento fundamental para el buen funcionamiento del motor. Pero cuando pasó a retirarlo descubrió algo insólito.

El hombre decidió hace tiempo ponerle una cámara interior a su Ford Focus RS y terminó siendo una buena idea. El mecánico del Hawk Ford, ubicado en el pueblo Oak Lawn, cumplió con su deber: revisó el auto y lo arregló. Pero además, lo uso como autoescuela.

El empleado, de quien no se sabe la identidad, aprovechó para darle clases de manejo a uno de sus compañeros del taller, lo que está completamente prohibido ya que se necesitan permisos legales. Además de no ser su vehículo.

Durante el video que dura en total 11 minutos, le explica cómo usar un auto manual, por ejemplo cómo cambiar velocidades o cómo usar el acelerador y el freno. "Si chocamos este auto, es posible que ambos tengamos que pagar por él, pero no te preocupes que es nuevo", dijo en un momento.

El recorrido de ambos hombres con el auto de Karol Zwolinski (YouTtube).

El recorrido de ambos hombres con el auto de Karol Zwolinski (YouTtube).

Zwolinski explicó que, cuando se lo entregaron, todo parecía en orden e incluso él mismo vio que el kilometraje no se había movido. No fue sino hasta que revisó la grabación que supo que habían conducido 14 kilómetros y escuchó el diálogo.

"En ese momento, sentí una sensación de malestar en el estómago (...) Dejé mensajes de voz y correos electrónicos y nadie me devolvió la llamada, así que decidí publicarlo en YouTube después de una semana de espera", explicó Zwolinski indignado.

El taller mecánico Hawk Ford (YouTtube).

El taller mecánico Hawk Ford (YouTtube).

Y siguió: "Esto es muy poco profesional y poco confiable, te aseguran que todo será genial y que harán lo correcto con un automóvil de 50 000 dólares que ni siquiera les pertenece. Si no tuviera una dashcam, nunca hubiera sabido lo que realmente sucedió".

También añadió que más tarde y sólo luego de que la noticia se dio a conocer, el taller le habló ofreciéndole servicios gratuitos como compensación por las molestias.

Comentarios