científicos

Israel llega a la Luna de la mano de dos argentinos

La nave espacial 'Bereshit' parte al satélite terrestre sin tripulantes.
jueves, 21 de febrero de 2019 · 21:34

Isrel se convertirá en el cuarto país del mundo en llegar a la Luna. Este jueves a las 22.45 de nuestro país, se lanzará la nave espacial “Bereshit” desde la estación espacial de la NASA en Cabo Cañaveral, Florida, Estados Unidos. Del proyecto, participan dos argentinos, uno de ellos ingeniero, que participará del histórico despegue.

La puesta en órbita del objeto volador es fruto de ocho años de trabajo intensivo por parte de SpaceIL y la compañía Industrias Aeroespaciales de Israel.

Diego Saikin es argentino y participa del proyecto que sumará a Israel al selecto grupo de países que llegaron al satélite terrestre, junto con Estados Unidos, Rusia y China. El ingeniero confesó que  que "es la primera misión privada en toda la historia que va a aterrizar en un cuerpo celeste. Es la nave más barata ya que costó 100 millones de dólares que se lanzará al espacio, además de ser la más pequeña y liviana en aterrizar en la Luna”.

Saikin fue el ingeniero que diseñó el software de simulación de la nave. "Mi tarea fue simular desde varios tipos de sensores, las posibles reacciones que se generarían en la nave y también realizar una plataforma de visualización para la leer la telemetría, es decir, analizar los datos de la nave luego de que aterrice como de ubicación, temperatura, etc”, explicó.

El cohete Falcon 9 que llevará la sonda israelí.

Leo Vinovezky es rosarino y en la actualidad es Director de Cooperación Internacional de la Agencia Espacial Israelí. En diálogo con Crónica, afirmó que "hay una tensión positiva muy fuerte acá, mucha esperanza en este proyecto. Estamos hablando de un proyecto muy ambicioso, de la posibilidad quizá de marcar un camino, teniendo en cuenta que recién hace 50 años que el hombre pisó la Luna".

Leo Vinovezky destacó la importancia del proyecto "para toda la Humanidad".

El diplomático israelí, de origen argentino, contó que "hay tres puntos para resaltar de esta iniciativa. Una es el tamaño, es muy pequeña esta nave. Esto es producto de la inicativa privada, pero fue respaldado como proyecto nacional israelí. También, los costos, dado que es muy poco común que un proyecto así cueste 100 millones de dólares. Además, esto abre caminos de investigación lunar y espacial, que puede ayudar, por ejemplo a campos tan disímiles como el de la medicina y la agricultura"

Vinovezky también puso de manifiesto que la iniciativa fue desarrollada con el objetivo de mejorar la calidad de vida de la Humanidad"Uno sabe que el cielo no es el límite, estamos hablando de ideas muy ambiciosas y nuestra intención es que esto ayude al desarrollo de la ciencia y la tecnología y en Israel estamos deseosos de que esto abra puertos de cooperación internacional".

En ese aspecto, y dado su origen argentino, Vinovezky señaló a este diario que "tenemos gente de primer nivel en Argentina y en Israel, excelente relación bilateral, así que por qué no soñar con un proyecto similar entre ambos países".

“Mantuvimos un encuentro el año pasado con la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE). Sería muy bueno que ambos países trabajen en conjunto en temas espaciales y con temas relacionados desde el punto de vista académico o de investigación”, afirmó el diplomático a la agencia Télam.

La nave partirá junto al vehículo Falcon 9 -por los nueve motores que lo impulsan- de la compañía Space X. “Está previsto que aterrice sobre la Luna en 8 semanas, es decir, el 11 de abril”, coincidieron Sikin y Vinovezky.

“El alunizaje será totalmente autónomo, es decir, que no se hará manualmente desde la Tierra porque existe una diferencia de 2 segundos con respecto al tiempo lunar”, indicó el ingeniero.

Vinovezky contó a Crónica sus sensaciones a pocas horas del lanzamiento: "los argentinos nos emocionamos, tenemos nuestro corazón cuando hacemos las cosas con pasión y en Israel también. Estas cosas te hacen emocionar y muchas veces te preguntás si es verdad lo que está pasando. Me ha tocado vivir de cerca este proyecto desde el punto de vista diplomatico y es imposible no emocionarse".

Orgullo israelí

La cápsula del tiempo tiene una inmensa base de datos guardada en discos especiales que pueden ser retirados de la nave espacial. Según contaron a Crónica fuentes de la Embajada de Israel en Argentina, "hay cientos de archivos digitales, incluyendo la Biblia y datos sobre SpaceIL, la construcción de la nave espacial, símbolos nacionales israelíes, artículos culturales y materiales recolectados por el público a lo largo de los años. La cápsula del tiempo permanecerá en la Lunadespués de que la misión se complete".

Avi Blasberger, Director de la Agencia Espacial Israelí.

El presidente de IsraelReuven Rivlin, comentó: "cuando yo era un niño, solíamos escribir deseos en envoltorios de chicles - 'cuando tengas 21, irás a la Luna'. Entonces, parecía una fantasía, algo imposible. Hasta ahora, sólo grandes potencias han llegado a la Luna - los Estados Unidos, la Unión Soviética y China. Pero si todo va según lo planeado, el Estado de Israel - nuestro joven y pequeño país- será el cuarto país en la historia en llegar a la Luna".

El presidente agregó: "espero que pronto podamos decir 'estamos en la Luna y nos estamos quedando en la Luna'. Permítame darle las gracias por la decisión de exhibir un modelo de "Bereshit" aquí en la residencia presidencial, y po. transferir el proyecto del ámbito privado al estado. Este proyecto es de máxima importancia nacional. Es un proyecto nacional”.

 

Comentarios