#NiUnaMenos

Siete ejemplos de masculinidad tóxica que reconocerás en tu día a día

El anuncio de Gillette ha puesto las cartas sobre la mesa: ¿cómo (no) debe ser un hombre en 2019?
lunes, 28 de enero de 2019 · 23:03

Entre el aplauso feminista y el boicot de los ultraderechistas, el anuncio de Gillette sigue protagonizando una conversación necesaria. Si en 2018 el término masculinidad tóxica ya dejó un poso de preocupación e interés que se tradujo en búsquedas -el diccionario de Oxford lo contempló como primera opción para convertirlo en palabra del año, aunque finalmente optó por simplificarlo como ‘tóxico’-, 2019 ha arrancado proponiendo imágenes de cómo debe ser un hombre en una sociedad igualitaria.

 

Intenciones comerciales aparte, el gesto tiene valor: “Es fundamental que cambiemos el imaginario que tenemos sobre la masculinidad. Hay toda una construcción simbólica de qué es ser hombre que tiene que cambiar también desde lo cultural: lo que lees, lo que ves…”, explica a S Moda Octavio Salazar, profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Córdoba, investigador de género, masculinidades y derechos LGTBI y autor de El hombre que no deberíamos ser (Planeta, 2018). Un modelo de masculinidad hegemónica que ha defendido tradicionalmente valores como la agresividad y la invulnerabilidad y que se ha posicionado con el poder y la palabra por encima de las mujeres. Aquí algunos ejemplos de estas convenciones que han calado y que entorpecen el camino hacia una sociedad más justa.

1. “Los chicos no lloran”

Lo cantó Robert Smith en los 80 y, en los 90, Miguel Bosé. Los hemos escuchado en el patio del colegio mientras algún compañero se secaba rápidamente las lágrimas tras una caída y puede que incluso haya salido de nuestras bocas para consolar a un niño. En una sociedad que ha enseñado a los hombres a reprimir sus emociones (relegando lo emocional a las mujeres, tachadas a la vez de débiles por ello), artistas como James Blake han abanderado la ruptura de ese estigma de ‘hombre triste’ impuesto a cualquier hombre que muestre sus emociones. El británico lo hacía el pasado año al publicarse su tema Don’t Miss It, en el que muestra abiertamente sus sentimientos (multitud de titulares se burlaron de ello). “Siempre he considerado que esta expresión, que se utiliza para describir a los hombres que hablan abiertamente de sus sentimientos, es insana y problemática”, escribía en un tuit que se hizo viral. Recordando también que este veto cultural a que los hombres hablen de cómo se sienten o muestren su vulnerabilidad contribuye a engrosar la lista de suicidios masculinos o de hombres que no han acudido al médico en busca de ayuda a tiempo porque, ya se sabe, tienen que ser fuertes, hombres de verdad.

Como pretende el anuncio de Gillette y como recuerda a S Moda Ritxar Bacete, antropólogo especializado en género y autor de Nuevos hombres buenos: La masculinidad en la era del feminismo (Ed. Península). “Toca poner en relieve que el modelo de hombre hegemónico puede ser sensible, bueno y razonable”.

 

 

 

2. “…Tienen que pelear”

Continúa la frase de la canción de Bosé. La agresividad como forma de resolución de conflictos entre chicos u hombres, obviando por completo la conversación. Este es otro de los ejemplos que ponía en relieve el spot de cuchillas. Algo que los reaccionarios han llegado a defender así: “¡Si no fuera por esa masculinidad tóxica que tanto criticáis no habría valientes que evitaron la ocupación nazi usando su fuerza en el Desembarco de Normandía!’, se ha llegado a leer por ahí”, señalaba Guillermo Alonso en su artículo para Icon ‘Si como hombre te ofende el anuncio de Gillette, tienes un problema’.

Y no solo entre ellos, la fuerza física y bruta y la legitimación del poder masculino también como forma de callar mujeres en una reunión (de nuevo, lo muestra el anuncio) o de conseguirlas (cultura de la violación). En un vídeo en El Tornillo, Irantzu Varela lo explicaba así: “Se os ha convencido en que la masculinidad en esta sistema heteropatriarcal consiste en conseguir todo lo que deseéis, que las mujeres somos cosas que al servicio de vuestro placer que podéis conquistar, pero no, resulta que somos sujetas deseantes y pretender follar con nosotras sin que lo deseemos es intentar violarnos”.

3Fútbol y ropa azul: cosas de chicos

“El tema del fútbol durante mi infancia y mi adolescencia se convirtió en una pesadilla”, explica Octavio Salazar. “Muchas veces participaba en los partidos por no sentirme desplazado. Era a lo que jugaban los niños en el recreo, al salir de clase, en la calle y los fines de semana con competiciones. Sentí la opresión como disidente del modelo dominante. Especialmente duro durante la adolescencia, que es un momento en el que el sentimiento de fratría es tan importante y que se forjan las identidades”. Algo parecido le ocurrió también a Ritxar Bacete: “Tenía 10 u 11 años cuando hicieron en un mi pueblo un taller de cerámica en unas vacaciones de navidad. Mis amigos de mi cuadrilla no me dejaban apuntarme, aunque lo hice. De 1.500 habitantes del pueblo, solo tres chicos nos apuntamos. Cuando salí con mis figuritas, me estaban esperando, las cogieron y me las rompieron. Me enfrenté a ellos y me quedé solo en el pueblo”. Y ambos señalan que ven cómo esos modelos y esas presiones siguen existiendo, “igual no con las mismas características, pero sí esa presión por no desmarcarte del grupo y eso da pie a que se sigan reproduciendo comportamientos machistas”, explica Octavio.

Entre las nuevas generaciones de famosos sí van surgiendo nuevos modelos como Jaden Smith, que a menudo viste con falda, o Timothée Chalamet con sus trajes estampadísimos y coloridos, que además de abordar la conversación sobre nuevas masculinidades, sirven como ejemplo para romper también con el canon estético del chico joven futbolista.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Jaden Smith (@c.syresmith) on

4. ’Nenaza’, ‘mariquita’, ‘mariconez’: hombres de primera y de segunda

“Tíos, si mi hijo llega a casa e intenta jugar con la casita de muñecas de mi hija, se la rompo en la cabeza y le voy a decir ‘para, eso es de gays”, el tuit homófobo del año 2000 que le ha costado a Kevin Harst la presentación de los Oscar plantea varias realidades. La primera: la violencia como resolución de conflictos que ya señalábamos. La segunda, mencionada justo arriba, el hecho de que un niño no haga esas ‘cosas de chicos’ se considera insultante. La tercera: es también susceptible de convertirse en insulto. Usar lo femenino y lo gay como forma de desprestigio es misógino y homófobo. Demuestra la creencia patriarcal de que hay una única forma de ser hombre y que, si alguien sale del patrón (por ejemplo: si eres hombre, homosexual) no es considerado hombre-hombre, sino hombre de segunda. Una interesante reflexión sobre la relación entre masculinidad tóxica y plumofobia la hacía Alfredo Murillo en su artículo en Buzzfeed La pluma es sexy.

 

 

5. ‘Cómo no va a querer sexo, ¡si es un tío!’

La idea del hombre máquina sexual que siempre está deseoso de relaciones sexuales y que, además -y aquí viene un matiz más turbio-, se siente legitimado a tenerlo. Eso genera problemas para los hombres que sienten que tienen que cumplir unas expectativas (de esa presión derivan muchos problemas de impotencia, según los sexólogos) y crea un modelo de hombre seductor masculino que identifica la virilidad o la hombría con el mayor número de conquistas y parejas sexuales. Un personaje habitual en las películas al que se identifica también con el amor que se ansía conseguir (John Travolta en Grease,por ejemplo). De esta creencia, y a modo de reafirmación de esa hipersexualidad, deriva en parte la confusión de muchos hombres del piropo con acoso callejero que justifican tantos y que se denuncia en el spot de Gillette y en una campaña argentina lanzada por Avón (#Cambiáeltrato) para que ninguno siga siendo cómplice. ¿Dónde están los hombres que frenan los pies a otros hombres que acosan a mujeres por la calle?

6. El hombre corresponsable es “el hombre blandengue”

Las declaraciones que El Fary dio en TVE desarrollando su idea de qué es un hombre blandengue son insalvables. “Al hombre blandengue le detesto. Ese hombre de la bolsa de la compra, del carrito del niño… la mujer abusa mucho de la debilidad del hombre”, decía reivindicando la masculinidad más tradicional y rancia (y arrojando culpa sobre la mujer, para colmo). Por blandengue, El Fary identificaba al hombre corresponsable que contribuye al 50% en las tareas domésticas y de cuidados junto a su pareja. Un hombre al que tradicionalmente se ha tachado también a modo de insulto como ‘calzonazos’ y que aún es la excepción (las mujeres dedican a estos trabajos no remunerados 26,5 horassemanales frente a las 14 de ellos).

7. ‘Los chicos son así…’, ‘no todos los chicos’: echar balones fuera

El ‘boys will be boys’ y el ‘not all men’ copan la lista de las respuestas más trilladas y reaccionarias de internet a cualquier tipo de denuncia machista o debate feminista, también cuando se habla de masculinidad tóxica. “Los hombres tendemos a ver estas como una especie de ataque individual, no colectivo. No se identifica ese contexto en el que cada cual tiene diferentes nivel de responsabilidad y la forma de reacción es personal, falta esa visión de problema colectivo y además hay mucha resistencia que se alimenta precisamente desde las redes sociales con discursos muy estereotipados que circulan por ellas y supone un peligroso caldo de cultivo de masculinidades muy tóxicas”, dice Octavio Salazar. Y Ritxar Bacete reflexiona: “Tenemos que hacer bandera de esto en las vidas personales de los hombres, es sentido común. La igualdad no es posible sin la incorporación de los hombres y los hombres tenemos que desintoxicarnos”.

Comentarios