Diez días de violencia sin tregua entre israelíes y palestinos

Ayer, jóvenes musulmanes atacaron con cuchillos a judíos ortodoxos. Seis de los agresores murieron. Netanyahu desplegó el sistema antimisiles “Cúpula de hierro”.
domingo, 11 de octubre de 2015 · 22:51
La violencia en Israel y Palestina continuó ayer por décimo día consecutivo con nuevos casos de apuñalamiento, masivos disturbios y protestas en los que murieron, al menos, 6 palestinos -2 de ellos menores de edad- y decenas de personas resultaron heridas. 

La jornada sabática de descanso en Israel se vio alterada temprano por la mañana con un nuevo apuñalamiento de dos judíos ultraortodoxos en la zona limítrofe de Jerusalén, donde confluyen las poblaciones israelí y palestina. 

Allí, un joven de 16 años de una zona de la parte Este de la ciudad, ocupada por Israel desde 1967, agredió con un cuchillo a los dos religiosos judíos que regresaban del Muro de los Lamentos. 

Horas después, en un ataque similar en la histórica Puerta de Damasco, a sólo 100 metros, otro palestino de 19 años atacó a una patrulla policial israelí que le había requerido la tarjeta de identidad, suceso que acabó con la muerte del agresor y heridas a tres agentes, uno de ellos en estado grave por los disparos de sus propios compañeros. 

Otros dos palestinos, menores de 13 y 15 años según fuentes médicas, murieron en enfrentamientos a lo largo de la frontera entre la Franja de Gaza e Israel, en los que manifestantes palestinos volvieron a acercarse a la verja fronteriza para arrojar piedras, cócteles molotov y neumáticos ardiendo a posiciones militares israelíes. 

Los sucesos en esa zona siguen a la violenta represión anteayer por el Ejército israelí de protestas similares en el norte y este de Gaza, en las que murieron 6 palestinos y más de 100 resultaron heridos. Por esas muertes, el movimiento islamista Hamas acusó ayer a Israel de cometer "crímenes de guerra”. 

La región vive una oleada de tensión desde principios de setiembre en torno a la disputada Explanada de las Mezquitas de Jerusalén, que los musulmanes conocen como Noble Santuario y los judíos Monte del Templo.

En los últimos 10 días la escalada recrudeció de forma dramática con manifestaciones y enfrentamientos en decenas de focos en Jerusalén este, Cisjordania y Gaza, en los que murieron 21 palestinos (6 de ellos en ataques a israelíes) y cientos sufrieron heridas de munición real y balas de goma recubiertas de metal disparadas por soldados israelíes.

En ese mismo período han muerto 4 israelíes y más de 20 resultaron heridos en ataques palestinos, la inmensa mayoría en una cadena de apuñalamientos que recuerda los peores días de la primera intifada, entre 1987 y 1993. 

También hay una docena de heridos entre los miembros de la minoría árabe de Israel, bien por ataques de nacionalistas judíos o en enfrentamientos con las fuerzas del orden en las más de una decena de manifestaciones de los últimos días. 

Ayer a la madrugada, el ejército israelí afirmó que un cohete disparado desde Gaza impactó en el sur de Israel -sin causar víctimas ni daños materiales- en el consejo regional de Eshkol. Ningún grupo se atribuyó la responsabilidad. 

Tras el lanzamiento del cohete, Israel anunció que desplegará dos baterías antiaéreas "Cúpula de hierro” en el sur del país, informaron fuentes militares. Con ellas Israel refuerza la seguridad antiaérea en las ciudades y pueblos en un radio de 40 kilómetros alrededor de Gaza, informó la edición digital del diario Yediot Aharonot. 

Reclamo palestino a la ONU
En tanto, Palestina pidió ayer la intervención "urgente” de las Naciones Unidas para proteger de Israel a la población civil en Gaza, Cisjordania y Jerusalén este.

"Es urgente garantizar de inmediato la protección de la población civil palestina indefensa, en cumplimiento de las provisiones y obligaciones del derecho internacional humanitario”, dijo el embajador palestino en la ONU Ryad Mansour en una carta enviada al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. La carta expone la situación de los palestinos frente a lo que calificó como el "castigo colectivo” de Israel "contra población civil bajo ocupación”.

También consideró una provocación el reciente llamamiento del alcalde israelí de Jerusalén, Nir Barkat, para que aquellos con licencia para portar armas salgan con ellas a la calle. 

 

Reacción de EEUU

EEUU calificó ayer  de "terroristas” a los ataques llevados a cabo por palestinos en Israel y en los territorios ocupados, pero se cuidó de emplear el mismo calificativo para un joven judío que agredió a palestinos y árabes israelíes.

La diplomacia estadounidense tardó varios días en reaccionar a la ola de violencia desatada desde hace diez días en Jerusalén Este y en Cisjordania y que ayer se extendió a la Franja de Gaza. Interrogado sobre los ataques con armas blancas protagonizados por palestinos, el portavoz del Pentágono John Kirby respondió que Washington "consideraba estos actos de violencia como actos terroristas”. 

Fuente: Los Andes

Valorar noticia

Comentarios