En vivo: inminente rescate de Julen

Los rescatistas están cada vez más cerca de Julen, el niño que hace doce días cayó en un pozo en la localidad malagueña de Totalán, tras haber excavado hoy la mitad de la galería horizontal con la que intentan llegar hasta el menor que está atrapado a más de 70 metros de profundidad. 
viernes, 25 de enero de 2019 · 09:53

Después de 15 horas de trabajos, los mineros avanzaron casi dos metros de los 3,8 necesarios para llegar hasta Julen, con casi a la mitad, dijo Francisco Delgado Bonilla, delegado del consorcio de bomberos de Málaga, que participa del operativo de rescate.

“Una vez más, la dureza del terreno demoró las excavaciones y obligó a los expertos mineros a realizar dos micro voladuras", indicó el experto, citado por el "Diario Sur".

Delgado Bonilla insistió en la dificultad del operativo a cargo de la Brigada de Salvamento Minero, que trabaja a 72 metros de profundidad y con la hipótesis de que el niño Julen se encuentra cerca, lo que obliga a extremar las medidas de seguridad. 

El operativo entró en la víspera en la fase final con el descenso de los rescatistas luego de once días de intensos y dificultosos trabajos de ingeniería para perforar un túnel vertical al pozo en el que cayó el menor el pasado 13 de enero. 

Los mineros descendieron en una cápsula y ahora desde el fondo del túnel trabajan en la excavación de una galería horizontal que comunicará con el pozo. 

El trabajo se realiza de forma manual, con martillos hidráulicos, y a medida que avanzan sostienen el techo y los laterales con madera, una técnica típica de la minería tradicional del carbón. 

Iniciado la última etapa del rescate, con los mineros excavando sin descanso -en turnos rotativos de parejas- el jueves por la noche la plaza de Totalán se abarrotó de vecinos que acudieron a acompañar a los padres de Julen en una vigilia convocada para rezar junto a ellos a la espera de un milagro. 

Julen, quien se precipitó en el pozo hace doce días mientras jugaba, se encontraría debajo de un "tapón de tierra" situado a 71 metros de profundidad, con lo que la única esperanza de que siga con vida es que se haya formado una "bolsa de aire" que le permita respirar. 

Mientras continúa la angustiosa espera, los padres de Julen tuvieron que hacer frente, incluso amenazando con acciones legales a las personas que están difundiendo rumores infundados en las redes sociales, que fueron desmentidos por la Guardia Civil, acerca de su presunta responsabilidad en la caída del niño, lo que los convertirá en culpables de un homicidio involuntario.

Comentarios