iglesia

Los Legionarios de Cristo piden perdón por los abusos

La cantante y conductora mexicana, Ana Lucía Salazar, denunció en un grupo de Facebook que fue abusada sexualmente cuando tenía 8 años, por el Padre Fernando Martínez.
sábado, 11 de mayo de 2019 · 14:10

Luego de que en redes sociales hayan denunciado al Padre Fernando Martínez Suárez, quien era miembro de Los Legionarios de Cristo, por el supuesto caso de abuso a una menor sucedido en Cancún, la congregación emitió un comunicado en el que indicó que harán una investigación exhaustiva para determinar la veracidad de la acusación.

La cantante y conductora mexicana, Ana Lucía Salazar, denunció en un grupo de Facebook que fue abusada sexualmente cuando tenía 8 años, por el Padre Fernando Martínez.

Luego de la acusación de la conductora la congregación indicó que el P. Fernando Martínez Suárez, tiene actualmente 79 años y vive retirado en una casa religiosa en Roma, Italia, asimismo indicaron que no ejerce ningún ministerio pastoral.

Sin embargo, por las acusaciones la congregación se comprometió para poder investigar con ayuda de una agencia externa el supuesto caso de abuso infantil que sufrió la conductora.

“Considerando estas acusaciones, la Congregación de los Legionarios de Cristo ha decidido realizar una investigación exhaustiva según nuestra actual política de Ambiente Seguros, que será llevada a cabo con ayuda de una agencia externa”, se lee en el comunicado.

El texto:

Res­pec­to a la in­ves­ti­ga­ción ex­haus­ti­va so­bre las acu­sa­cio­nes pre­sen­ta­das en con­tra del padre Fer­nan­do Mar­tí­nez Suá­rez, L.C., la Con­gre­ga­ción de los Le­gio­na­rios de Cris­to co­mu­ni­ca lo si­guien­te:

Pe­di­mos per­dón a cada per­so­na que haya su­fri­do un abu­so por el P. Fer­nan­do Mar­tí­nez Suá­rez, y a cada víc­ti­ma de un miem­bro de nues­tra Con­gre­ga­ción. Todo abu­so es in­to­le­ra­ble y lo con­de­na­mos de for­ma con­tun­den­te. Hie­re gra­ve­men­te a quien lo ha su­fri­do y a toda la so­cie­dad, y el do­lor pro­fun­do se agra­va cuan­do no lo­gra­mos aco­ger, es­cu­char, creer, pe­dir per­dón y acom­pa­ñar a la per­so­na que ha sido víc­ti­ma de un abu­so.

Tal y como se anun­ció en el pri­mer co­mu­ni­ca­do del 4 de mayo so­bre el caso del P. Fer­nan­do Mar­tí­nez Suá­rez, los Le­gio­na­rios de Cris­to he­mos so­li­ci­ta­do una in­ves­ti­ga­ción ex­haus­ti­va ex­ter­na. Esta in­ves­ti­ga­ción será rea­li­za­da por Prae­si­dium, una agen­cia es­ta­dou­ni­den­se re­co­no­ci­da en el cam­po de la pre­ven­ción y ac­tua­ción con­tra abu­sos se­xua­les de me­no­res. Tie­ne la fi­na­li­dad de es­cla­re­cer las acu­sa­cio­nes pre­sen­ta­das, es­cu­char a las per­so­nas afec­ta­das y eva­luar la ac­tua­ción de la Con­gre­ga­ción. Ade­más, co­la­bo­ra­re­mos ple­na­men­te con las au­to­ri­da­des ci­vi­les y ecle­sia­les.

Nues­tra pe­ti­ción de per­dón con­lle­va el com­pro­mi­so de ha­cer la ver­dad y jus­ti­cia ne­ce­sa­rias en todo ca­mino de sa­na­ción y re­con­ci­lia­ción. Por ello, en re­la­ción con el caso del P. Fer­nan­do Mar­tí­nez Suá­rez:

3.1. Prae­si­dium lle­va­rá a cabo una in­ves­ti­ga­ción ex­ter­na, pro­fe­sio­nal y ex­haus­ti­va.

3.2. Prae­si­dium ofre­ce un ca­nal de es­cu­cha y de­nun­cia para este caso. Cual­quier per­so­na que desee pre­sen­tar una de­nun­cia o apor­tar da­tos a la in­ves­ti­ga­ción en cur­so pue­de ha­cer­lo di­rec­ta­men­te a tra­vés de la si­guien­te di­rec­ción de co­rreo elec­tró­ni­co: ses­pi­no­za@prae­si­diu­minc.com.

3.3. Ha­ce­mos pú­bli­cos los tiem­pos y lu­ga­res en los que el P. Fer­nan­do Mar­tí­nez Suá­rez ha ejer­ci­do el mi­nis­te­rio sa­cer­do­tal, se­gún nos cons­ta en nues­tros ar­chi­vos, para fa­ci­li­tar po­si­bles de­nun­cias:

1965 – 1969, Ciu­dad de Mé­xi­co, Ins­ti­tu­to Cum­bres

1969 – 1971, Sal­ti­llo (Coahui­la), Su­pe­rior de co­mu­ni­dad y co­le­gio

1971 – 1974, Ciu­dad de Mé­xi­co, Ins­ti­tu­to Cum­bres

1974 – 1976, Sal­ti­llo (Coahui­la), Su­pe­rior de co­mu­ni­dad y co­le­gio

1976 – 1991, Ciu­dad de Mé­xi­co, Sec­ción de jó­ve­nes

1991 – 1993, Can­cún, Quin­ta­na Roo, Ins­ti­tu­to Cum­bres

1993 – 2016, Sa­la­man­ca (Es­pa­ña), Ad­mi­nis­tra­dor y con­fe­sor (2007-2016) en el no­vi­cia­do y cen­tro de hu­ma­ni­da­des. • Di­ciem­bre 2016 – hoy, Roma (Ita­lia), sin mi­nis­te­rio pas­to­ral.

3.4. Una vez con­clui­da la in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por Prae­si­dium, se da­rán a co­no­cer las con­clu­sio­nes de la in­ves­ti­ga­ción, res­pe­tan­do los de­re­chos de las víc­ti­mas y otras per­so­nas afec­ta­das, y se in­for­ma­rá so­bre cómo la Con­gre­ga­ción pon­drá en prác­ti­ca las re­co­men­da­cio­nes de la agen­cia ex­ter­na.

Cons­cien­tes del com­pro­mi­so que te­ne­mos como Igle­sia y por nues­tra his­to­ria ins­ti­tu­cio­nal, es­ta­mos fir­me­men­te com­pro­me­ti­dos con el cui­da­do y la pro­tec­ción de cada uno de los ni­ños y jóve­nes que par­ti­ci­pan en nues­tras ac­ti­vi­da­des a tra­vés de una exi­gen­te Política de Am­bien­tes Se­gu­ros, im­ple­men­ta­da des­de 2015. Esta cons­ta de me­di­das in­te­gra­das de aco­gi­da a las víc­ti­mas, pre­ven­ción de abu­sos, for­ma­ción con­ti­nua, có­di­gos de con­duc­ta y pro­to­co­los de ac­tua­ción in­me­dia­ta en el caso de de­nun­cias que lle­gan a nues­tros ca­na­les de es­cu­cha. So­mos cons­cien­tes de que en este cam­po siem­pre se debe se­guir me­jo­ran­do y apren­dien­do de las de­fi­cien­cias del pa­sa­do. Aún que­da mu­cho ca­mino por de­lan­te, pero te­ne­mos el fir­me pro­pó­si­to de se­guir re­co­rrién­do­lo..

Comentarios