Investigación

Dijo que su esposa e hijo lo abandonaron, pero había una macabra verdad

Sus cadáveres fueron hallados en diferentes estados al lado de la ruta.
jueves, 07 de febrero de 2019 · 14:40

Dos décadas después de que los cadáveres no identificados de una mujer y un niño de 10 años se encontraran en diferentes estados al lado de la ruta, los investigadores ahora dicen que eran madre e hijo y que el padre del niño confesó haberlos matado.

El caso fue resquebrajado gracias a una base de datos de ADN en línea, la ayuda de la policía internacional y un consultor cuyo trabajo llevó a un arresto en la investigación del asesino de Golden State, dijeron el martes las autoridades de Carolina del Norte y Carolina del Sur a la agencia de noticias The Associated Press.

Pero los investigadores en los dos estados dijeron que nunca habían dejado de intentar resolver los casos de 1998, cuya relación desconocían hasta ahora. Los cuerpos fueron hallados a 215 millas de distancia el uno del otro a un costado de la Interestatal 85.

"Siempre guardé la caja del archivo del caso debajo de mi escritorio, donde intencionalmente me estorbaba. Cada vez que giraba, la golpeaba con mi pierna. Hice esto para que el niño no pudiera ser olvidado", dijo el ayudante del alguacil del condado de Orange en Carolina del Norte, el comandante Tim Horne, quien trabajó en el caso desde el principio.

Las autoridades de Carolina del Norte incluso reclutaron expertos para crear un boceto y un busto que reconstruyen la apariencia del niño. Pero a pesar de la amplia difusión, nadie pudo identificarlo.

Los investigadores no se dieron cuenta de que los casos estaban vinculados sino hasta diciembre de 2018, cuando la consultora, la Dra. Barbara Rae-Venter, revisó las últimas pruebas de ADN que habían hecho al cuerpo del niño, según contó el alguacil del condado de Orange, Charles Blackwood, en un comunicado.

Los restos del niño fueron encontrados en septiembre de 1998 por trabajadores que cortaban el pasto en una calle frontal cerca de la autopista I-85 en Durham, Carolina del Norte, dijo Blackwood. Las pruebas de ADN mostraron que tenía padres asiáticos y caucásicos.

Rae-Venter comparó el ADN del niño con el ADN de un pariente cercano que había enviado la información a una base de datos en línea. Luego de contactar al familiar, los investigadores descubrieron que el niño era Robert "Bobby" Adam Whitt, quien nació en Michigan y se crio en Ohio, dijo Blackwood. También dijo que les dieron pruebas sólidas de que su madre, que había desaparecido el mismo año que su hijo, también había muerto.

Mientras tanto, los agentes de Carolina del Sur encontraron a una mujer no identificada cuyo cuerpo desnudo fue arrojado en el bosque al lado de la I-85 en mayo de 1998, dijo el teniente Kevin Bobo, alguacil del condado de Spartanburg. Sus manos habían sido atadas y había sido asfixiada.

Después de que las pruebas de ADN confirmaron que las víctimas eran madre e hijo, los investigadores solicitaron la ayuda de las autoridades coreanas y la policía internacional para identificar a la mujer, quien resultó ser Myoung Hwa Cho.

El esposo de Cho, el padre del niño, está cumpliendo condena en una prisión federal por cargos no relacionados. Después de ser interrogado varias veces, confesó haber matado a su esposa e hijo, dijo Bobo.

(Fuente: Telefe Noticias)

Comentarios