México: un equipo especial investigará Ayotzinapa

jueves, 24 de septiembre de 2015 · 22:16
Los padres de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, incrédulos de la versión oficial de los hechos, se reunieron este jueves con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, once meses después de su primer encuentro y en vísperas del aniversario del crimen que mermó la popularidad del mandatario.

Pese al escepticismo del grupo de familiares previo al encuentro con el mandatario, éste se mostró receptivo y manifestó que "está de su lado". El vocero presidencial, Eduardo Sánchez, dijo que durante la reunión Peña Nieto aseguró a los padres que el caso no está cerrado, al tiempo que giró una serie de instrucciones con el fin de incorporar las conclusiones del grupo de expertos de la CIDH a la investigación oficial. 

Los informes de dicho organismo fueron los que pusieron en duda por primera vez la veracidad de la versión oficial, que establece que los jóvenes fueron masacrados después de haber sido atacados por policías de Iguala mientras tomaban autobuses para una protesta el 26 de septiembre de 2014.

Entre las instrucciones presidenciales figura la creación de un equipo especial de peritos que continúen con las investigaciones del caso, así como una fiscalía especializada dentro de la dependencia para casos de personas desaparecidas, informó al término del encuentro Excelsior. 
Además, Peña Nieto ordenó atender el listado de peticiones que los padres presentaron antes de la reunión, en el que solicitaron, entre otras cosas, la presentación con vida de sus hijos, la permanencia indefinida –y no del medio año suplementario autorizado– del grupo de expertos de la CIDH "hasta que se llegue a la verdad" y una investigación profunda del papel del Ejército en el crimen.

Los padres hacieron hincapié, una vez más, en que los responsables de la desaparición de los normalistas fueron "agentes y autoridades del estado" y que fue el estado el que permitió que "la narcopolítica se afincara en Guerrero", donde que sucedieron los hechos.

"Una y otra vez nos preguntamos cómo podríamos volver a confiar en una institución que se burló de nosotros", dice el texto presentado.

Peña Nieto sólo se había reunido una vez con los padres, en octubre del año pasado, cuando los recibió en su residencia oficial, presionado por la indignación internacional por este crimen.

Desde el lunes, los padres y los compañeros de los estudiantes han encabezado varias protestas en Guerrero, que han derivado en episodios de violencia. Y, tras la huelga de hambre, participarán en una multitudinaria marcha el sábado en la capital.

Ese día, cuando se cumplirá un año del crimen, el presidente Peña Nieto estará volando a Nueva York para asistir a la Asamblea General de las Naciones Unidos, un viaje que ha generado polémica, ya que hace unos meses el mandatario evitó suspender otros viajes al extranjero en momentos de alta sensibilidad por el crimen. 

Sin embargo, Sánchez defendió el viaje por la "importancia de la participación de México" en la Asamblea.

Con los más bajos índices de popularidad desde que asumió el poder en diciembre de 2012, el gobierno de Peña Nieto ha sido fuertemente cuestionado por sus investigaciones sobre el que ya se considera el "crimen del sexenio".

La Fiscalía asegura que, después del ataque de los policías de Iguala, los estudiantes fueron entregados a un cártel, que los asesinó brutalmente y calcinó sus cuerpos en un basurero por supuestamente pensar que había miembros de una banda rival infiltrados en el grupo.

Restos encontrados en bolsas en un río fueron enviados a un prestigioso laboratorio de Austria, que verificó con pruebas de ADN la identidad de uno de los chicos, Alexander Mora, y ahora tiene indicios para posiblemente identificar a un segundo alumno.

El informe de la CIDH ha cuestionado que los estudiantes fueran incinerados en el basurero y pidió al Gobierno que investigue si los chicos pudieron haber sido castigados porque en uno de los autobuses que ocuparon había droga.

Comentarios