Una cosa de locos

Descubrió que estaba embarazada a 19 días de parir

Ocurrió en Brasil, donde la mujer presentaba ciclos menstruales regulares al tiempo que tomaba pastillas anticonceptivas. A casi un mes de la noticia, su hijo Gabriel, nació con tres kilos y 47 centímetros.
viernes, 03 de mayo de 2019 · 21:54
En Curitiba, Brasil una mujer de 27 años fue notificada durante una visita a su ginecológica que estaba embarazada de ocho meses. Diecinueve días después, su hijo, Gabriel, nació el pasado 23 de abril con tres kilos y 47 centímetros. La noticia fue doble porque la fecha de parto estaba prevista entre el 5 y 15 de mayo.

Lana Maria Wigand, aseguró a la prensa local que quedó impactada con la noticia debido a que sus ciclos menstruales eran regulares y tomaba pastillas anticonceptivas por lo que "nunca" podría estar embarazada.

Más tarde, recordó que en los últimos meses había engordado cuatro kilos, pero penso que era porque ya no hacía ejercicio, mientras que con su pareja Arthur Felipe Wogram, también de 27, estaban haciendo una dieta desprolija.

Esta situación tuvo un primer episodio diagnosticado como un "cólico" por lo que tuvo que visitar a un gastroenterólogo. A penas días después, notó "diferente" su flujo vaginal y si dudarlo se puso en contacto con su ginecóloga a quien no veía desde hacía un año.

Según manifestó Wigand: "Al llega, la doctora apretó mi panza y espantada me dijo que estaba muy, pero que muy embarazada".

Por su parte, la doctora, Flavia Martins Vieira Bueno aseguró: "El bebé creció presionando los órganos internos, lo que potenció los síntomas de gases, ardor de estómago y estreñimiento intestinal". "Es muy delgada y siempre ha hecho actividad física", por lo que "su fuerte musculatura abdominal hizo que el útero creciese, pero la tripa no fuese hacia fuera", dijo la especialista sobre las características de su paciente.

Por otra parte, Martin Vieira Bueno aseguró que no existe un método anticonceptivo 100% efectivo y destacó que la menstruación regular que Wigand presentó, a pesar de estar embarzada, era de un periodo escaso debido al uso de estas píldoras, mientras que durante los últimos dos meses en los que el flujo prácticamente disminuyó la flamante mamá temío por su salud, "yo no iba al ginecólogo hace un año, y como ya he tenido quistes en la adolescencia, me preocupaba", pero sin sospsechar que tendría un hijo

 

Al salir de la clínica Lana fue directo a su casa para contarla a Arthur. La más incríble es que "salí del hospital con la carita de mi hijo impresa en el examen y sabiendo que era un nene".

Según recordó, al llegar a la propiedad le pidió a su novio que tomara asiento porque tenía que contarle algo realmente serio.

"Cuando le mostré el examen se puso radiante. Después, cuando le dije que nacería en el mes siguiente, se quedó mirando la estantería, completamente sin reacción", dijo entre risas la joven. 

Tras contarle la novedad a familiares y amigos, todos esperaban a Gabriel, según habían anunciado los médicos entre el 5 y 15 de mayo, de otro noticia los sorprendió ya que finalmente el parto fue el último 23 de abril. 

Algunos de sus allegados recordarón que en el hospital había mujeres embarazadas de 6 meses con mucha más panza que Lana mientras dio a luz por cesárea. Según los flamantes padres "todo paso en cuestión de 10 minutos".

"Gabriel nació en la misma maternidad que nací en Curitiba. Él tiene mis ojos y la boca de la madre", recordó Arthur. 

Más tarde la pareja dijo que a finales del año pasado querían comprarse una casa nueva y siempre buscaban que tuviera un cuarto más: "Queríamos una oficina junto con el estudio de música. Compramos la casa y nunca conseguimos arreglar todo, parecía que en realidad no era para ser lugar de eso, sino el cuartito de nuestro hijo".

Como algo del destino, Arthur quería un auto deportivo, pero "al final compré sedan. Incluso un coche grande, con porta-maletas". "Todavía le dije en broma a Lana: 'parece un coche familiar'. Dios debía estar viendo nuestra vida" dijo el padre de Gabriel.

Afortunadamente, contaron con la ayuda de muchas personas que en forma solidaria les entregó donaciones.

En esos 19 días que tenían para organizar todo recibieron desde la cuna, hasta la bañera y el carrito de bebé.

"Nuestro hijo no tiene ropa de marcas conocidas o muebles combinando, pero tiene lo que importa que es el amor. Estamos viviendo ese momento", dijo emocionada y agradecida Lana. 

Por último, la pareja ahora organiza eventos, en colaboración de sus amigos quienes cocinan y realizan todo tipo de funciones para recaudar dinero y de esta manera enfrentar las gastos de la criatura.

Agradecidos por "tanta tener a gente a nuestro alrededor" y porque "Lana tuvo la mejor gestación de la historia, no tuvo dolor, no tuvo panza, estrés, antojos, náuseas ni nada. Fuimos padres en 19 días. Estoy realizado y muy feliz", concluyó Arthur.  

Comentarios