huyó del barco

Detuvieron al Capitán del crucero que naufragó

Francesco Schettino, comandante del Costa Concordia, encallado en el mar Tirreno, está acusado de "homicidio culposo múltiple". Abandonó la embarcación antes que todos los pasajeros. Los argentinos que viajaban en el barco están a salvo.
domingo, 15 de enero de 2012 · 09:45


El fiscal jefe de Grosseto, Francesco Verusio, interrogó durante varias horas a Schettino, de 52 años y natural de Nápoles, después de que el viernes por la noche la embarcación, con 4.229 ocupantes a bordo, encallara a unos 500 metros de la isla toscana de Giglio, al chocar con unas rocas.

La fiscalía, según los medios italianos, lo acusa de "homicidio culposo múltiple", naufragio y abandono del barco mientras muchos pasajeros aún se encontraban dentro de la nave.

De acuerdo con fuentes de la investigación citadas por medios italianos, el comandante abandonó la embarcación hacia las 23.30 hora local de ayer (22.30 GMT), cuando parte de los pasajeros y de la tripulación esperaban a ser evacuados.

Las últimas personas que abandonaron el crucero, agregaron las fuentes, lo hicieron entre las 02.30 y las 03.00 de hoy (01.30-02.00 GMT). Ciro Ambrosi, primer oficial del puente de mando, también está siendo investigado, aseguran los medios italianos.

El barco fue precintado, así como la caja negra, que ya fue recuperada y en la que se encuentran las grabaciones de las comunicaciones de la nave con la capitanía del puerto de Livorno, el más importante de la zona, precisó el fiscal.

Verusio indicó que el impacto con las rocas se produjo a las 21.45 hora local (20.45 GMT) y las capitanías de los puertos de la zona no fueron advertidos de inmediato.

Conforme a una primera reconstrucción de lo sucedido hecha por Verusio, el comandante del Costa Concordia se acercó demasiado a la isla de Giglio, hizo una maniobra "inexperta" y el casco de la nave chocó con un escollo por su parte izquierda.

En escasos minutos entró muchísima agua en el barco, añadió el fiscal.

El comandante Schettino aseguró que las rocas no estaban en el mapa que llevaba la embarcación, en cuyo puente de mando se encontraba cuando se produjo el choque, según la naviera propietaria del barco, Costa Crociere.

El naufragio causó tres muertos -un peruano y dos franceses- y 40 heridos, mientras que unas 40 personas no han sido localizadas, dijo ayer el comandante Cosimo Nicastro, del Comando General de la Guardia Costera.

Nicastro señaló a la prensa en Porto Santo Stefano, el puerto más cercano a la isla de Giglio, que se trata de una cifra que no es definitiva, ya que los submarinistas tienen aún que inspeccionar la parte interior del barco, que está escorado 80 grado y hundido en un banco de arena de 30 metros de profundidad.

Comentarios