Trucos para que el wifi de tu casa navegue "al palo"

viernes, 20 de noviembre de 2015 · 22:07
Si vives en un casa con una arquitectura particular, ya sea muy grande o muy alta, tal vez tengas problemas en esas zonas muertas a las que tu conexión simplemente no llega. Por suerte, no tienes por qué conformarte con ello, existen diversas maneras en las que puedes extender el alcance de tu Wi-Fi.

Actualiza el router

Tus opciones dependerán del operador con el que contrataste el servicio y el hardware que tienes instalado actualmente. Algunas compañías son más accesibles a que los clientes instalen su propio hardware. La mejor opción es consultar con tu compañía o buscar algún foro que pueda guiarte a través del proceso. 

Además, la cantidad de cosas que puedas cambiar y modificar dependen también del lugar del mundo en el que vivas. 

Reemplazar las antenas de tu router es otra opción, aunque muchos modelos de los últimos años ahora las llevan internamente y no hay manera de agregar unas propias. En cualquier caso, si tienes un modelo compatible o compraste uno con antenas externas, entonces puedes mejorar la señal o cambiar su orientación (revisa los detalles en la documentación de tu router).

Reubica el router

Puede parecer muy obvio, pero mover tu router de lugar es la manera más efectiva de mejorar la señal en tu hogar. Recuerda que la mayoría emite señal en todas las direcciones al mismo tiempo, así que lo ideal es que tengas el dispositivo colocado en algún lugar más o menos céntrico de tu hogar. Si eso no es posible o no resulta práctico en tu caso, intenta llegar lo más cerca que puedas.

Los dispositivos actuales hacen un buen trabajo al emitir una señal Wi-Fi, pero no son perfectos. Las paredes, piso, muebles, espejos y objetos de metal tienen un efecto perjudicial en la señal, así que puedes hacer algunos ajustes en la organización de tu hogar si es necesario. Cuanto más recientes sean los modelos de tus tablets, smartphones y ordenadores, mejor conexión tendrán a mayor distancia.

Los monitores para bebés, teléfonos inalámbricos y microondas pueden causar interferencia también, así que cambiar el canal que usa tu router puede reducir esto (de nuevo, revisa la documentación de tu hardware para saber más). Muchos equipos ofrecen la opción de usar bandas de radiofrecuencia de 5GHz o 2.4GHz, la primera tiene más canales, o sea menos interferencia, pero como contra la señal no llega tan lejos. 

Recomendamos una actualización de firmware también. Si hay software nuevo disponible para el modelo de tu router, puede significar diferencias en las capacidades de tu hardware. Revisa con el proveedor de tu servicio o fabricante para ver si hay parches disponibles. En muchos modelos descargar la actualización solo tomará unos cuantos clicks.

Compartir tu WIFI con los vecinos

Por supuesto, aquí entra el elemento de la confianza. Sólo va a funcionar si conoces muy bien a tus vecinos y si tienen una conexión a internet decente. Es posible, de todos modos, que compartir una parte de ancho de banda sea un buen precio a pagar por tener acceso en lugares extra de la casa.

Piensa en esto: como tener una gran familia dividida a lo largo de dos residencias, con dos routers para utilizar y posicionados acorde a eso. Si ambos tienen una conexión rápida, las saturaciones deberían ocurrir muy poco, e intercambiando contraseñas podés incrementar las posibilidades de estar siempre conectado al WiFi sin ningún coste adicional.

Invertí en un amplificador 

Hay dos aproximaciones válidas aquí: ampliadores que sólo repiten la señal a una distancia mayor (normalmente perdiendo bastante velocidad en el proceso) o comprar un dispositivo que se enchufa al cableado eléctrico de tu casa y hacen el trabajo de transferir los bytes desde y hasta tu router. De las dos opciones, la segunda es la mejor sin duda.

Fuente: Geek Data 
2
2

Comentarios