ORDENANZA

Acá no se muere nadie

Una ordenanza municipal generó la polémica en Falciano del Massico. Según indicaron, no tienen fondos para agrandar el cementerio.
miércoles, 14 de marzo de 2012 · 15:32

La historia se remonta a 1964, una vez que Falciano se independizó del ayuntamiento vecino, Carinola, sin tener en cuenta que el cementerio más grande quedó en manos de sus vecinos.

"El error se produjo cuando quien llevó a cabo la división del territorio no se dio cuenta de que debía incluir también una parte del cementerio", comenta el alcalde, Giulio Cesare Fava, en unas declaraciones recogidas por LaStampa.it.

"Está prohibido a los residentes, o incluso a las personas que se encuentran de paso, ir más allá de los límites de la vida terrenal para pasar a la otra vida", reza la extraña ordenanza que despertó una polémica entre los casi 4000 habitantes del ayuntamiento.

Respecto de la construcción de un nuevo cementerio, el alcalde aseguró: "El primer proyecto, extraído de las administraciones anteriores, costaba cerca de 14 millones de liras antiguas, demasiado para una comunidad pequeña como la nuestra".

Además, si se quiere agrandar el cementerio ya existente, se debe llegar primero a un arreglo con Carinola, hecho cada vez más difícil tras los encontronazos que sucedieron en las reuniones que hubo entre ambos alcaldes.

Sin embargo, el alcalde no se rinde y, mientras saca adelante el proyecto de construir un nuevo camposanto, ha prohibido a sus vecinos morirse. "Se trata de una provocación, pero la situación es terrible. En Falciano hubo una verdadera revolución popular y los habitantes ya recogieron miles de firmas y algunos propietarios me han ofrecido parte de sus tierras para ello", concluye Fava, según recoge ABC.

 

Comentarios