El show único y disparatado con el que los Beatles inventaron el rock de estadios

Hace 50 años, en medio de la Beatlemanía, el cuarteto de Liverpool daba el primer recital de rock en un estadio, en el Shea de Nueva York. Fue un concierto de locos para 56 mil personas.
sábado, 15 de agosto de 2015 · 12:08

Por 1965, los Beatles estaban acostumbrados a hacer historia a cada paso. Pero el comienzo de su gira por los Estados Unidos, en el Shea Stadium de Nueva York, fue único y especial. Hace exactamente 50 años, el cuarteto de Liverpool daba el primer recital de rock de la historia en un estadio abierto, ante una multitud inédita. Fueun show de locura, con situaciones disparatadas y varios problemas, que dejó una huella profunda en los Beatles y marcó su futuro.

El 15 de agosto de 1965, los Beatles inventaron de algún modo el rock de estadios. Tanto la recaudación (algo más de 300 mil dólares, una cifra impactante en la época) como la asistencia (cerca de 56 mil personas) fueron récords.

Los Beatles habían editado Help! en los Estados Unidos un par de días antes del comienzo de la gira. Ese día inaugural, salieron en helicóptero desde el techo de la Feria Mundial para luego pasarse a un camión blindado con el que entraron al Shea Stadium.

En el backstage del estadio, mientras tocaban otros grupos como King Curtis o Cannibal and the Headhunters, a los Beatles se los vio burlones y descontracturados. Pero el marco generaba tensión: "No podés tocar para esa cantidad de gente por primera vez y no estar tenso", recordaba el momento Paul McCartney en las entrevistas para el documental Anthology.

La compañía Vox había preparado unos amplificadores de 100 watts especialmente para la gira, cuando los habituales de la banda eran de 30 watts, pero por el volumen de los gritos hubo que conectar los instrumentos a las torres de audio del estadio.

Cuando los Beatles aparecieron en el campo para acercarse al minúsculo escenario en el centro del campo, una oleada de gritos lo inundó todo. No paró hasta que terminó el concierto.

El público fue confinado a las tribunas. Y alrededor de la banda se desplegaron 200 guardias, dispersos sobre el campo, que parecían jugadores de béisbol apostados para un juego. En vez de atrapar pelotas bateadas, se pasaron todo el show atajando a las jóvenes que saltaban los controles y corrían desaforadasintentando sortear, sin éxito, los 50 metros que las separaban del grupo.

Con los acordes iniciales de "Twist and shout", quedó en claro que el primer recital de rock en un estadio iba a desarrollarse con unafenomenal paradoja: el público no escuchaba casi nada de lo que tocaba la banda, pero los propios Beatles tampoco se escuchaban a sí mismos. Ni a sus compañeros.

Pasaron "She's a woman", "I feel fine" y "Dizzy Miss Lizzy". La situación no varió. Promediando el show (que incluyó doce canciones), Lennon bromeó antes de arrancar con "Baby's in black": "¿Me escuchan? ¿Hola?".

Años después, Ringo Starr fue crudo al recordar el concierto: "Nunca sentí que la gente haya ido a escuchar el show, simplemente fueron a vernos". Y McCartney resaltó el alivio y el coraje que transmitió Lennon con sus payasadas para sacar adelante el recital. En el cierre del show, cuando se pasó al teclado para "I'm down", un burlón Lennon terminó tocando literalmente con los codos, entre risas. Su actitud era clara: "Relajémonos. Total, nadie está escuchando".


Beatles - I'm Down, Shea Stadium 1965 por ghovingh

A pesar de que un documental sobre el histórico show fue editado pocos meses después, en realidad nunca se sabrá cómo fue exactamente el sonido. The Beatles live at Shea Stadium fue emitido con un batallón de overdubs, canciones regrabadas e incluso con la pista de audio del disco Help! para la canción "Act naturally".


Y después...

La gira estadounidense que los Beatles inauguraron en el Shea Stadium fue agotadora en todo sentido. Nada menos que 16 shows en la misma cantidad de días, recorriendo los Estados Unidos de punta a punta, desde Nueva York hasta Los Angeles.

El concierto multitudinario fue un hito que confirmó al grupo en la cima del mundo, en medio de la Beatlemanía. Pero también la dificultad para escucharse tocar, con las limitaciones técnicas, marcó el comienzo de la mutación de hábitat y de piel de los Beatles. De músicos hechos por y para el vivo, iniciaron una suave transición al estudio de grabación, con más tiempo y más experimentación. Se notó unos meses más tarde, cuando aparecieron Rubber soul y -fundamentalmente- Revolver. Un año después del histórico show en el Shea Stadium, los Beatles dejaban de hacer giras.

Comentarios