La caída histórica del crudo prende una luz amarilla: ganadores y perdedores

Está impactando de lleno en los mercados globales. Los expertos apuntan a una sobreproducción del petróleo, el aumento de los stocks y al estancamiento que sufre la economía global. Tras tocar los U$S 105 el barril en junio de 2014 ahora el WTI se ubicó en los U$S 33,16 el viernes último.
domingo, 10 de enero de 2016 · 13:25

La caída del precio del petróleo crudo desde mediados de 2014 es protagonista del derrumbe generalizado del precio de los commodities al ser uno de los principales insumos productivos a nivel mundial. En 33 dólares el barril de WTI, prácticamente una tercera parte de su valor en un periodo de un año y medio, esta caída se manifiesta como un episodio más de la compleja situación económica internacional. 

Según consignó Tiempo Argentino, el aumento de los stocks de crudo petrolero refleja la sobreproducción de un sector que por un lado se enfrenta a una débil demanda por el ciclo de estancamiento en que se encuentra la economía global, y a un escenario de fuerte competencia entre sus oferentes, específicamente entre la OPEP por un lado y los EE UU y países de la ex Unión Soviética por el otro. De aquí que los recortes de producción que otrora fueron mecanismos de contención a la baja de precio, hoy no logran confluir en la intención definitiva de la OPEP a fines de mantener su participación en el mercado mundial.

Sobreproducción

 

Según Daniel Perrotta, consultor de Decisio, señala "todo indica que en los próximos meses continuará el deterioro de los precios del petróleo, con su correspondiente impacto en los mercados globales. Las causas son diversas, entre ellas, el exceso de oferta que deviene de la decisión de la OPEP de mantener sus niveles de producción, la desaceleración de la demanda, por la devaluación del yen, entre otras y el anunciado regreso de Irán al mercado".

Perrotta explicó a Tiempo que "para entender la magnitud de esta situación cabe recordar, que el precio del barril en los comienzos del año 2014, alcanzaba los 110 dólares, llegando en estos días a menos de U$S 35. 

Esto por supuesto ha impactado notablemente en la industria, circunstancia que se hace visible en los resultados de las empresas, en los niveles de las inversiones, en las pérdidas de empleos y en el desplome del precio de las acciones de esas compañías". 

Por su parte Dante Sica, director de ABECEB y ex secretario de Industria, remarcó "2015 fue un año de fuerte caída en el precio del petróleo, tanto por factores de oferta como de demanda. Tras tocar los U$S 105 el barril en junio de 2014, el WTI se desplomó a U$S 33,16 el viernes último. 

Por el lado de la oferta, el aumento de la producción convencional de crudo de la OPEP orientada a deprimir precios y sacar del mercado a productores ineficientes se combinó con la mayor disponibilidad proveniente de fuentes no convencionales de Estados Unidos".

La cuestión es que en el marco de este escenario de caída de precios, Arabia Saudita convenció ya un año atrás al resto de los miembros de la OPEP a defender su cuota de mercado antes que el precio, frente al progresivo aumento de la capacidad productiva de los países por fuera de esta organización. Como resultado de esta estrategia, lograron recuperar desde abril de 2015 su participación en el mercado global mediante el desplazamiento de los menos productivos. 

Según la Agencia Internacional de Energía (AIE), las reservas mundiales de crudo alcanzaron niveles records en los últimos meses. De aquí que la perspectiva para el 2016,con una previsión de  demanda creciendo a niveles más bajos y una mayor competencia por parte de su oferta, es que los precios del crudo no se recuperen significativamente. En este mismo sentido, la CEPAL, agencia regional de las Naciones Unidas, remarca que "frente a un débil aumento del consumo, se espera para 2016 que los precios del petróleo se mantengan en niveles similares a los de fines de 2015, lo que implicaría una nueva caída del precio promedio del crudo de alrededor de un 5% en términos anuales". 

El economista Julio Gambina remarca "en este 2015, EE UU volvió a ser el primer productor de crudo del mundo, a costa del fracking, fuertemente cuestionado y que además es un método carísimo de extracción. Para dificultar el proceso de primacía norteamericano en la producción petrolera, los socios sauditas estimulan la producción de petróleo barato para sostener la importancia de Oriente Medio en materia de hidrocarburos. El resultado es que el petróleo cotiza por debajo de los U$S40 el barril y nadie pronostica el fin de la baja."

La crisis ante todo

"Esta circunstancia –explica Daniel Perrotta– tiene su contracara en los efectos positivos que genera en los países importadores, donde mejora la renta de empresas y hogares, producto de la baja del precio de los combustibles." 

Es que el abaratamiento del principal costo de producción es asimismo alentado por parte de un sector de capital que intenta vía tal reducción de precios recuperar sus niveles de rentabilidad perdidos luego de la crisis de 2009. Sin embargo  el precio barato ha sido más bien un impulso a su almacenaje principalmente en los EE UU, China e India, antes que un motorizador de la actividad económica mundial. 

Sicaadvierte "en este escenario, la caída en la cotización generada por la sobreoferta mundial tuvo un efecto limitado sobre el crecimiento global, menor al esperado. La razón radica en que el abaratamiento del hidrocarburo también responde a la menor demanda que genera la desaceleración de China y el mundo emergente, deprimiendo los precios de éste y el resto de las commodities. Además, las perspectivas bajistas del crudo han reducido fuertemente las inversiones en producción y exploración petrolera, contribuyendo al menor empuje global. No obstante, el efecto positivo de un petróleo barato sobre la economía mundial, si bien es limitado, se extenderá por unos años más."

Cabe remarcar que la propia desaceleración china fue en parte apuntalada por la crisis del euro y la finalización del programa de liquidez por parte de los EE UU donde la suba de las tasas por parte de la FED delinea un escenario aún más preocupante para los precios de las materias primas.

Sica explica "la reciente suba en la tasa de referencia de la FED impacta negativamente en los precios de los commodities, en particular del crudo. El alza de la tasa de interés generará una reversión en los flujos de capitales, apreciando el dólar en detrimento del resto de las monedas y las materias primas".

Respecto a esto, Gambina señaló que "la caída del precio de las commodities está asociada al problema de la crisis mundial del capitalismo. Se asocia a la crisis energética e incide en la reducción del precio del petróleo y los hidrocarburos en general. Pero también a la cuestión financiera y la guerra monetaria, la cotización del dólar en el sistema mundial y la evolución de las tasas en EE UU. Ello incide en la circulación del capital, especialmente la circulación especulativa. Caen las commodities por imperio de la crisis alimentaria y los manejos especulativos de las transnacionales de la alimentación y la biotecnología."

Impacto regional. De conjunto los precios de los productos básicos que exporta la región continuaron disminuyendo en el segundo semestre de 2015, señala la CEPAL, "y no se espera que aumenten de manera significativamente en 2016".  "Para el caso del petróleo se espera que el consumo mundial en 2016 aumente sólo el 1%", remarca el informe que concluye en base a ello, que este año empeorarán aún más los términos de intercambio para la región de América Latina y Caribe, fuertemente exportadora de commodities.

A contramano, en Argentina suben las naftas

De acuerdo al economista Julio Gambina, la baja del precio del crudo "no sólo afecta a los países productores, sino que respecto de los consumidores, eso no implica reducción de precios. De este modo, las subas y bajas impactan en la cotidianeidad, sea por inflación o deflación. Lo que no se discute es la dependencia de los combustibles fósiles y la necesidad de cambiar la matriz energética del mundo, pero eso supondría discutir el modelo productivo y de desarrollo que el orden capitalista difunde al sistema mundial, afectando el metabolismo de la relación entre la sociedad y la naturaleza."

Para Daniel Perrotta, "la Argentina es el único país donde la nafta aumenta a pesar de la caída del precio del petróleo, producto de la decisión de sostener el precio del barril en valores cercanos a los U$S 75 como incentivo a la producción. Los combustibles en la Argentina se encarecieron más del 130 % mientras que el barril de petróleo cayó más del 60 por ciento. Tampoco debe soslayarse el impacto que sobre el déficit comercial genera la importación de energía".

Sobre este punto, el titular de la consultora Abeceb.com Dante Sica puntualiza que "a nivel local el bajo precio del crudo pone bajo un manto de dudas la idea de que con Vaca Muerta va a entrar un flujo significativo de dólares para inversión, ya que la explotación de los yacimientos no convencionales es más cara que la de los convencionales. En nuestro país el precio local que reciben los productores de petróleo y con el que toman decisiones, en base al de Medanito, está por encima del precio actual del WTI".

 

 

 

(Fuente: Info News) 


Valorar noticia

Comentarios