El plan perfecto para jubilarse a los 33 años

El sueño de no trabajar más a los 33 años podría hacerse realidad siguiendo simples pasos. La historia de dos jóvenes.
viernes, 28 de agosto de 2015 · 19:40
El Consejo Profesional de Enólogos junto al Centro de Enólogos lanzaron la Cata De Vinos de San Juan 2015. Se trata del concurso nacional que premia a las etiquetas locales y del país y se realiza desde hace 27 años.

En esta oportunidad, la recepción de muestras se realizará hasta el próximo 10 de septiembre en la sede del Consejo, ubicado en Rawson 497 Norte, en tanto que las degustaciones comenzarán el próximo 11 de septiembre.

A la vez, la ceremonia de premiación será el próximo 31 de octubre. En esta ceremonia se dará a conocer las bodegas cuyos vinos fueron premiados, a través de la entrega de medallas de Plata, Oro y Gran Oro, de acuerdo al puntaje obtenido.

Todo el proceso es supervisado por las comisiones directivas de las instituciones organizadoras, encabezadas en la actualidad por los enólogos Marcelo Ureta y Omar Idemi, presidente y vice del Consejo Profesional de Enólogos respectivamente; y Pedro Pelegrina y Oscar Manini, presidente y vice del Centro de Enólogos, respectivamente.

Para mayor información e inscripciones ingresar a www.consejodeenologos.com.ar. O escribir al e-mail consejoenologos.sanjuan@gmail.com.Ella es gerente de comunicaciones; él, ingeniero informático. Son jóvenes, guapos y han conseguido todo lo que se han propuesto en la vida. Sin embargo, no lo quieren. El señor y la señora Frugalwoods (como se hacen llamar para que sus jefes no descubran sus planes) llevan un año ahorrando tres cuartos de sus sueldos para conseguir jubilarse… a los 33 años de edad.

Tienen una hipoteca a 30 años y esperan un bebé, sin embargo, están hartos de trabajar todo el día. Algo que solo les permite vivir la vida durante los fines de semana y con la poca energía que les queda.

Frustrados, un día se sentaron a hablar porque querían algo diferente para sus vidas. Aquella conversación acabó desembocando en un plan de austeridad extrema que les permitiría dejar sus trabajos y vivir de sus ahorros el resto de su vida.

En un año, sin contar la hipoteca, solo gastaron 13.000 dólares y consiguieron ahorrar un 71% de sus generosos sueldos. Aunque antes de empezar con su plan ya había habido años en los que llegaron a ahorrar hasta un 60% de los mismos.

Para conseguir ahorrar tales cantidades se encargan ellos mismos del mantenimiento del hogar: reparan lo que se rompe (sin tener ni idea, siguiendo tutoriales en Internet), cocinan y limpian. También se cortan el pelo el uno al otro, se desplazan en bicicleta y no invierten un solo dólar en entretenimiento.

A los Frugalwoods les gusta mucho la naturaleza y, cuando les queda tiempo libre, se escapan a la montaña a hacer senderismo. Otro de sus planes favoritos es invitar a sus amigos a una barbacoa. Sin embargo, llevan seis años sin pisar un cine, el año pasado solo cenaron fuera en dos ocasiones y hace 17 meses que no comprar ropa.

Han decidido vivir según sus propias reglas y para poder permitirselo tienen que decidir juntos cada gasto, por muy pequeño que sea. Ellos se definen como unos hippies y unos bichos raros. Según sus cálculos, no necesitarán tener más ingresos a partir de 2017. Entonces tienen pensado comprar unas tierras en el bosque de Vermont (que pagarán al contado) y se dedicarán a la agricultura y al cuidado de los hijos.

También contemplan la posibilidad de alquilar su residencia actual, construir una casa en sus futuras tierras para alquilarla a turistas y dedicarse a proyectos que podrían darles o no dinero pero que están en su lista de sueños.

Eso sí, siempre a su propio ritmo y no a uno impuesto.

Comentarios