crisis

Rebelión en Ecuador: policía y ejército despejaron el Congreso que había sido tomado por indígenas

Un centenar de indígenas y campesinos logró romper los cercos de seguridad en medio de disturbios en los exteriores y llegó hasta el Congreso en Quito, del que fueron desalojados minutos después por las fuerzas de seguridad
martes, 08 de octubre de 2019 · 20:04

Un centenar de indígenas y campesinos, entre ellos mujeres, logró romper los cercos de seguridad en medio de disturbios en los exteriores y llegó hasta el hemiciclo, del que fueron desalojados minutos después, de acuerdo con imágenes retransmitidas por el canal Ecuavisa. Los manifestantes indígenas asaltaron el edificio al grito de “¡fuera Moreno fuera!”.

La Policía motorizada, apoyada por unidades caninas y una guardia montada logró establecer unos cuatro o cinco cercos de seguridad en en la plaza principal que da acceso a la sede parlamentaria.

Con el uso de la fuerza y gases lacrimógenos los efectivos policiales, a los que se sumaron militares, desalojaron a los manifestantes que se habían atrincherado en la entrada principal de la Asamblea enarbolando banderas tricolores y de las organizaciones de base.

La actividad en la sede parlamentaria se encontraba suspendida hoy después de que en la víspera se produjeran altercados en las inmediaciones que obligaron a desalojar la Cámara.

La sede se encuentra cerca de un parque de Quito que servía este martes de lugar de concentración a unos 10.000 miembros de colectivos indígenas, en la víspera de una marcha con la que esperan la derogación de recientes medidas económicas o la salida del presidente Lenín Moreno.

La toma de la sede parlamentaria se realizó en la calle Yaguachi de Quito, donde los manifestantes alcanzaron la plaza central compuesta por varios peldaños, según constató Efe.

El nutrido grupo había roto el cerco de seguridad en la entrada principal del edificio y posteriormente un grupo de dirigentes, vestidos con ponchos y bastones llegaron al lugar donde se encontraba la fuerza pública, informó la emisora local Radio Calle.

Los dirigentes solicitaron a los participantes en la acción que mantuvieran la calma y no provocaran innecesariamente a las fuerzas de seguridad, y llegaron al lugar con las manos en alto.

En los alrededores del edificio del poder legislativo se escucharon en las últimas horas varias detonaciones, procedentes de la aledaña Avenida 6 de Diciembre, a donde llegaron vehículos blindados antimotines.

La radio local informó de que en el parque donde se habían agrupado los indígenas se registraban enfrentamientos con fuerzas de seguridad.

La movilización indígena, que arrancó el fin de semana desde varias provincias, ha bloqueado decenas de vías y desatado violentos choques con los uniformados. En Quito varios miles copan dos céntricos puntos de la militarizada capital ecuatoriana.

También en la víspera hubo intentos de saqueo y ocupación de sedes oficiales, aunque la dirigencia de la poderosa Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) tomó distancia de los desmanes y dijo que su protesta fue infiltrada.

“El gobierno nacional ha querido mancillar, ha querido manchar nuestra marcha diciendo que estamos haciendo actos vandálicos, actos de saqueo, actos de robo”, señaló Leonidas Iza, presidente del Movimiento Indígena y Campesino de la provincia andina de Cotopaxi.

La crisis en Ecuador recrudeció con la llegada de indígenas y campesinos a la capital, donde el miércoles prevén sumarse a los sindicatos en una gran movilización que podría aumentar la presión sobre Moreno para que eche atrás el que tildan de “paquetazo económico”.

Moreno, que rehúsa a revisar el desmonte de los subsidios, acusó directamente a los correístas de estar detrás de “este intento de golpe de Estado”.

“Están usando e instrumentalizando algunos sectores indígenas, aprovechando su movilización, para saquear y destruir a su paso”, agregó.

Armados con palos y fuetes, indígenas del sur andino arribaron a pie y en camionetas a la capital ecuatoriana para protestar por el aumento de tarifas de combustibles en hasta 123%.

A su ingreso a la ciudad, los manifestantes atacaron una tanqueta del Ejército, que fue quemada, según imágenes retransmitidas por la televisión. Otros grupos de indígenas también se desplazan desde el norte de Ecuador.

"Estaremos llegando más de 20.000 indígenas", dijo Jaime Vargas, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie), que en el 2000 protagonizó el derrocamiento del entonces mandatario Jamil Mahuad, cuestionado por su política económica.