atentados

Cada vez cuentan más muertos en Francia

Después de la serie de atentados en Francia no terminan de confirmar el números de muertos, heridos, y sobrevivientes en gravísimo estado.
sábado, 14 de noviembre de 2015 · 09:30

Más de un centenar de personas murieron ayer en una serie de atentados en París y sus alrededores, muchas de ellas en un teatro donde presuntos islamistas radicales tomaron a unos 100 rehenes, en los ataques más letales en la capital de Francia desde la Segunda Guerra Mundial.

El presidente francés, Francois Hollande, en un dramático mensaje, anunció por TV que ordenó decretar el estado de emergencia en todo el país así como un cierre total de las fronteras tras los "ataques terroristas sin precedentes", que, según dijo dejaron "decenas de muertos".

Poco después, el fiscal general Francois Molins informó que de la serie de seis ataques las fuerzas de seguridad francesa "neutralizaron a ocho terroristas" y elevó la cifra de victimas mortales a 127, 82 heridos en estado critico y 132 heridos graves.

Horas después del inicio de los ataques nocturnos, varias ráfagas de disparos y detonaciones se oyeron dentro de la sala de conciertos Bataclan, en el centro de París, escenario de la toma de rehenes, informaron medios franceses desde el lugar.

Una media hora más tarde, el canal BFMTV informó que la toma de rehenes había terminado con un asalto policial y agregó que en el interior de la sala se había cometido una auténtica "carnicería".

Con un cordón policial montado a unos 500 metros del teatro, unos 40 rehenes -muchos avisaron a la policía lo que sucedía en el recinto vía las redes sociales- consiguieron salir de la sala un rato antes y fueron llevados a café cercano donde esperaban prestar declaración ante la policía, informó la agencia de noticias EFE.

Mientras llegaban muestras de indignación y solidaridad de todo el mundo, a la vez que se encendía el alerta, el presidente Hollande declaró el estado de excepción en el país y ordenó el cierre de las fronteras. Además anuló su viaje a Turquía para participar en el G-20 y convocó a un consejo de Defensa para hoy.

"Es un horror. Se trata de unos ataques terroristas sin precedentes", dijo Hollande, al borde de las lágrimas y profundamente emocionado en un mensaje televisado en directo. Según el presidente francés, se han "movilizado todas las fuerzas posibles para neutralizar a los terroristas y asegurar todos los barrios". Más tarde, desde Bataclan prometió una "guerra despiadada" al terrorismo.

Las luces de la Torre Eiffel fueron apagadas en señal de duelo y la prefectura pidió que se"evite salir salvo en caso de necesidad absoluta".

 

Las redes sociales se convirtieron también en vehículo de mensajes de solidaridad y repudio, pero además de las propias víctimas y sobrevivientes, que iban relatando sus dramáticas experiencias. También para celebrar el ataque mortal. "Jamás olvidarán este día, así como los estadounidenses el 11 de septiembre", publicó la página Site, dedicada a relevar publicaciones extremistas, citando canales del EI. 

El primer tiroteo tuvo lugar sobre las 21:30 en las terrazas de los bares Le Carillon y Petite Cambodge en el distrito 10 de París, junto al canal Saint Martin. Varios cadáveres quedaron tirados en el suelo. Poco después comenzaron los disparos en la cercana sala de fiestas Bataclan, uno de los lugares míticos de la noche parisina, donde tocaba la banda de rock estadounidense Eagles of Death Metal. Testigos contaron que los terroristas dispararon al grito de "Alahu Akbar", en árabe "Alá es el más grande", durante aproximadamente diez minutos con ametralladoras Kalashnikov causando mas de cien de muertes.

Una media hora más tarde, el canal BFMTV informó que la toma de rehenes había terminado con un asalto policial y la muerte de "dos terroristas", y agregó que en el interior de la sala se había cometido una auténtica "carnicería". Otros atacantes habrían huido.

Casi en simultáneo, dos o tres explosiones, según distintas fuentes, se escucharon cerca del Stade de France. Uno de los estallidos fue tan fuerte que hizo que los asistentes al encuentro interrumpieran sus cánticos y que algunos jugadores se miraran entre sí como sorprendidos. Las fuerzas de seguridad cerraron los ingresos del estadio, con capacidad para 80 mil espectadores, y evacuaron de emergencia al presidente Hollande, quien estaba allí viendo el partido.

 

Según fuentes de la investigación, se identificaron siete puntos donde se perpetraron atentados. Algunos se encuentran a poca distancia de la Plaza de la República.

 

 

 

 

 

AP
AP

 

 

Galería de fotos

Comentarios