salud

Conocé estos 5 hábitos para ser más saludable

El proceso para reeducar a un cuerpo acostumbrado a rutinas de comida poco saludable es duro y muchas veces frustrante, en especial cuando pareciera que la principal manera de vivir bien es comer bien.
jueves, 21 de marzo de 2019 · 11:51

Las dietas son abrumadoras, y nadie que haya cambiado sus hábitos alimenticios podría negarlo. Es fácil perderse en las “modas” de lo que uno debe o no comer: palta, aceite de coco, no gluten o sí chía. Las temporadas de los superalimentos cambian todo el tiempo, y las opciones de la “mejor dieta” y “la comida más saludable” también. 

Aunque la comida es, sin duda alguna, parte vital de cualquier plan de bienestar, hay consejos para la tranquilidad de la mente y el cuerpo que nada tienen que ver con los hábitos alimenticios. Son algunas reglas de oro que no cambiarán la próxima temporada y que se asegura que mejoran la calidad de vida. 

1. Cuidar el sueño

Dormir bien es uno de los pilares más importantes de la salud (tal vez sea el más importante de todos). Aunque uno coma el pollo orgánico de mejor calidad, prácticamente ningún suplemento alimenticio sustituye las buenas noches de sueño con horarios constantes.

La mayoría de los adultos necesitan entre 7 y 9 horas de sueño al día para mantener su energía. Y la cantidad de horas es tan importante como el horario para despertarse. Si es demasiado tarde el cuerpo recibe la señal de producir más cortisol, lo que altera la calidad del sueño. Así que ir a dormir temprano y despertar temprano también son elementos a considerar. 

2. Evitar el estrés

Si una buena rutina de sueño es lo mejor para la salud, el estrés es probablemente lo peor. En una de las situaciones más claras de cómo la mente afecta a niveles indecibles al cuerpo, el estrés tiene efectos directos en las glándulas suprarrenales, lo cual provoca un aumento de cortisol.

El cortisol elevado genera efectos como disminuir o detener la digestión y la absorción de nutrientes, alterar las calorías (o exigirle al cuerpo un consumo más alto de las mismas) y disminuir las funciones hepáticas, lo que equivale a que los cuerpos sean menos capaces de desechar toxinas. 

Las formas de disminuir el estrés se ajustan a cada personalidad; la lista es larga e incluye desde yoga y meditación hasta terapia o pasatiempos específicos. Lo único claro es que disminuir el estrés es uno de los pilares de una vida saludable. 

3. Hacer ejercicio

Este punto se refiere a un ejercicio más completo que yoga dos veces a la semana. El verdadero ejercicio que beneficia tanto el cuerpo como la mente es el cardiovascular, y el tiempo recomendado es alrededor de 150 minutos a la semana.

Si bien las rutinas como el yoga o la meditación son increíbles para reducir el estrés, no provocan los latidos de corazón que producen beneficios cardiovasculares.

Y aunque los ejercicios de peso son críticos para la fuerza y la masa muscular, las actividades que aceleran el ritmo cardiaco son las más saludables. Algunas opciones son el baile, la zumba, las caminatas o las rutinas de correr. 

4. Establecer propósitos

Tener un propósito claro (aunque pueda cambiar con el tiempo y las circunstancias) es uno de los elementos importantes para cumplir con una meta.

Sin el claro propósito de una vida saludable, difícilmente existirá la motivación para el esfuerzo que requieren los puntos anteriores. En especial con el paso del tiempo, cuando la emoción de las nuevas actividades se diluye. Crear propósitos es lo que ayuda con la fuerza de voluntad para cumplir una meta. 

5. Desintoxicar el cuerpo

Entre la contaminación del ambiente y los productos que consumes, estás expuesto a demasiadas sustancias tóxicas. La sudoración –a través del ejercicio, los baños, la sauna o el vapor– es la forma más natural de eliminar toxinas. Además están ideas como el cepillado en seco o los detox de jugos.

Aunque obligar al cuerpo a desintoxicarse sólo es verdaderamente útil cuando el hígado funciona correctamente. Esto significa que si consumes alcohol con demasiada frecuencia, por ejemplo, el hígado (por más que intentes obligarlo) no será capaz de desintoxicar al cuerpo. Así que antes de iniciar procesos violentos de desintoxicación hay que reducir las actividades que fuerzan al hígado a desgastarse. 

Finalmente, es importante que tengas presente que no necesitas trabajar en todos estos puntos a la vez para sentirte más saludable. Empezar con esfuerzos pequeños siempre garantiza hacer de los hábitos buenos rutinas. Así que basta con que te enfoques en uno o dos pilares saludables a la vez e incorpores los demás gradualmente. 

Más de

Comentarios