En Nueva York

Un 'rectángulo amoroso': quitan armas a cuatro policías por temor a que se maten

La enredada historia de amor e infidelidades tomó un giro dramático y los desarmaron para evitar daños mayores.
miércoles, 09 de enero de 2019 · 08:30

El Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) se ha convertido en el escenario de un inusual 'rectángulo amoroso', informa The New York Post. Un sargento engañó a su novia, quien también trabaja en NYPD, con una compañera que a su vez es oficial de policía y cuyo marido también es parte del Departamento.

El sargento Kandou Worley, de 40 años, y la oficial Stephanie Gallardo, de 33, fueron asignados el año pasado al Grupo de Respuesta Estratégica del NYPD. Fue entonces cuando tuvieron su aventura amorosa, según un documento interno de ese cuerpo policial.

Pero su secreto quedó revelado cuando la novia de Worley, Tyeis Coppin, delegada sindical en el Distrito 32, le encontró en su teléfono celular fotos incriminatorias en las que aparecía junto con Gallardo. Para vengarse, Coppin, de 41 años, aparentemente publicó las imágenes en la cuenta de Instagram de su novio infiel y describió como él la engañaba con una mujer casada.

Después de Navidad, Worley, quien según una fuente era supervisor ​​de Gallardo, le advirtió a esta que su novia había publicado las fotos en la Red. Dos días después, la Policía de Nueva York se enteró de todo.

Gallardo fue interrogada y admitió que tuvo una "relación personal" con Worley durante septiembre y octubre. Pero aseguró que desde marzo anterior había estado separada de su esposo y compañero de trabajo, Cristian Gallardo, de 28 años, a pesar de que todavía viven juntos y están criando a su hija, de menos de dos años.

Además, la mujer insistió en que su relación con Worley "no fue íntima" y solo se besaron "mientras estaban juntos y fuera de servicio", aunque admitió que eso ocurrió "en varias ocasiones".

De acuerdo con un informe del NYPD, un total de nueve pistolas les fueron incautadas a los cuatro policías implicados en el caso, en atención a lo establecido en una sección de la Guía de Patrulla que permite confiscar armas de fuego en "casos no disciplinarios", incluyendo aquellos que involucren "estrés como resultado de situaciones familiares u otras causas".

Los cuatro oficiales regresaron al servicio activo y a sus asignaciones respectivas la semana pasada, en espera de los resultados de una investigación especial.

(Fuente: Actualidad.RT)



Comentarios