Hollande acusó al ISIS: "Francia será implacable"

El presidente francés Hollande calificó los atentados en París como “un acto de guerra preparado, organizado, planificado en el exterior y con complicidades interiores'. El grupo yihadista los reividicó.
domingo, 15 de noviembre de 2015 · 10:44

Francia está en guerra contra el ISIS y "será implacable". El dramático anuncio del presidente François Hollande fue conocido el sábado a la madrugada, tras los brutales ataques terroristas em Francia, cuando habló al país por cadena nacional. Un conflicto que fue reconfirmado a la tarde por el primer ministro Manuel Valls con una frase muy simple y dramática: "Sí, estamos en guerra". Anunció que expulsarán emires radicalizados y quitarán la nacionalidad a los que le rompen el alma a Francia, aunque sean franceses. Tambien advirtió que puede haber "réplicas", un eufemismo para nuevos atentados.

"Francia no tendrá piedad, será impacable" sobre todos los terrenos, "tanto interiores como exteriores", advirtió Hollande. El presidente proclamó "duelo nacional por tres días" y dijo que "todas las medidas para proteger a nuestros ciudadanos y nuestro territorio han sido tomadas".

En su breve discurso en el Palacio del Eliseo, Hollande calificó los atentados en París como "un acto de guerra" y designó por primera vez como responsable al "ejército terrorista" del Estado Islámico (ISIS). El prefirió llamarlo Daech, su nombre árabe, y pidió a Francia "la unidad, el reagrupamiento y la sangre fría" mientras declaró en el país "el estado de emergencia".

Mucho antes que se supiera que en los múltiples ataques murieron oficialmente 129 personas, 99 víctimas están en estado gravísimo y hay un total de 350 heridos -según el procurador François Molins-, el jefe de Estado francés habló de "un acto de guerra preparado, organizado, planificado en el exterior y con complicidades interiores, que la investigación permitirá establecer".

Al llamar a la unión de una nación donde seis millones de musulmanes conviven no fácilmente con otros franceses, Hollande reclamó la unidad. "Eso que nosotros defendemos es nuestra patria, pero es más que eso. Son los valores de la humanidad y Francia debe tomar sus responsabilidades.Yo llamo a esta unidad indispensable", declaró, en su breve discurso al país.

"Este es un acto de barbarie absoluta", aseguró Hollande, que horas más tarde iba a visitar personalmente el teatro Le Bataclan, donde los terroristas tomaron rehenes y luego se detonaron en un escenario de auténtica carnicería. "Las familias están en el dolor. El país está en pena y yo he hecho un decreto para proclamar el duelo nacional por tres días", dijo el presidente.

Tras un consejo de ministros de urgencia, Hollande decidió dirigirse el lunes a la Asamblea Nacional y a la Cámara de Senadores en el Parlamento reunido en el palacio de Versalles "para unir a la Nación en esta prueba". Estaban junto a él ante el anuncio en el Consejo Urgente de Defensa la ministra de Ecología, Segolene Royal; la de Justicia, Christina Taubira; el ministro de Defensa, Jean Yves le Drian; el ministro de Economía, Emmanuel Macron; el de Finanzas, Michel Sapin, y el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve. Junto a ellos participaron todo su equipo militar, los máximos jefes de las Fuerzas Armadas y los servicios de inteligencia.

En el "Día Después" del atentado, Francia se despertó con museos, escuelas, universidades, exposiciones, supermercados, muchos restaurantes, completamente cerrados por decisión gubernamental y la absoluta sensación de que el país había entrado en guerra contra el ISIS. Al mediodía, el Estado Islámico reivindicó el atentado, en un documento publicado en Internet, en francés, donde acusaban a Hollande de "estúpido" y explicaban que habían muerto los ocho asaltantes y que sus objetivos habían sido cuidosamente elegidos. La razón para este ataque eran los bombardeos franceses en Siria.

En las primeras informaciones judiciales se revelaron que siete asaltantes habían muerto en un seis lugares diferentes y el octavo habría sido muerto por la policía en el asalto al Bataclan. Uno de los kamizakes había sido identificado como un francés, conocido por los servicios de inteligencia con una ficha "S" por su radicalización. Un pasaporte sirio fue encontrado sobre el cuerpo de uno de los terroristas suicidas en el Estadio de Francia.

Fue el procurador de la República quien explicó cómo han logrado reconstruir el atentado. Justo cuando el presidente Hollande visitó a los heridos y a los médicos en el Hospital St Antoine, que recibió junto al Hospital La Salpétrière a muchas de las victimas a lo largo de la madrugada y convocó de urgencia a todo su personal médico en huelga ante esta emergencia absoluta.

El procurador precisó que siete terroristas murieron en el curso de sus acciones criminales y explicó el mecanismo de la acción. No se dan precisiones del octavo hombre.

Para el procurador fueron tres grupos terroristas coordinados "al origen de esta barbarie". En el ataque al salón Bataclan, los asaltantes mencionaron Irak y Siria y allí murieron "al menos 89 personas". En esta toma, el procurador informó que han identificado a un francés, nacido el 21 de noviembre de 1985 y originario de Courcouronnes, en la región de la Essone. El joven tiene 8 condenas por delito común y cuenta desde el 2010 con una ficha por radicalización islámica. Molins informó que las tres personas interpeladas en Bélgica "no son conocidas de los servicios de inteligencia".

Los siete terroristas usaban armas de guerra tipo Kalach, con balas de calibre 7m62 y "un dispositivo absolutamente idéntico buscando conseguir el mayor número de victimas posibles". Los chalecos explosivos estaban compuestos de "TATP, un explosivo artesanal, pilas, detonadores con forma de botón a presión y bulones en el caso del Estadio de Francia".

El primer ministro Valls confirmó que se celebrará en París la cumbre climática entre el 30 de noviembre al 11 de diciembre, a donde están invitados 170 jefes de Estado y gobierno, bajo draconianas medidas de seguridad. El presidente Barack Obama y el primer ministro David Cameron reconfirmaron su presencia. Las elecciones regionales del 6 y el 13 de diciembre no serán suspendidas, a pesar del estado de emergencia que reina y cuando, en un clima como éste, podría resultar muy favorecido el xenófobo Frente Nacional y Marine Le Pen.

"Sí. Nosotros estamos en guerra", dijo Valls en TF1, la televisión francesa. "Nosotros responderemos golpe a golpe. Nosotros siempre dijimos que no había riesgo cero. Debemos aniquilar a nuestro enemigo.(...) Nosotros atacaremos este enemigo para destruirlo en Francia y en Europa, en Siria y en Irak. Nosotros ganaremos esta guerra" arengó el primer ministro de origen catalán. "Pero nosotros debemos esperar otras réplicas", previno el premier francés, en abierta alusión a nuevos atentados.

París esta de pie ante esta guerra. Un espíritu de solidaridad y cohesión ha nacido junto a la resistencia. La Torre Eiffel, cerrada hasta nuevo orden, no será iluminada entre el sábado y el domingo en homenaje a las víctimas.

 

(Fuente: Clarín) 

 

Valorar noticia

Comentarios